¿Multimillonario antes de los 30?

| 5/26/2000 12:00:00 AM

¿Multimillonario antes de los 30?

Kaleil Isaza, un paisa que revoluciona el mundo de internet. Después del boom de los negocios basados en marketing y publicidad, Govworks.com inventó un nuevo modelo: el e-government.

A los 29, Kaleil Isaza, una explosiva mezcla de paisa y judío, ya creó una empresa que vale US$300 millones, más que el 95% de las inscritas en bolsa en Colombia. Y lo logró en un año. Es el poder de la nueva generación de emprendedores colombianos que operan globalmente y del acelere de la nueva economía, de la e-conomía. Y al ritmo que va, a principios del próximo año, la empresa de Kaleil podría superar los US$1.000 millones de valor, igual que Valores Bavaria o el Grupo Aval.

Kaleil opera en el corazón del Silicon Alley (el Silicon Valley de la costa Este de Estados Unidos, antes llamado Wall Street). Está imponiendo un modelo que promete ser una de las grandes tendencias de la nueva economía como lo son los portales, el e-commerce o los negocios entre empresas o B2B. Este paisa está inventando el e-government.



Se trata de Govworks Inc. (govworks.com), empresa que desarrolla una plataforma para que la gente y las empresas interactúen con los gobiernos. Un sitio en la web que permite pagar multas, impuestos y hacer muchos otros trámites oficiales. Además es un desarrollador y distribuidor del software que les permitirá a los gobiernos ser más eficientes en sus procesos. De esta manera, Govworks tiene grandes fuentes de ingresos: comisiones sobre transacciones de comercio electrónico, venta de software y afiliaciones de los gobiernos que adopten la plataforma.



Los capitalistas de riesgo están atentos. A pesar de la corrección en los valores de las nuevas empresas de internet, los inversionistas mantienen su euforia y están dispuestos a invertir en empresas que logren demostrar cómo van a generar utilidades y a sobrevivir en el futuro. Lo de Kaleil es definitivamente un modelo que sobrevivirá en el mediano y largo plazo.



Kaleil Isaza es un visionario. Tiene en marcha un modelo de negocio revolucionario: capturar el valor que se pierde en las interacciones de la gente y las empresas con los gobiernos. Allí se esconde una riqueza cercana a los US$3 billones anuales (millones de millones de dólares) en todo el mundo, valor representado en los pagos de multas, impuestos de finca raíz, subastas de bienes de los gobiernos y otras transacciones (no se incluyen pagos de impuestos de renta y ventas). En Estados Unidos, el valor del mercado se estima en US$600.000 millones. Su empresa no es solo una .com. Es un proveedor de software para los gobiernos de todo el mundo y a la vez es una empresa de comercio electrónico, un portal al que la gente y las empresas pueden llegar a hacer todas las transacciones con los gobiernos.



¿Qué la hace diferente de muchas .com que ya están desapareciendo de los mercados? Su modelo de ingresos. Un plan concreto de generación de recursos a partir de las afiliaciones de los gobiernos que entren como clientes de la empresa y las comisiones sobre las transacciones, pagos de impuestos y multas. Además, la firma es un creador de software, no es simplemente una marca en la web o una comunidad de gente que navega, vende algo concreto que les facilita la vida a ciudadanos, empresas y gobiernos.



Govworks.com empezó a finales del 98 con US$200.000 de los ahorros de Kaleil como banquero en Goldman Sachs, y hoy tiene 5 pisos en Tribeca, una de las zonas más antiguas y exclusivas de Nueva York y 250 personas en la nómina. Sus costos de operación superan los US$2,5 millones mensuales y ya tiene capital de riesgo por cerca de US$60 millones.



Kaleil vivió en Medellín 15 años. Se puede decir que es un colombiano global. Sus padres, un profesor universitario de ciencias políticas del Smith College, funcionario del gobierno estadounidense y asesor de las campañas políticas de Michael Dukakis, y una escritora y poetisa, le generaron una dualidad entre las letras y el mundo de los números que era por el que se inclinaba. A la hora de escoger la universidad ganaron las letras: estudió filosofía política en Harvard, una maestría en estudios latinoamericanos en la misma universidad y relaciones internacionales en el Colegio de México. Pero Goldman Sachs se encargó de explotar su habilidad en los negocios. Trabajó en fusiones y adquisiciones y en administración de fondos de inversión. Lideró cinco años proyectos de banca de inversión en toda América Latina. Recuerda las inversiones de Goldman Sachs en el Banco de Colombia, en Valores Bavaria cuando lideró un equity fund y el análisis de Carulla, empresa en la que Goldman estuvo a punto de entrar.



