Multiplique su plata

| 5/2/2003 12:00:00 AM

Multiplique su plata

Las oportunidades de inversión solo favorecerán a quienes sigan de cerca los acontecimientos y sepan moverse. Informe especial de Dinero con todo lo que necesita saber.

Con el final de la guerra contra Iraq, los inversionistas han comenzado a emerger lentamente de las trincheras en las cuales se habían refugiado, ante la incertidumbre que la guerra les infundía respecto al futuro de la economía mundial. Estaban esperando que los riesgos asociados con la posibilidad de una guerra larga y muy costosa en términos económicos y de vidas humanas se disiparan. Se tenía la ilusión de que, terminada la guerra, el mundo retornaría a un camino de crecimiento y esto permitiría desplegar renovadas estrategias de inversión.

Pero el final del conflicto no ha despejado la incertidumbre. Por el contrario, retornaron las grandes dudas que había antes del conflicto sobre los problemas estructurales en el mundo. Estados Unidos, el motor de la economía mundial, aún no despega. Los déficits gemelos, fiscal y de cuenta corriente, de -2,48% del PIB y 5,3% del PIB respectivamente, son un lastre que le impide crecer más rápido, al tiempo que Europa y Japón no logran reemplazarlo en la tarea de jalonar la economía mundial. En China, el gigante asiático, el síndrome de neumonía atípica (SARS, por su sigla en inglés) comienza a causar estragos en el ritmo de actividad económica de esa región (página 28).

Por su parte, Colombia continúa inmersa en un año de transición y ajuste fiscal (página 32). Solo el ajuste y una estrategia de seguridad exitosa permitirán que el país vuelva a crecer. El debate de corto plazo gira en torno a la conveniencia de un aumento en las tasas de intervención del Banco de la República para reducir las expectativas de inflación, en un momento en que ya es imposible que se cumpla la meta de entre 5 y 6%, planteada a principios de este año. Además, persisten otros monumentales retos que debemos sortear para que la economía vuelva a crecer mucho más del 2,2%, la tasa proyectada en la nueva encuesta de Dinero sobre perspectivas macroeconómicas del 2003 (página 36).

A pesar de la incertidumbre, los inversionistas no se quedan inmóviles y buscan nuevas alternativas para manejar su dinero. ¿Cómo invertir? En este informe especial, Dinero analiza desde las perspectivas de la economía mundial y la colombiana, hasta las posibilidades de los diferentes tipos de papeles y los detalles de los instrumentos de inversión disponibles. También presenta una evaluación útil para que el lector determine su perfil de inversión y riesgo particular (página 40).

Es un hecho que los mercados están cambiando y hay oportunidades para poner a crecer la plata. Lo importante es no dejar todos los huevos en la misma canasta y diversificar tanto en papeles como en riesgo país. Así, también encontrará un portafolio de inversión recomendado por Dinero (página 41).

Se espera que las tasas de interés en Estados Unidos y Colombia tiendan a subir en el transcurso de 2003. En ese contexto, este momento puede ser el adecuado para comenzar a cambiar el portafolio de bonos a acciones, teniendo mucho cuidado, claro está, en cuáles papeles se invierte (página 46). Por un lado, el aumento en las tasas de interés llevará a una pérdida en el valor en el precio de los bonos, lo que obliga a seleccionar con lupa la alternativa en la cual se coloca el dinero (página 44). Por otro, si bien se espera una recuperación seguida del crecimiento de las acciones, no todos los sectores ni todas las empresas se beneficiarán de la nueva tendencia.

Por su parte, aunque se espera que la devaluación del peso bordeará la inflación en este año (cerca de 7%), tanto el euro como el dólar son una buena opción para el inversionista colombiano, pues permiten diversificar el riesgo país (página 42). Además, no hay que perder de vista que los fondos (página 48), la inversión en finca raíz (página 50) y en educación (página 52) son alternativas interesantes, dependiendo de las necesidades de las finanzas individuales.

En resumen, mientras persistan los desequilibrios estructurales en las principales economías del mundo, será difícil hablar de un panorama despejado y la volatilidad siempre estará a la vuelta de la esquina. Sin embargo, los inversionistas no pueden quedarse quietos esperando que el mundo cambie sus malos hábitos. Hay que moverse y es ineludible tomar decisiones, si se quiere preservar y aumentar el valor del dinero. Lo importante es estudiar a fondo las alternativas y estar bien informado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.