| 6/10/2005 12:00:00 AM

Palma

Para aprovechar oportunidades en el mercado mundial, el sector debe trabajar en su eficiencia y encontrar nuevos mercados. Su labor social lo hace muy importante para el país.

Las empresas palmeras, con Palmeras la Costa e Indupalma a la cabeza, han entrado a competir en un entorno global. "En los últimos 15 años, hemos pasado de ser una empresa-finca a ser una empresa global", explica Rubén Darío Lizarralde, gerente de Indupalma. El sector viene creciendo en la última década, al punto de que la producción no solo cubre las necesidades locales, sino que las exportaciones están aumentando aceleradamente. En aceite de palma, principal producto del sector, el volumen de exportaciones es casi 10 veces mayor que hace 10 años.

Esta transición ha requerido niveles cada vez mayores de competitividad, lo cual ha impulsado a las empresas a enfocarse en la eficiencia. Por eso, los palmeros han modernizado su operación, tecnificado la producción e invertido en herramientas modernas de gestión. Indupalma, por ejemplo, utiliza herramientas como el Balanced Scorecard y un sistema de información integrada que recoge y presenta información de todos los departamentos de la empresa -cultivos, planta extractora y administración- para tomar mejores decisiones gerenciales.

Las empresas también están buscando cada vez nuevos segmentos del mercado, en los cuales basar su crecimiento. Esta fue la estrategia de la Hacienda la Cabaña, que es la empresa de mayor crecimiento en el sector, al pasar del puesto 16 en 1998 al 5 en el presente ranking de Dinero. Gran parte de este éxito se debe a que entró a nuevos mercados, como el de las oleínas que se usan para producir frituras industriales. Otro ejemplo es la empresa Daabon, que está exportando aceite de palma orgánico.

En el mercado internacional, hay grandes posibilidades en dos nuevos mercados; por una parte, si el precio del petróleo continúa aumentando, el biodiesel (en cuya producción se puede utilizar la palma) será cada vez más un sustituto de combustibles derivados del petróleo. Por la otra, a partir de enero de 2006, los productores de alimentos en Estados Unidos estarán obligados a indicar el contenido de ácidos trans en sus productos. Estos ácidos son nocivos para la salud y están presentes en el aceite de soya, que es el más consumido en Estados Unidos. Como el aceite de palma es libre de trans, se espera que su consumo en ese país aumente los próximos años.

Por último, un factor determinante en los resultados del sector es su impacto social. Por ejemplo, Indupalma ha establecido un modelo de cooperativas de trabajo asociado, que empoderó a los campesinos frente a su trabajo, al convertirlos en propietarios. Estos logros hacen que el palmero sea un sector cada vez más estratégico para Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?