Medellín

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Medellín

Su completa infraestructura en fibra óptica se convierte en una ventaja para desarrollar la industria del conocimiento.

El cambio que se está gestando en la estructura productiva de Medellín y en la mentalidad de sus habitantes se puede ejemplificar desde un fenómeno urbano. Hace 25 años el edificio más admirado de la ciudad era el de Coltejer, y hoy es el edificio inteligente de Empresas Públicas. El ejemplo, tomado de las presentaciones de Sergio Fajardo, es la forma más gráfica de ilustrar la "reinvención" que se está produciendo en la capital antioqueña. En el campo industrial, Medellín dejó de centrarse en las textileras, que fueron uno de sus ejes productivos, y les está apostando a las confecciones, con miras a convertirse en el punto de referencia en moda para América Latina.

El fortalecimiento de un evento como Colombiamoda, que en sus dos últimas versiones ha logrado congregar a diseñadores internacionales como Oscar de la Renta, es una muestra de los avances en esta tarea. Las cifras de la Cámara de Comercio de Medellín son dicientes: para este año se espera que las exportaciones antioqueñas de confecciones se ubiquen alrededor de US$300 millones, mientras que las de textiles solo se acercarán a US$80 millones.



Pero, sin duda, su infraestructura en redes de fibra óptica tendrá el mayor impacto en la reorientación de la ciudad. Medellín tiene una red metropolitana de 122 kilómetros compuesta por tres redes y, además, cuenta con una complementaria de Empresas Públicas. Este tendido, que fue construido con el metro, le da una gran ventaja sobre las otras ciudades del país para desarrollar la "industria del conocimiento" y convertirse en un importante exportador de servicios. Tráfico de información, redes privadas virtuales, proveedores de servicios de aplicaciones, empresas de software, hardware, call centers y empresas de base tecnológica son solo algunos de los negocios que tendrían cabida en esta nueva industria.



Visión exportadora



Al igual que Cali o Bogotá, hay una conciencia en la ciudad de que el camino para el crecimiento futuro está en las exportaciones. De hecho, la recuperación de Medellín ha estado sustentada en las ventas externas del departamento. A mayo, las exportaciones no tradicionales crecieron 15%, mientras que las industriales lo hicieron en 28%.



Sin embargo, todavía no hay una política clara de fomento al sector exportador en la ciudad, lo que se evidencia en el hecho de que más del 80% de las exportaciones antioqueñas se concentran en 79 empresas, y que más de 600 empresas exportadoras son pymes, con ventas a los mercados externos que corresponden normalmente a excedentes.



Esto no quiere decir que no haya adelantos. Las confecciones son un ejemplo y el cluster de salud, que ya reportó ventas cercanas al millón de dólares, es otra muestra de cómo se están moviendo los empresarios. Medellín era hace unos años un destino para la población del Caribe y de Centroamérica, que viajaba en busca de servicios de salud de calidad, y ese es el mercado que se quiere recuperar.



La agenda



Hay cuatro temas prioritarios para el empresariado paisa, adicionales al modelo de producción. La recomposición del tejido social, que se vio muy afectado con los problemas de la última década; reconvertir la educación para mejorar calidad y pertinencia; controlar la inseguridad y solucionar el problema de tierras para la expansión de los planes de vivienda, sobre todo de estratos bajos.



Respecto a este último punto, que tradicionalmente se ha tratado de solucionar buscando que la expansión se haga en municipios vecinos debido a la falta de tierras en Medellín, ya se han empezado a lanzar nuevas propuestas. Para el arquitecto Alejandro Echeverri, hay que mirar hacia adentro y ver el espacio útil y subutilizado que tiene la ciudad, tanto en el centro como en las laderas. Y, lo más importante, incluir en el desarrollo urbano a las zonas de ladera, donde vive el 40% de la población y donde las inversiones no superan el 10% de las que se hacen en el resto de la ciudad. ¿Cómo hacerlo? Incorporando la parte alta de la montaña a la vida de la ciudad, con mejoras en el sistema de transporte público y recuperando espacios públicos que permitan conectar los distintos barrios y mejorar la calidad de vida de esos sectores.



Medellín siempre se ha destacado por el liderazgo empresarial y, en esta nueva etapa, el sector privado será clave para impulsar la actividad exportadora, el aprovechamiento de la infraestructura tecnológica de la ciudad y el mejoramiento en la calidad de vida para toda la población.



Sergio Naranjo



Reactivación del Plan Estratégico Medellín 2015, municipalización de la educación.



Sergio Fajardo



Educación como fuerza de cambio, énfasis en la industria de la información y el conocimiento.



Planeando



Medellín es una de las ciudades que más ha avanzado en la definición y puesta en marcha de una visión de futuro compartida por los distintos sectores de la ciudad. Por medio del Plan Estratégico de Antioquia (Planea), se coordinan los esfuerzos para lograr que la visión planteada en 1997 se traduzca en líneas estratégicas y programas y proyectos que permitan que "en el año 2020 Antioquia sea la mejor esquina de América, justa, pacífica, educada, pujante y en armonía con la naturaleza".



El Planea ha realizado talleres en los que han participado 2.200 voceros y representantes de los antioqueños, y ya tiene definidas las líneas estratégicas que pronto se traducirán en proyectos específicos: promover el cambio para el desarrollo humano equitativo y sostenible; integrar y articular territorialmente a Antioquia; reconstruir el tejido social y revitalizar la economía.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.