| 1/16/2006 12:00:00 AM

Para emprendedores

Negocios no financieros que se pueden iniciar con inversiones moderadas. Los requisitos son capacidad de gestión y deseo de tomar riesgos.

Las posibilidades de inversión no se limitan al mercado financiero, sino que hay buen espacio para abrir negocios de diversos tipos en una economía donde los consumidores están optimistas. ¿Cuáles negocios podrían ser rentables? Dinero consultó un grupo de profesionales en diversos sectores, especialmente a vicepresidentes y gerentes de crédito de instituciones financieras, que ven pasar por sus escritorios toda clase de proyectos de negocios y están entrenados para escoger los mejores, con el fin de recoger sus apreciaciones sobre el tema.

Agrícola. Las siembras de cultivos de tardío rendimiento, como palma de aceite, cacao o maderables, son buenas inversiones, afirma Luis Fernando Cabrera, vicepresidente de crédito del Banco Agrario. Sin embargo, son negocios de largo plazo en los que hay que esperar. El dinero difícilmente se comienza a recuperar antes de cuatro o cinco años en el caso de la palma y de 12 ó 15 en el de la madera.

Las cifras no son malas. Las siembras de teca, por ejemplo, requieren una inversión de $10 millones por hectárea. En 27 años se pueden cortar 240 árboles, y cada uno de ellos se puede vender en $1 millón en pesos de hoy. Esto significa que tiene un rendimiento de 13% anual libre de impuestos.

Otros negocios rentables tienen menos tiempo de espera: tilapia, cabras o ganado de engorde, señala Cabrera.

Los cultivos semestrales más usuales están afectados por la revaluación y por las caídas de los precios internacionales. Sin embargo, la revaluación -si se mantiene este año y no cambian las condiciones por el TLC- favorecería a la avicultura y la porcicultura, que tienen un alto componente de insumos importados. Por supuesto, en negocios como este, en el que las barreras a la entrada son tan escasas, hay que estar muy atentos a los aumentos de oferta, que se traducen en reducciones de precios.

Comercio. En ventas, hay oportunidades. La revaluación genera muy buenos márgenes en general para los importadores de insumos para industrias básicas y bienes de consumo, dice Miriam Stella Awad, gerente de crédito de banca personal de Colmena. Pero hay más productos. La ejecutiva menciona la venta de componentes para equipos de cómputo en ciudades distintas a Bogotá. Dice que mientras una memoria USB se vende en la capital en $35.000, en Sogamoso vale $60.000.

Transporte. Los taxis son un negocio que en apariencia es fácil de manejar, pero tiene sus bemoles. "Es mucho mejor si quien opera el taxi es el dueño", le dijo a Dinero uno de los mayores empresarios de este negocio en Bogotá. Poner en la calle un taxi nuevo vale $50 millones y en las principales ciudades deja una utilidad mensual de $500.000, después de pagar seguros, impuestos, gasolina y los demás costos. Con esto, se tendría una rentabilidad de 15% anual. Hay que tener en cuenta también factores como las restricciones al tráfico en algunos días de la semana, que implican que los taxis solo podrían circular 22 días al mes, o la alta oferta en ciudades como Bogotá, donde hay cerca de 60.000 taxis.

De otra parte, el crecimiento de la economía, hace que de nuevo el transporte por carretera sea un buen negocio. Sin embargo, es indispensable la cautela en un sector que en los últimos 20 años ha tenido dos grandes crisis. Una tractomula que puede valer $200 millones es muy rentable, si se tiene la certeza de la ocupación plena del vehículo. Los expertos recomiendan no entrar en el negocio, si no se tiene seguridad sobre la disponibilidad de carga.

Servicios. En servicios de mensajería doméstica todavía hay espacio para nuevas inversiones, sostiene Carlos Ignacio Rojas, gerente de crédito corporativo de Bancafé. Se pueden establecer sitios de recibo de paquetes para firmas como Servientrega, Envía o DHL, señala. Estima que un lugar de estos podría valer menos de $200 millones.

Los talleres de mecánica también pueden ser un buen negocio. El volumen de ventas e importaciones de vehículos hace que los concesionarios no tengan suficiente capacidad para mantener todo el parque de vehículos y, por lo general, los talleres externos pueden ofrecer precios menores. La inversión para esto, dice Carlos Ignacio Rojas, también está por debajo de $200 millones.

El año 2006 posiblemente será uno de los últimos de crecimiento acelerado del mercado de abonados a la telefonía celular. Hay algo más de 20 millones de usuarios y se espera que el año cierre con 26 millones de usuarios. Después de esto, los crecimientos serán bastante menores. Quienes entran en el negocio ahora deben estar conscientes de que su objetivo sería aprovechar la parte final de la ola.

"Ser distribuidor para una de las tres compañías de celulares es buen negocio, pero depende de su estructura de operación", dice César García, el vicepresidente financiero de Colombia Móvil. Las comisiones por la venta de un teléfono oscilan entre $30.000 y $120.000 y en promedio están en $60.000, sostiene el ejecutivo. La rentabilidad depende de forma crucial, además de la estructura de costos y de la posibilidad de hacer un buen número de ventas, de los servicios que se ofrezcan. "En estas ventas no hay exclusividad. Al lado de los teléfonos se pueden vender helados o cualquier otra cosa", señala.

La explosión de centros de estética en las tres principales ciudades del país todavía puede llegar a ciudades intermedias, opina Miriam Stella Awad. Su idea de negocio es la de spa bien establecidos. En últimas, dice, "los mejores negocios son los que tienen relación con juego, licor y belleza".

Servicios menos caros. Las comidas son uno de los negocios favoritos de los empresarios novicios. Desde empanadas y arepas hasta 'corrientazos' alrededor de las oficinas. Para Carlos Ignacio Rojas, los 'corrientazos' para yuppies pueden ser un muy buen negocio. Comidas balanceadas que pueden llegar hasta sushi, con horarios de atención a domicilio más amplios y sobre todo, con mejores precios que los lugares que los ofrecen ahora, pueden tener una demanda importante, sostiene. El monto de la inversión podría rondar los $20 millones.

Algo similar ocurre con las sastrerías. Las que hay, dice, son muy caras o muy tradicionales. Los servicios de confección para personas jóvenes con buenos ingresos pero que no están interesados en pagar los precios del mercado, pueden ser un buen nicho de negocio. "Servicios personales dirigidos a los yuppies: ahí está la plata", afirma.

La advertencia para todos los proyectos anteriores es clara. "El conocimiento del negocio es importante al iniciar una actividad", dice Miriam Stella Awad. Los emprendedores deben tener entre los gestores y los administradores alguien con experiencia en el tema, o estar dispuestos a aprender y a pagar el costo del aprendizaje.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?