| 11/1/1995 12:00:00 AM

Modernización con incertidumbre

Federación Nacional de Comerciantes

Los indicadores de la coyuntura comercial sobre la variación minorista que reportan el DANE y la Encuesta de Opinión Fedesarrollo-Fenalco revelan una sensible desaceleración en la actividad mercantil en lo corrido del año. Las ventas reales durante el primer semestre muestran un crecimiento de 3.4% contra 6.6% en igual período del 94. Los sectores que con mayor intensidad se han resentido han sido las ferreterías y los vehículos y repuestos, lo que se asocia con el fin del "boom" de la construcción y el estancamiento en las ventas de automóviles. También es bueno señalar que tienen un comportamiento regular las ventas de ropa, calzado y variedades, debido principalmente al contrabando. Se pueden catalogar como satisfactorias las ventas de supermercados, almacenes por departamentos y farmacias.

Las expectativas de los empresarios, respecto al desempeño inmediato de sus negocios, no son buenas. Ellos, de acuerdo con sus reportes a la Encuesta de Opinión que elaboramos con Fedesarrollo, no creen que sus actividades en el último tramo del año evolucionarán satisfactoriamente, de tal suerte que les permita un balance global que arroje los mismos resultados aceptables de los últimos dos años. Preocupa, asimismo, el deterioro de las utilidades de las empresas comerciales en este año. Así, mientras que sólo un 14% de los comerciantes manifestó haber aumentado sus utilidades nominales en los últimos seis meses, para el 54% disminuyeron.

Estos resultados muestran dos caras de la moneda. La una permite afirmar que el comercio nacional sí está comprometido con el Pacto Social porque las márgenes de operación están disminuyendo, lo que significa que la diferencia entre los precios de mercado y los costos de producción o adquisición de las mercancías vienen siendo cada vez más bajos.

Pero, por otro lado, una baja en las utilidades trae como consecuencia una reducción de inversión, lo que puede ser muy grave en momentos en que la competencia en el mercado exige la adquisición de nueva tecnología, la especialización de mano de obra, la investigación y el desarrollo, entre otros factores, que no se pueden estancar.

Aparte de la baja demanda, el problema más acuciante para el sector en el momento presente es el contrabando. Inclusive, los nive-

les de contrabando en el último trimestre han venido aumentando, lo que nos permite concluir que los anuncios hechos por el gobierno en el sentido de meter en cintura a los contrabandistas no hicieron ninguna mella en ese flagelo. Todo se quedó en simple carreta, pues se estima que el contrabando asciende a la suma de US$3.000 millones por año. Como anotación al margen señalaría que si se pusiera a tributar a los contrabandistas solamente con el IVA y el arancel se captarían $800.000 millones, y no se requeriría una nueva reforma tributaria.

Vale la pena subrayar que, contrario a la opinión que en algunos círculos desinformados se difunde, el desempeño del comercio colombiano está en estrecha conexión con el del sector industrial. Este es así porque la mayoría de las mercancías que vende el comercio son de origen nacional. Recuérdese que las importaciones apenas representan el 17% de la demanda final.

En cuanto al futuro del sector, será necesario insistir en profundizar el proceso de modernización y tecnificación que viene registrando, especialmente en el último lustro.

El cambio estructural que adelanta para bien de los consumidores la distribución comercial se refleja en el avance de los autoservicios, la diversidad de formatos de avanzada y la variedad en los surtidos. La introducción de sistemas como el código de barras y el ofrecimiento de nuevos servicios debe apoyarse en adecuadas fuentes de financiamiento, que necesariamente deben provenir del sector financiero. Es por ello que Fenalco insiste en la necesidad de que el país continúe con una política de moderación de tasas de interés.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?