| 5/25/2007 12:00:00 AM

Medios

La dinámica en la transformación del negocio de televisión y la convergencia con las telecomunicaciones, así como las fusiones y adquisiciones internacionales, son la prioridad en la agenda de este sector.

Los medios son noticia. En las últimas semanas se han dado tres importantes anuncios en el mundo: la editorial canadiense Thomson compró la agencia Reuters por más de US$17.000 millones; Rupert Murdoch ofreció US$5.000 millones por Dow Jones y Microsoft puso sobre la mesa US$50.000 millones por Yahoo!

Mientras el panorama internacional está agitado, Colombia no se ha quedado atrás. La búsqueda de un socio estratégico para la Casa Editorial El Tiempo, Ceet, es una de las principales movidas en el sector. Prisa, Planeta, El Clarín y el grupo franco-italiano R.S.G. participan en esta puja.

De otro lado, la televisión es tal vez el sector con mayor dinamismo en la actualidad. La convergencia con otros servicios de telecomunicaciones y la posibilidad de empaquetarlos, le ha dado un nuevo valor al segmento de la televisión por suscripción. Telmex ha agitado el mercado con la compra de Superview, TVCable, Cable Pacífico, Cablecentro y Satelcaribe: mientras que Une EPM Telecomunicaciones acaba de firmar un contrato de promesa de compraventa para adquirir TVCable Promisión y Costavisión.

A raíz de la convergencia, la regulación y normatividad está quedando rezagada, circunstancia que es analizada en el Congreso, en un proyecto de Ley que presentó el gobierno para definir roles y responsabilidades en términos de redes y de contenido. En el mediano plazo, la gran movida será el paso de la televisión análoga a la digital, prevista para 2010. Los negocios que traerá modificarán la cadena de valor de este sector. La primera tarea en los próximos meses será identificar el estándar que adoptará el país para esta tecnología.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?