| 5/27/2009 12:00:00 AM

Molinería

Menores inversiones, mayor consolidación de los logros alcanzados y esfuerzos en mantener las marcas, serán las premisas del sector este año.

El principal desafío que deberá enfrentar el sector será consolidar sus relaciones comerciales con los países proveedores de trigo para que entren en vigencia tratados de libre comercio con países claves como Canadá y Estados Unidos. Así, junto con Argentina, con quien se tiene ya una preferencia del 100% del arancel, se completaría un esquema de suministros de materia prima que le permitiría dar mejores precios de sus bienes al consumidor de pan, pastas y otros derivados.

Las empresas de molinería esperan que este año se ejecuten los proyectos de infraestructura necesarios que permitan mejorar su competitividad en cuanto al costo del transporte de materias primas y producto terminado. Aseguran que enfrentarán un periodo de desaceleración en ventas, aunque a un ritmo mucho menor del que podría darse en los sectores de bienes durables.

La industria confía en que la crisis económica sea superada pronto y que no llegue a niveles de depresión que afecten los mercados de bienes "necesarios", entre ellos el pan, pastas y demás derivados del trigo. El sector se verá menos afectado que otros, estima Carlos Arcesio Paz, gerente de Harinera del Valle. Sin embargo, "en cuanto al comportamiento del mercado, soy pesimista, pues los países que ya se recuperan se lo deben a que los gobiernos están inyectando dinamismo a la economía y Colombia abusó del déficit fiscal y ahora no tiene oportunidades de hacer política contracíclica".

Menores inversiones, mayor consolidación de los logros alcanzados y esfuerzos en mantener las marcas serán las premisas. Para la Cámara Fedemol de la Andi, en el corto plazo la situación se ve complicada porque los costos de producción siguen elevados, aunque las cotizaciones de trigo y de transporte marítimos han bajado en dólares. Se espera una desaceleración y un estancamiento en precios por parte de las empresas, con el ánimo de mantener la participación de mercado una vez la crisis sea superada. La apuesta estará en generar nuevos productos con valor agregado, como las pastas alimenticias (en molinería de trigo) y arroz premium y saborizado (para molinería de arroz). Por su parte, Álvaro Arango, presidente del negocio de Pastas del Grupo Nacional de Chocolates, afirma que este año las inversiones serán austeras.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?