| 3/1/1997 12:00:00 AM

Mayagüez

El grupo Mayagüez, constituido alrededor del ingenio azucarero y con intereses en los sectores agroindustrial, financiero, metalúrgico y de audiovisuales, enfila baterías hacia la consolidación de su presencia en el entretenimiento audiovisual. La punta de lanza será Cine Colombia, empresa que se ha modernizado. Para fortalecer su operación abrirá nuevas salas multiplex en Medellín, Montería, Cartagena, Cali y Bogotá. En la búsqueda de nuevos nichos, montó un moderno laboratorio audiovisual y adquirió los derechos para suministrar películas a TV Cable y para comercializar videos por medio de la cadena Blockbuster. En el sector siderúrgico, actividad deprimida por la desaceleración de la construcción y el contrabando, ha sorteado el mal momento con la operación de Sidelpa, por medio de Aceros Diaco, que se encamina a la producción de piezas en aceros especiales para sectores diferentes al de la construcción. Se ha lanzando a la conquista de nuevos mercados, operación en la cual ha penetrado Venezuela, Chile, Perú y Japón. Actualmente el 10% de la producción se destina a atender los mercados externos. La idea a mediano y largo plazo es aumentar su participación en el exterior. El futuro de sus intereses en el campo financiero, Corfiboyacá y Leasing Boyacá, se centra en el desarrollo de la multibanca y su eventual reglamentación por parte del gobierno. Uno de sus objetivos es el crecimiento por medio de incrementos patrimoniales y de capital que se pueden dar, bien con recursos del propio grupo o de fuera. Tampoco descarta fusiones con empresas del sector, de acuerdo con la dinámica que se vaya presentando. Por lo pronto, los esfuerzos se dirigirán al fortalecimiento tecnológico y la mejora de procesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?