| 10/1/1994 12:00:00 AM

Mercado en ebullición

El mercado de los altos y medianos ejecutivos sigue muy demandado. DINERO estableció cuánto ganan y por dónde va el agua al molino.

Todas las firmas consultadas sobre el desenvolvimiento reciente del mercado laboral de ejecutivos y profesionales coinciden en destacar su alto dinamismo. En efecto, Top Management, Price Waterhouse, Ward Howell, Aristos, Consulgei y Acrip están de acuerdo en sostener que las remuneraciones de la mayor parte de las áreas ejecutivas y técnicas están aumentando varios puntos por encima de la inflación y que existen posiciones para las cuales es difícil conseguir candidatos con el perfil adecuado.

Con la Ley 50 el mercado laboral se ha vuelto, en todos los niveles, más flexible. Hay una mayor movilidad, puesto que sin la retroactividad de la cesantía, es menor el incentivo para permanecer en un puesto después de cierto tiempo. Por otro lado, con el salario integral es más fácil hacer cuentas y comparaciones. Tanto empleador como empleado saben a qué atenerse.

Sin embargo, el aspecto tributario nuevamente está pesando sobre los altos sueldos. Se sabe que las grandes empresas le pagan a sus mejores ejecutivos tarros, clubes y cobertura completa de seguros. Pero hay un límite a lo que las empresas están dispuestas a conceder en especie. Entre otras consideraciones, no es fácil ponerse de acuerdo sobre cuánto representan o en cuánto adicionan al sueldo básico estas prebendas. Lo que están buscando tanto empleadores como empleados son sistemas más transparentes.

Por el lado del empleador la idea es contar con un sistema de remuneraciones que estimule la permanencia de los buenos ejecutivos. Desde este punto de vista las bonificaciones pueden desempeñar un papel crucial. Pero no una simple bonificación. Lo que más se está usando ahora, que tiene indudables ventajas tributarias para el empleado, son los aportes pensionales complementarios. Algunos reajustes salariales se están haciendo con base en aportes adicionales en los fondos de pensiones, lo cual constituye un ahorro para el empleado y de paso, contribuye a fortalecer el mercado institucional de capitales.

También cada vez más las empresas están considerando la posibilidad de involucrar en el riesgo a los altos ejecutivos con esquemas variables. En otros países más avanzados, esto se hace pagando parcialmente con acciones. En Colombia hay algunas multinacionales que ya lo están haciendo, como por ejemplo Dow, Inextra (Procter & Gamble) y Dupont. En la medida en la cual se desarrolle el mercado de acciones esta práctica puede volverse cada vez más popular.

Otro cuento son los esquemas de pagos o bonificaciones suplementarias cuando las utilidades son altas. Estos sistemas tienen toda clase de problemas, siendo el principal el de cómo calcular y retribuir el "éxito". Además, pueden distorsionar la conducta gerencial: un administrador que no tenga intención de permanecer largo tiempo en su puesto, puede verse tentado a sacrificar la estabilidad de largo plazo de la empresa con tal de obtener resultados espectaculares a corto plazo.

DINERO realizó una investigación sobre las remuneraciones y salarios actuales de los principales ejecutivos y empleados, según el tamaño de empresa. Las tablas que se anexan constituyen un punto de referencia que permitirá tanto a empleadores como empleados saber si su política de remuneraciones coincide con las tendencias del mercado.

Lo primero que debe señalarse es que con la mayor competencia que ha traído la apertura, el área comercial y de mercadeo está altamente demandada. En Colombia son realmente pocos, no más de 20, los superexpertos en este campo. Es el caso de los ejecutivos que han tenido una rica experiencia en la comercialización de bienes de consumo masivo con una multinacional. Por eso actualmente los vicepresidentes o gerentes comerciales tienden a ganar más que los del área financiera o administrativa.

Por otro lado, una gran cantidad de empresas de renombre internacional están interesándose en Colombia por vez primera. La idea no es la de montar grandes fábricas sino, ante todo, la de empezar en menor escala comercializando productos o marcas. Para tal efecto, están demandando ejecutivos que sean capaces de introducir productos nuevos en el mercado colombiano. Y no es fácil encontrarlos ya que durante muchos años de mercados protegidos, el trabajo de vender nuevos productos era realmente excepcional.

