| 6/25/2004 12:00:00 AM

Mazuera Villegas: Cambio de casete

La capacidad para romper paradigmas de esta firma, una de las constructoras más antiguas del país, fue clave para superar las dificultades.

A finales de los 90, la mala situación de la construcción en Colombia puso contra la pared a todo el sector. Para la constructora Mazuera Villegas, la situación no fue menos difícil. En 2000, las utilidades netas de la firma cayeron 170%, el segundo año consecutivo de descenso agudo. Sin embargo, al ritmo de la recuperación del sector, la firma logró superar los malos tiempos con creces. En 2002, sus utilidades brincaron más de 800% y 12 meses después, lo hicieron en 225%.

Para esta compañía, la clave de su recuperación fue la forma como respondió a la crisis, pues se vio obligada a cambiar paradigmas y a hacer un proceso de reflexión, dice Jorge Moriones, vicepresidente de planeación de Mazuera.

Esto, aunado a la experiencia acumulada como una de las constructoras más antiguas del país, le permitió innovar y anticiparse. Por ejemplo, incursionó en Vivienda de Interés Social antes que muchos y cuando nunca antes lo había hecho. En ese segmento aprovechó para construir vivienda con mejores diseños externos y sobre lotes más espaciosos, cambiando así el esquema tradicional. Y cuando el dinamismo de este tipo de proyectos empezó a menguar, fijó su nuevo norte en la construcción para estratos altos.

Si bien su adaptación al entorno de negocios que impuso la crisis la obligó a sacrificar márgenes para competir, también tuvo tiempo para invertir, especialmente en su recurso humano. Por ello, la firma contrató a los mejores profesionales. Con todo, Mazuera ha sabido adoptar el cambio y con él, pegar primero. Por eso, para muchos, sigue siendo un punto de referencia en el sector de la construcción
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?