| 5/27/2009 12:00:00 AM

Palma y biocombustibles

Al finalizar el año, el país tendrá plantas para la producción de biocombustibles por cerca de 350.000 toneladas anuales.

En 2008, el sector se benefició enormemente de los extraordinarios precios del mercado global, que se mantuvieron durante los primeros ocho meses del año. Así, los ingresos de la agroindustria nacional presentaron históricos niveles positivos y mejoraron su situación general. De hecho, el precio promedio mensual del aceite crudo de palma fue superior a $2.000 por tonelada entre febrero y julio, alcanzando $2.258 en marzo. Por su parte, según datos preliminares de Fedepalma, las exportaciones de aceite de palma se vieron incrementadas en 48,8% en dólares, respecto a 2007, y el sector resistió la devaluación del primer semestre de 2008, que se sumaba a la de los últimos tres años. "Se presentó equilibrio en el sector entre la tasa de cambio y los precios, tanto internos como externos", afirma Rubén Darío Lizarralde, gerente general de Indupalma.

Con estos resultados, el sector aprovechó para renovar maquinaria y buena parte de las empresas hizo importantes inversiones y entró con fuerza en el campo de los biocombustibles, mientras el sector de alimentos se mantuvo constante. "La situación de precios dio un espacio para que los palmicultores entraran al campo de la industria en el sector de los biocombustibles", agrega Lizarralde.

De las plantas de biodiésel que planeaban iniciar sus operaciones en 2008, no todas lograron hacerlo en los tiempos previstos y lo han venido haciendo en 2009. Al finalizar el año, el país tendrá plantas para la producción de biocombustibles por cerca de 350.000 toneladas anuales. Esto abrirá un nuevo mercado nacional, desestimulará las exportaciones y le permitirá al sector tener más garantías en la colocación de su producto internamente.

El sector cerró 2008 fortalecido, con un amplio espacio para continuar creciendo, pues en Europa y Estados Unidos hay gran potencial. Indonesia tendrá cada vez más restricciones para colocar su aceite por la deforestación de su territorio, mientras que en Colombia se utiliza tierra productiva, sin deforestar, en cerca de un 90%.

Otro elemento dinamizador fue la aceleración de proyectos de producción limpia y de Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), tanto en compostaje y captura de emisiones de metano, como por el mayor empleo de lagunas de oxidación en las compañías. En este aspecto, el proyecto sombrilla de Fedepalma continuó ganando fuerza.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?