A finales de 1995 realizó su primera apuesta personal en el mundo de la nueva e-conomía: US$10.000 en acciones de una pequeña empresa de infraestructura de redes que luego fue absorbida por Siebel, una de las más importantes en aplicaciones de e-business. Triplicó su inversión en 3 años.



Ahí abrió los ojos al mundo de la nueva e-conomía. Durante dos años, Kaleil estuvo madurando la idea de govworks.com. Entre las noches, los fines de semana y los pocos tiempos libres que le dejaba su trabajo en Goldman le dedicó seis meses a estudiar el mercado: el software disponible, el tamaño de los mercados en las transacciones de los gobiernos, las estructuras de precios... Fue una mañana del otoño de 1998 cuando Kaleil Isaza Tuzman empezó a pensar que internet iba a representar un cambio en las reglas de juego de los negocios y que los portales y el e-commerce eran solo el principio. Ese día nació govworks.com. Su sueño era crear el primer sitio de internet que les permitiera a los ciudadanos comunes y corrientes interactuar con el gobierno. El sueño se hizo realidad un año después. En diciembre de 1998, Kaleil inició el negocio con otros dos socios, Tom Herman, ingeniero de sistemas que había trabajado en programación de internet desde principios de los 80, mucho antes del lenguaje del world wide web (www) y George Fatheree, compañero en Havard, ex consultor de Booz-Allen & Hamilton en temas de internet y nuevos medios.



La empresa se inició en la cocina del apartamento de George Fatheree en Harlem, un antiguo barrio de Nueva York, famoso por ser el centro de la comunidad afroamericana. Hoy está en el corazón de Tribeca, donde concurren artistas, diseñadores de moda, gente del show business y ahora, los magos de la nueva e-conomía. Govworks.com, que se inició como un modelo típico de portal de internet, fue evolucionando hacia una supercompañía proveedora de servicios y ya en abril del 99 Kaleil y sus socios lo tenían claro. Intentar crear una empresa basada solo en transacciones de e-commerce con las interacciones de la gente con los gobiernos no tenía sentido. El otro gran potencial está en distribuir software por internet para todos los gobiernos. Un Application Service Provider (ASP).



Una apuesta



Hoy, cuando el éxito del modelo es evidente y los venture capitalists se pelean por entrar a Govworks Inc., no se alcanza a percibir lo que significó consolidar el modelo. "Arrancamos con solo US$200.000 de mis ahorros y sabíamos que no iban a durar para siempre. El 24 de mayo del 99, llamé a todos los que estaban y les dije... recuerdan lo de la plata... hoy fui al ATM (cajero automático) y solo quedan US$400. Eso fue scary (sintió pánico). Tenía a siete personas en el payroll (nómina)".



Pero haber trabajado cinco años en Goldman Sachs de algo le tenía que servir. Ese mismo 24 de mayo por la tarde, Kaleil empezó a llamar a sus antiguos compañeros de trabajo en el banco de inversión. Hizo muchas llamadas casi hasta la una de la mañana del día siguiente.



El martes 25 su cuenta amaneció con US$50.000. Reich Wayner, encargado de las inversiones de finca raíz en Goldman Sachs, había decidido invertir en el negocio sin hacer mayores preguntas. Al mismo tiempo, Kaleil llamó a los abogados y les propuso un negocio: "preparen toda la documentación para los venture capitalists con el plan de negocios, valor, porcentaje en venta... si se consiguen, todos ganamos".



El lunes siguiente se empezaron a enviar paquetes de documentos a diferentes inversionistas potenciales. Tres el lunes, quince más el martes. Las propuestas empezaron a surtir su efecto. El miércoles por la tarde entraron otros US$700.000 y entre el jueves y el viernes se produjo algo totalmente inesperado. Una verdadera señal de que Govworks.com era algo importante. Aparecieron inversionistas y ofrecieron US$4,8 millones. "No lo podíamos creer. Eso era una muestra de credibilidad que realmente no esperábamos".



Al final, decidieron quedarse solo con los US$700.000 y vender solo el 10% de la empresa, los otros US$4,8 millones no se aceptaron. Con esos recursos, Govworks.com tenía suficiente para consolidar el modelo en una fase preliminar que duraría hasta octubre del 99. La empresa, con menos de 6 meses de haber sido fundada ya había quedado valorada en US$7,0 millones. En ese momento, la empresa recibió capital del grupo Zafra de Brasil, de Fanalca en Colombia y de otros inversionistas individuales que habían decidido apostarle al nuevo modelo.



