| 1/23/2004 12:00:00 AM

Monedas<br>¿Qué hacer con los dólares?

En el mediano plazo, el dólar puede caer más, en especial frente al euro. Pero en el largo plazo, la inversión en dólares termina siendo más rentable que las demás.

Sin duda, el precio más importante hoy en el mundo es el del dólar frente al euro. Sus movimientos, en cualquier sentido, afectan balanzas comerciales, flujos de capital, tasas de crecimiento, utilidades de empresas, precios de acciones, tasas de inflación, de interés y los tamaños relativos de las economías. Por ejemplo, mientras en 2002 el PIB de la zona euro era un 60% del de Estados Unidos, tras la apreciación del euro en 2003, esta relación es de 80%.

El dólar ha caído 47% frente el euro desde su pico de junio de 2001. Esto ocurre cuando Estados Unidos está en un momento de expansión económica y Europa, en el mejor de los casos, crecerá este año apenas un poco más que en 2003.

Las monedas son un activo cuyo precio depende de las apuestas de los inversionistas. Hace unos años, el dólar estuvo fuerte porque esperaban ganar más de los activos en dólares que en los de otras monedas. Ahora no están tan seguros.

En los últimos meses, los inversionistas extranjeros han vendido sus activos en Estados Unidos, dejando este país dependiente de las compras de sus bonos del Tesoro en el exterior. Es una cuestión de oferta y demanda. Si la demanda por dólares es menor que la oferta, el precio cae, a no ser que la Reserva Federal decida aumentar las tasas de los bonos del Tesoro para hacer que el dólar se vuelva más atractivo para quien invierte.



¿Cuánto más podría caer el dólar?

Muchos analistas consideran que en el mediano plazo el dólar puede caer más, en especial frente al euro.

El problema es que si la demanda en Estados Unidos crece más rápido que las importaciones de sus socios comerciales, el déficit de cuenta corriente aumenta y el país tiene que endeudarse más para financiarlo. Si esto se da, se requerirá una mayor depreciación del dólar para corregir el desbalance.

En cuanto al peso colombiano, las bajas tasas de interés en Estados Unidos, la desconfianza de los inversionistas colombianos frente a ataques terroristas en ese país o a la persecución de las autoridades al lavado de activos los impulsan a traer su plata a Colombia. Esto coincide con una situación económica más favorable del país.

Además, los inversionistas de otros países salen de sus activos en dólares en busca de mayores rentabilidades y traen parte de su capital al país. Compran acciones o TES, pero también yankees, que el gobierno colombiano coloca en el mercado de Estados Unidos para financiar su déficit fiscal.

La suma de estos factores está llevando a una fuerte apreciación del peso frente al dólar, que se ha intensificado pues el dólar sigue depreciándose frente al euro. Sin embargo, no hay que olvidar que estos factores en su mayoría son coyunturales. En la medida en que se vayan revirtiendo por diversas razones -como la subida de las tasas de interés en Estados Unidos-, aumenta la probabilidad de que buena parte de estos capitales vuelva a salir.

En Colombia, ha habido varios períodos de revaluación del peso, seguidos por devaluaciones masivas. Como muestra la gráfica, la tendencia del peso frente al dólar en el largo plazo siempre ha sido hacia la devaluación.

De esta manera, aunque a quienes ya tienen inversiones en dólares convertirlos en pesos podría parecerles atractivo, es aconsejable que antes de actuar tengan en cuenta la tendencia de largo plazo.

Para quienes tienen pesos y están buscando en qué invertir es igualmente prudente considerar esta evolución del tipo de cambio, pues en el largo plazo la inversión en dólares siempre termina siendo más rentable que las demás.

Hay otros argumentos a favor de los dólares. Su precio actual es bajo, lo que maximiza la probabilidad de un mayor rendimiento futuro, y son una manera de diversificar el portafolio y reducir la exposición al riesgo país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?