| 8/15/2008 12:00:00 AM

MINISTERIO DE EDUCACIÓN NACIONAL

Educación ambiental y cambio climático

Dentro de la política de su ministerio, ¿qué se está haciendo en materia de cambio climático?

El Ministerio de Educación Nacional, a través de su Programa de Educación Ambiental viene promoviendo la incorporación del tema en los Proyectos Ambientales Escolares PRAE, que son la estrategia para incluir la educación ambiental en los proyectos educativos institucionales (PEI) de las instituciones educativas del país. Igualmente viene apoyando las propuestas educativas, que instituciones como el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, y el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia –IDEAM- particularmente, vienen desarrollando en materia de formación para el cambio climático, desde los acuerdos establecidos, a través de agendas conjuntas, o mesas de trabajo, entre otros.

¿Hace cuánto está el ministerio desarrollando este tema? Tienen previsto hacer campañas de sensibilización en colegios/universidades sobre el tema del CC y sobre la forma en que los individuos pueden contribuir con el problema? ¿Se ha impulsado la creación de programas de estudios superiores en temas afines al medio ambiente en mayor propensión que en otros temas?

Desde 1998, cuando se iniciaron actividades derivadas de acuerdos establecidos entre el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM) y el Ministerio de Educación Nacional (MEN), para iniciar una experiencia piloto de formación a docentes, en el tema de Atmósfera, clima y cambio climático, con el apoyo en su momento del Programa GLOBE. Esta experiencia se desarrolló con doce (12) instituciones educativas de Bogotá, y dió lugar al inicio del proceso de definición del Programa Educación Ambiental y Clima, que desde el año 2007, se ha venido gestionando por parte de las dos instituciones, para fortalecer la incorporación del tema, no sólo en los proyectos ambientales escolares PRAE, sino en los programas universitarios y en los procesos de comunicación, asociados a la temática, que en el país se desarrollen.

¿Cuáles Políticas a corto, mediano y largo plazo tiene sobre el tema? ¿Qué prioridad tiene el tema de cambio climático en los planes que está ejecutando el ministerio?

La Educación Ambiental en el país, se ha venido desarrollando en el marco de las Políticas Nacionales Educativa y Ambiental, que dieron lugar a la formulación de un instrumento específico para los desarrollos que desde ella se esperan, en los ámbitos nacional y territorial, como es la Política Nacional de Educación Ambiental, aprobada por el Sistema Nacional Ambiental – SINA en el año 2002.

Esta política define marcos y estrategias, para la incorporación de los diferentes temas obligatorios de abordaje, de acuerdo con los diagnósticos ambientales y sus prioridades, entre los que se destaca por supuesto, el clima y el cambio climático. La Política define entonces, orientaciones y líneas de acción tanto para los sectores formal e informal, como para el relacionado con la educación para el trabajo y el desarrollo humano.

¿Qué logros concretos puede mencionar en estos temas? ¿Tienen políticas de prevención, mitigación o aprovechamiento de las oportunidades que se generan con este tema?

La institucionalización de la Educación Ambiental en el país, ha sido uno de los logros más importantes para la incorporación de las temáticas ambientales prioritarias, en las dinámicas formativas, en el contexto de un trabajo interinstitucional e intersectorial, que ha logrado vincular la educación ambiental, a las orientaciones y propósitos de los planes de desarrollo institucional (sectores educativo y ambiental), así como a los planes de desarrollo y ordenamiento territorial, en los ámbitos municipal y departamental.

En este contexto, hoy todas las instituciones educativas del país cuentan con un Proyecto Ambiental Escolar como parte de su PEI, y en cada uno de los departamentos se viene instalando una Red de PRAE significativos, que cuenta con una base de aproximadamente 1800 PRAE y 5400 docentes, en procesos de formación, directamente acompañados por el Ministerio de Educación, a través de los cuales, se promueve la reflexión sobre el cambio climático, como una de las problemáticas relevantes para la educación ambiental.

Lo anterior, desde un trabajo coordinado con el sector ambiental, necesario para avanzar en los propósitos de construcción de una ciudadanía responsable en el manejo sostenible del ambiente, lo cual incluye como intencionalidad, el conocimiento profundo de la problemática del cambio climático y su influencia en la construcción de un marco de adaptación a las nuevas condiciones, y de generación de estrategias, que a mediano y largo plazo contribuyan en la prevención y mitigación de los impactos.

¿Cómo contribuyen las actividades de su sector en el cambio climático? Desde su cartera, ¿cuáles son los elementos que no pueden faltar en una directriz de política pública sobre cambio climático?

Vale la pena destacar aquí, la importancia y pertinencia que para el tema educativo ambiental y sus objetivos desde la problemática del cambio climático, toma el marco de competencias, en el cual viene empeñado el Ministerio de Educación Nacional, desde su Política Revolución Educativa, y a través del cual, desde los estándares de competencias científicas aporta visiones, concepciones y herramientas, que desde procesos educativos rigurosos en la construcción y significación del conocimiento, posibilitan la comprensión del mundo físico – químico y biótico, que dinamiza los ecosistemas, ubicando al hombre como ente natural y social, con incidencias e impactos en su funcionamiento, y a la ciencia, la tecnología y la sociedad, como marco de reflexión ética y de proyecciones para la acción.