Con nuevas empresas ingresando al país y con las reestructuraciones de las tradicionales, se está presentando un auge en todo lo que tiene que ver con asesorías financieras y administrativas. También en el campo del derecho comercial y financiero internacional. Pero en estas áreas lo normal es subcontratar con firmas especializadas en estos servicios. De todas maneras, estos son otros casos donde la demanda por profesionales altamente calificados supera a la oferta.

El sector petrolero sigue siendo el mejor pagado, seguido de las multinacionales industriales (sobre todo las de bienes de consumo masivo). de las industriales nacionales grandes y de las entidades financieras, más lmportantes, especialmente bancos. Uno de los sectores comparativamente peor pagados es el de seguros.

Con la revaluación del peso los sueldos de los ejecutivos colombianos se han vuelto cada vez más atractivos a nivel internacional. En este último año se han borrado las diferencias con Venezuela. Inclusive, en varias multinacionales se empiezan a presentar conflictos debido a que las casas matrices consideran com excesivos los aumentos anuales del 15% a 20% de los sueldos medidos en dólares (reajustes en pesos menos devaluación). En Estados Unidos un aumento salarial de más del 5% por encima de la inflación se considera bien alto.

Actualmente se podría decir que los sueldos de los altos ejecutivos de las empresas grandes colombianas están al nivel de los equivalentes a empresas medianas en Estados Unidos y Europa. Este es, un cambio radical con respecto a 1990 cuando una comparación de este tipo era impensable. No en balde entre 1990 y 1994 los aumentos salariales de estos ejecutivos en Colombia fueron alrededor del 200%, mientras que la desvalorización o devaluación del peso en este período de cuatro años apenas llegó al 50%.

A diferencia de los altos ejecutivos que han tenido el tiempo y la vitrina suficientes para dar a conocer lo que saben hacer, los mandos medios y los cargos técnicos deben demostrar que tienen potencial si quieren cotizarse en el mercado. Aunque en estos últimos casos la experiencia es importante, cuentan ante todo la creatividad, la recursividad, las buenas relaciones interpersonales y las ambiciones personales.

En los cargos medios, a diferencia de lo que sucede en las "cabezas" donde la trayectoria o experiencia es lo determinante, un postgrado puede ayudar para mejorar la remuneración. Pero lo que verdaderamente pesa es saber inglés. El segundo idioma es un requisito que se está volviendo indispensable en todos los sectores de la economía, sin importar el tamaño de la empresa. Un profesional bilingüe puede obtener mejores condiciones salariales que sus colegas, y más aún si hay exceso de demanda por su profesión.

Un caso concreto es el de los ingenieros electrónicos, que se cotizaron con los recientes desarrollos en telecomunicaciones y en telefonía celular. Ante la escasez, las empresas están contratando ingenieros con apenas tres o seis meses de experiencia por $800.000 o $1.000.000, desde que sean bilingües. Si no saben inglés, el sueldo de arranque cae prácticamente a la mitad.

La fórmula también funciona para las secretarias de alto nivel, con todo y la sobreoferta que hay de estas profesionales. Los sueldos en este caso oscilan entre $800.000 y $1.700.000, y cobijan tanto a las de presidencia o dirección como a las que están en otras áreas de la empresa, claro está, dependiendo del tamaño de ésta. Los analistas del mercado coinciden en que uno de los cargos más difíciles de llenar es el de una secretaria ejecutiva bilingüe, porque además de tener experiencia, saber inglés, computadores, ortografía y redacción, debe estar bien presentada y tener empatía con su jefe inmediato.

Otros profesionales que están muy bien cotizados son los del área de mercadeo. Las necesidades de las empresas en este campo van desde jefes de división hasta los niveles de gerencia. Actualmente quien se destaque en este campo tiene un futuro asegurado.

La tendencia actual para los altos cargos es buscar personas que tengan experiencia en distintas áreas y que, por lo tanto, puedan manejar integralmente las empresas o los departamentos. En los mandos medios, por su parte, lo que se premia es la "fidelidad" con el cargo que se ocupa, pues se espera que el empleado complete cabalmente su ciclo demostrando que cumplió con éxito el trabajo encomendado. Al momento de elegir un candidato para estos puestos medios pesa mucho que el candidato tenga una experiencia continua en un área, y que haya durado como mínimo dos años en cada puesto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?