Sigo los sueños



"No tengo planes. Solo persigo sueños", dice Kaleil. Y es un rebelde. Recuerda Kaleil que en 1989 su mayor sueño era estudiar en la Universidad Javeriana. Pero las dificultades de violencia del país le hicieron repensar su decisión. Su familia le tenía otro plan: entrar a Brown University, una de las Ivy League, y estudiar ingeniería. Kaleil también renunció a ese plan. Tomó la plata del Barmitzvah (recursos que reciben de sus familias todos los niños judíos a los 13 años cuando entran formalmente a la comunidad). "Eran como US$3.500 y con eso decidí viajar a la India. Había oído de muchos en Israel que iban a meditaciones y había leído a Sidharta de Herman Hesse".



Estuvo en los Ashram, refugios espirituales, y decidió trabajar con los Adivasi, los intocables o la casta más baja y pobre de la organización social de la India. "Al lado de ellos, nuestros niños de las comunas de Medellín son potentados".



La experiencia en India no fue bienvenida en casa. Su padre es un judío no practicante (agnóstico, según Kaleil, pues no cree en la superioridad de ninguna religión), pero su mamá sí profesa la religión en toda su dimensión y las meditaciones en la India nunca fueron aceptadas. "Soy judío creyente, mis abuelos maternos fueron sobrevivientes del holocausto. Mi estancia en la India no cambió nada".



De regreso a Boston, había que cumplir el compromiso familiar. Estudió Artes Liberales durante un año en Brown. Luego fue al Colegio de México y a Harvard. Su dualidad entre las letras y los negocios se mantuvo, podía convertirse en servidor público o académico. Tomaba clases de matemática aplicada en Harvard y al final terminó en Goldman Sachs en finanzas corporativas.



Pero la inclinación por el servicio público siempre se mantuvo vigente y Govworks.com es una prueba de ello. "Estoy combinando la tecnología con el servicio público. Estaba buscando algo con un verdadero impacto sobre la sociedad".



La formación en filosofía y matemáticas, sus experiencias de meditación en India y los cinco años en Goldman Sachs configuraron la mejor mezcla para enfrentar el mundo de la nueva e-conomía.



La organización



Mayo 18 de 2000, 1 p.m. en un día húmedo que anticipa el verano neoyorquino. El frenesí de la organización es impresionante. Hay una visita de capitalistas de riesgo, quieren ver si se están cumpliendo los milestones (objetivos). En punto, Kaleil recibe al enviado especial de Dinero. Buscamos una oficina libre en el antiguo edificio de techos muy altos con todos los ductos a la vista. No es lujosa, hay desorden, cientos de papeles sobre el escritorio.



"Soy de todas partes. He vivido en cinco países". Habla cuatro idiomas (inglés, español, portugués y hebreo, y entiende francés). Empieza su historia sin afanes desde su niñez en Medellín en un colegio bilingüe y en El Poblado.



Kaleil Isaza representa la segunda generación de una familia de inmigrantes colombianos en Estados Unidos. Es una familia que vive entre los dos países. Y cada vez más familias colombianas llevan esta vida de doble nacionalidad. Se estima que el año pasado salieron del país 80.000 familias, muchas de ellas con la posibilidad de acceder a las oportunidades que encontró Kaleil, como estudiar en las mejores universidades del mundo y trabajar en Wall Street.



Hoy, Kaleil Isaza se ha convertido en un verdadero revolucionario de internet en América Latina. Ha establecido el estándar de un negocio con uno de los mayores potenciales del mundo de la nueva e-conomía: el e-government o gobierno electrónico. "El valor de las multas que se pagan en el mundo es superior a la venta de discos compactos o libros y ya mismo podemos hablar de por lo menos 10 grandes empresas que venden música y libros por internet y ninguna que facilite la interacción con los gobiernos". Solo en Estados Unidos el mercado de multas vale US$9.000 millones al año.



Govworks Inc. es un Microsoft en potencia. No es solo una .com. Es ante todo una empresa de software con el esquema de las nuevas empresas que van a dominar en los próximos diez años: las Application Service Providers (ASP).



Fluye el capital



Con los US$700.000 iniciales de capital, Govworks.com logró diseñar las primeras aplicaciones de interacción con los gobiernos locales, pero en octubre del 99, tal como se había planeado, el efectivo se acabó y la empresa inició su primera ronda de financiación con inversionistas de riesgo profesionales. La empresa ya se había consolidado en el modelo de negocio: una firma proveedora de aplicaciones de software para los gobiernos con una plataforma en la web. ¿Su mercado? Todos los gobiernos locales, federales y nacionales y US$3 billones en el mundo representados en el valor de las multas que se pagan a los gobiernos, impuestos prediales, licencias, formularios... Govworks Inc., como proveedor de las aplicaciones y plataforma de transacciones y consultora de gobiernos, está aliado en Estados Unidos con American Management Systems y en el nivel global con Arthur Andersen.