En este marco, las competencias desarrolladas desde la formación en ciencias sociales, aportan también elementos centrales para la comprensión del tema, a través de la reflexión sobre las interacciones entre los diversos grupos humanos, y sus impactos en la degradación (ejemplo, cambio climático), o, en el desarrollo de potencialidades de los sistemas naturales, desde sus actividades económicas, políticas y tecnológicas, entre otras; permitiendo así, desarrollar habilidades y capacidades para comprender y transformar la sociedad, así como, el desarrollo de compromisos personales y colectivos para avanzar hacia la construcción de una ética que garantice la sostenibilidad del ambiente.

Para finalizar, la formación para el ejercicio de una ciudadanía responsable, fundamental en los propósitos de la educación ambiental y particularmente en los relacionados con el cambio climático. En este sentido, el marco de las competencias ciudadanas se constituye en un eje importante a través del cual se deben desarrollar valores y actitudes (solidaridad, tolerancia, respeto, entre otros), que redunden en beneficio de la formación de individuos autónomos, seguros de su razonamiento, participativo y autogestionario, capaces de intervenir éticamente, en la toma de decisiones responsables, individuales y colectivas, frente a la calidad de su ambiente.

¿Cuál es el papel del sector privado en este tema?

La Política Nacional de Educación Ambiental en razón carácter intersectorial, derivado del marco de origen que es el Sistema Nacional Ambiental – SINA, es un instrumento vinculante de todos los sectores del Desarrollo del país, desde sus competencias y responsabilidades concretas en el tema ambiental, incluido el cambio climático.

Es así como la empresa privada y los gremios, viene participando en el quehacer de la educación ambiental, en las instancias organizativas de la educación ambiental, en el ámbito nacional y territorial para la definición de planes, programas, proyectos y otros, encaminados a trabajar conjuntamente en los procesos formativos, investigativos y de gestión que se han venido promoviendo y acompañando en el país, a través del Programa de Educación Ambiental, en el marco de la agenda conjunta establecida con el ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial (Noviembre de 2007), para lo pertinente.

¿Los programas escolares han vinculado el tema de medio ambiente / cambio climático en sus planes curriculares? ¿Bajo que enfoque? ¿A qué obedece este enfoque?

Respondiendo a la visión general de la Educación Ambiental y a sus objetivos, el ministerio ha planteado desde la Política de Revolución Educativa y del acompañamiento a la Política Nacional de Educación Ambiental, 2002 (promovida por los Ministerios de Educación y de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial), el reto de contribuir en el fortalecimiento del análisis, comprensión y manejo de los problemas ambientales, como el cambio climático, por parte de los estudiantes y los maestros involucrados en los Proyectos Ambientales Escolares –PRAE (1) (incorporación en los currículos de los Proyectos Educativos Institucionales), en las dinámicas de la educación superior, en las de las comunidades y poblaciones relacionadas con la educación informal

Para el caso particular del cambio climático, se ha hecho especial énfasis en la necesidad de propiciar la lectura del contexto climático, el análisis y la comprensión de los conceptos básicos, en lo que al tiempo y al clima se refiere, así como a sus variaciones, y a las causas y consecuencias de estos cambios en diferentes aspectos de la vida cotidiana, de la economía, de la sociedad y del ambiente, a través de los procesos formativos desde los que se busca abrir espacios para la reflexión crítica alrededor de visiones de ciencia, tecnología y técnica, como el resultado de las interacciones sociales, que contribuyen de manera importante en la comprensión de la problemática del clima y sus efectos sobre todas las formas de vida, con el fin de propiciar acciones responsables y comportamientos éticos, frente al manejo de las condiciones climáticas actuales y a las necesidades de adaptación a los cambios que se vienen presentando.

Igualmente busca contribuir en el proceso de formación de una ética ambiental alrededor del tema y la problemática del Clima, que permita reconocer que la construcción, el uso y el manejo de la ciencia, la tecnología y la técnica, pueden alterar o mantener la armonía y generar impactos con consecuencias en las relaciones: Hombre – sociedad – naturaleza – ciencia – tecnología, así como aportar elementos que permitan ubicar el clima como elemento importante de los actuales problemas ambientales, y a la vez como resultado de las combinaciones antrópicas y naturales, con el fin de aportar elementos para el reconocimiento de la necesidad de cualificación de los procesos de comprensión de los mismos.

En estos procesos, se plantean como necesidades: a) instalar espacios para el posicionamiento del diálogo requerido entre los diferentes saberes (científicos y cotidianos, entre otros), para la formación integral de los ciudadanos y los colectivos frente a la temática particular, lo cual implica la construcción de procesos interdisciplinarios para un acertado planteamiento y una selección de alternativas de solución para lo pertinente; b) conocer las mediciones ambientales, en diferentes países y ver sus repercusiones a escala nacional y mundial, generando reflexiones al respecto, y teniendo en cuenta sus influencias, tanto en lo local como en lo global; y, c) desarrollar responsabilidad en el manejo y la sistematización de los datos obtenidos, en el marco de la formación ética ambiental, indispensable para el fortalecimiento de la responsabilidad individual y colectiva, frente al cambio climático y sus retos de ada

 

_________

[1] Proyectos Ambientales Escolares: incorporan la problemática ambiental local al quehacer de las instituciones educativas, de una manera interdisciplinaria, acorde con las necesidades de comprensión de la Visión Sistémica del ambiente y de la formación integral, requerida para la transformación de realidades locales, regionales y/o nacionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?