| 6/6/2008 12:00:00 AM

Medios

Si antes cada medio era una isla, hoy la convergencia tecnológica y la segmentación de los mercados los obliga a estar presentes con una mayor oferta de contenido.

La dinámica de los medios de comunicación se ha transformado en los últimos días. Mientras el Grupo Nacional de Medios, GNM, conformado por periódicos regionales del país, y el Grupo Prisa de España anunciaban un acuerdo para participar conjuntamente por el tercer canal privado de televisión en Colombia; la cadena internacional Fox informaba la producción de la primera serie original de televisión en inglés, Mental, en los estudios que tiene esta empresa con su filial en Colombia, Fox Telecolombia.

Y en el corto y mediano plazo las movidas se intensificarán, de cara a la adjudicación del tercer o cuarto canal de televisión abierta; de la digitalización de la señal de televisión; de las nuevas frecuencias de radio que se van a entregar por parte del Gobierno y de las sinergias que buscan los medios impresos.

Los escenarios de competencia están cambiando y la tecnología y la fragmentación de las audiencias se están convirtiendo en los elementos claves a la hora de definir las estrategias empresariales.

Además, con la explosión de medios -más canales, frecuencias radiales, revistas y el acceso a internet-, el nombre del juego es el contenido. Si antes cada medio era una isla independiente, hoy la convergencia tecnológica y la segmentación de los mercados los obliga a estar presentes con una mayor oferta de contenido.

La novela de la televisión

La agenda en la Comisión Nacional de Televisión, CNTV, está copada y las empresas se alistan para lo que viene. En mayo del año entrante se

conocerán los nombres de las empresas que se quedarán con el, o los nuevos canales abiertos. En la parrilla están el Grupo Prisa y GNM, RTI y Telemundo -de la multinacional General Electric-, Televisa, el magnate venezolano Gustavo Cisneros con Luis Carlos Sarmiento, y el Grupo Planeta con El Tiempo. Hasta el 31 de julio próximo se podrán inscribir los aspirantes al nuevo canal, mientras que una banca de inversión entregará, en octubre, su análisis sobre el número de canales nuevos y su viabilidad, así como el valor de la licencia.

Por otra parte, en agosto se contempla la culminación del proceso de definición del estándar de televisión digital terrestre, donde los europeos, estadounidenses, japoneses y chinos están en la puja. Además, en los próximos meses quedarán establecidas las prórrogas de los canales Caracol y RCN.

Mientras tanto, las empresas de telecomunicaciones avanzan en el desarrollo de su modelo de negocios y en la vinculación de la televisión con un complemento a su oferta. Así, Telefónica Telecom, Telmex, ETB y Une agilizan sus cronogramas para la entrada en operación de televisión por el protocolo de internet, IPTV (por las siglas en inglés), y están a la caza de generadores de contenidos que les permitan diferenciarse en su oferta. La duda en el tema de IPTV es la regulación, pues mientras para el Gobierno se trata de servicios de valor agregado, producto de la convergencia, para la CNTV, independientemente del medio, siguen siendo televisión.

Los otros medios

En prensa, el año pasado la atención se la llevó la compra de la Casa Editorial El Tiempo por parte del grupo español Planeta. Ahora, los ojos están puestos en El Espectador que, con el impulso del Grupo Santo Domingo, se convirtió nuevamente en diario, mientras que GNM y Prisa, además de su interés por ingresar a la televisión abierta, estudiarán alternativas conjuntas de negocio en medios impresos, industria editorial, internet, comercialización de sus productos y demás sinergias.

La segmentación de los mercados está conduciendo a los medios a especializarse y conectarse mejor con sus audiencias. Entre los planes de los diarios están los periódicos gratuitos y los medios digitales.

En el caso de la radio, hay expectativa por la apertura de una nueva licitación para entregar veinte nuevas frecuencias de AM y 54 de FM en poblaciones ubicadas en su gran mayoría en los antiguos territorios nacionales y en zonas de frontera.

Finalmente, el cine está en su mejor momento. Gracias a estímulos y mecanismos de financiación, más de 30 películas colombianas han sido estrenadas desde 2003 y representan el 14% del mercado total de cine que se exhibe en el país. Entretanto, en el negocio de exhibición se han dado dos recientes movidas: la venta de Cine Colombia, por parte de su accionista mayoritario Mayagüez, a Valorem, del Grupo Santo Domingo, por un valor cercano a los US$150 millones y la llegada de los exhibidores mexicanos de Cinépolis.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?