En octubre cerraron la segunda ronda de financiación. La mayor sorpresa fue la entrada como inversionista y miembro de la junta de la empresa al legendario Henry Kravis de KKR, la firma que lideró las tomas hostiles en los años 80 como la de Nabisco. Si un gurú como Kravis entraba, era por algo. Le siguieron otros como Hearst Corp., la empresa de medios; Vignette Corp., una reconocida empresa de software; Arthur Andersen y Global Reach Ventures, entre otros. Obtuvieron US$18,5 millones, lo que representaba vender el 38% de Govworks, cuyo valor total ya era de US$48,7 millones. En ese momento, la empresa ya tenía 40 empleados a bordo.



Como típica empresa de la nueva e-conomía, Govworks crece a un ritmo acelerado. En febrero de este año, la empresa salió en búsqueda de capital y obtuvo otros US$39 millones y quedó valorada en casi US$300 millones, un crecimiento de valor del 500% en solo 4 meses. Si se cumple el plan fijado, pasará de los US$1.000 millones en los próximos 12 meses. Y los inversionistas de riesgo apuntan a obtener esos resultados.



En total, la firma ha atraído inversiones por casi US$60 millones y necesita otros US$30 millones para desarrollar la estrategia de crecimiento en América Latina y llegar al tamaño que les permitirá el punto de equilibrio planeado en 18 meses.



Govworks ya tiene 36 gobiernos federales y locales de Estados Unidos afiliados al sistema, suscribió un contrato para pagar las multas de tránsito de Nueva York, otras 800 ciudades de Estados Unidos ya están haciendo algún tipo de proyecto con ellos. Como asociados entrarán 43 ciudades más en junio y otra cifra igual en agosto. Tienen una operación de 50 personas en Argentina y Brasil y ya están empezando en Colombia donde ya iniciaron contactos para trabajar con el Gobierno en el proyecto Gobierno en Línea.



El potencial de creación de valor es casi ilimitado. Se estima que solo en Estados Unidos, si se utiliza el software desarrollado por Govworks, se podrían obtener ahorros de US$43.000 millones por año con un porcentaje de adopción del sistema de solo 2,5% anual. "En América Latina estos ahorros tienen que ser superiores porque las ineficiencias son mayores", dice Kaleil.



Govworks sabe que la entrada a América Latina implicará obstáculos grandes en adopción tecnológica, porque los gobiernos no están sistematizados ni existe la misma penetración de internet. La respuesta al problema será operar en algunas ciudades con centros de servicio para usuarios no conectados y call centers para operar por teléfono. "Sería una combinación de nueva y vieja economía".



El experimento de este paisa expatriado está introduciendo nuevos estándares al mundo de la nueva e-conomía. Govworks es el principal promotor y creador del gobierno electrónico (e-government) y de otros conceptos como el B2G (business to government) o C2G (consumer to government) y G2G (government to government).



El crecimiento vertiginoso de la empresa hace pensar que al final de este año Govworks Inc. fácilmente superaría los US$1.000 millones en valor y seguramente estará muy cerca de entrar a bolsa. "No necesitamos ir ya al mercado público, pero tenemos los documentos listos", afirma su fundador.



Govworks.com dará mucho de qué hablar en los próximos meses en Estados Unidos y en América Latina. Su modelo tiene una base sólida, no es simplemente una burbuja. No necesita hacer mucho ruido. Basta con que los gobiernos y los ciudadanos descubran los ahorros que pueden lograr. Pero como en las demás empresas de la nueva e-conomía el valor depende de algo que Kaleil tiene muy claro: creatividad, rapidez, disciplina y coraje.



Govworks es una mezcla de .com y proveedor de software para los gobiernos. El software se distribuye por la plataforma de internet, que es el nuevo modelo de las Application Service Providers. Además de vender el software para los gobiernos, la empresa percibe ingresos por todas las transacciones que se realicen, como pagos de impuestos y trámites de licencias. El gran potencial es que los gobiernos son muy ineficientes y destruyen valor. En Colombia, ya se está discutiendo una iniciativa con el programa Gobierno en Línea de la Presidencia de la República.





El protagonista



Kaleil Isaza, de 29 años, estudió en Harvard y trabajó en Goldman Sachs. En dos años ya creó una empresa que vale más que la mayoría de las inscritas en las bolsas colombianas.



El negocio



Govworks.com, una empresa de internet que permite que la gente y las empresas paguen impuestos, realicen trámites y obtengan licencias. Desarrolla el software para gobiernos locales y nacionales.



El potencial



Govworks Inc. está valorada en US$300 millones, pero en el curso de los próximos 12 meses la firma podría superar los US$1.000 millones. El mercado al que apunta está valorado en US$3 billones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.