| 11/1/1995 12:00:00 AM

Más carreteras, menos piratería

Federación de Transportadores de Carga por Carretera

E1 transporte de carga por carretera ha tenido durante 1995 un desarrollo modesto, de acuerdo con las principales cifras indicadoras del sector.

El tonelaje movilizado durante los primeros nueve meses del año en curso ascendió a 71.5 millones de toneladas, que comparadas con los 75.4 millones de toneladas en el mismo período del año anterior, representan una disminución del 4.7%. La proyección para los 12 meses permite prever que durante el presente año la movilización de mercancías será similar a la del año anterior.

Sin embargo, la oferta transportadora nacional continúa siendo muy superior a la demanda, ya que en la actualidad el parque automotor ofrece una capacidad de movilización de 140.3 millones de toneladas en el año, que comparadas con los 91 millones de toneladas efectivamente movilizadas, representan una capacidad ociosa del 35.1%, hecho este que garantiza la capacidad de transporte necesaria para atender la demanda futura, en caso de dinamizarse la economía como todos lo esperamos.

Las cifras de la piratería terrestre continúan siendo escandalosas. Hasta junio 30 del presente año se habían registrado pérdidas por $50.500 millones, con 975 casos de hurtos y robos, que a su vez representaron la pérdida de 2.925 días/ camión en la actividad.

La red vial del país, a pesar de algunos avances en la construcción y rehabilitación mediante el sistema de concesión -hoy desafortunadamente suspendido-, continúa totalmente desfasada respecto a las actuales necesidades del desarrollo nacional, y frente a las demandas del proceso aperturista. El extremo es tal que al ritmo actual de construcciones, el país se demoraría 58 años en obtener la red vial que hoy demanda la competitividad nacional.

Por ello, el sector para el próximo año deberá aplicarse en el logro de los siguientes puntos:

1. La adopción por parte del Estado de una política integral en materia de seguridad, que permita la coordinación de esfuerzos de las distintas agencias gubernamentales que intervienen este fenómeno a saber: - Policía de carreteras - Dijin de la Policía Nacional - Sijines departamentales - Policía Judicial Fiscalía General de la Nación

2. Coordinación de las instituciones anteriormente indicadas con el sector privado, como parte de esa política integral.

3. La asignación de recursos presupuéstales, por un monto cercado a $10.000 millones, para hacer frente al fenómeno delictivo.

4. Ejecución de las inversiones en la red vial nacional, estimadas en US$1.950 millones anuales, para dar cumplimiento al plan cuatrienal estimado en US$7.800 millones. De la misma manera, se requiere urgentemente la decisión hacia la construcción, de una vez por todas, de las centrales de carga necesarias en las ciudades de Bogotá y Medellín, como única solución a la descongestión vehicular en los centros urbanos y a la reducción en los costos de la actividad transportadora.

5. Coadyuvar en el proceso de sistematización y modernización portuaria en que se ha involucrado el país; este proceso ha traído notable disminución en los costos y lucro cesante en la actividad portuaria.

6. Desde el punto de vista empresarial, los principales objetivos se centran en la realización de alianzas estratégicas para encarar los principales problemas del sector, mediante la integración de recursos y experiencias, así como el aprovechamiento de fortalezas en distintas áreas, para lo cual existen empresas de reconocida excelencia.

El otro aspecto fundamental estará orientado a la capacitación y desarrollo de los recursos humanos vinculados y potencialmente vinculables al sector, y a la asimilación de nuevas tecnologías. Finalmente se impone un cambio en la estructura financiera en las empresas del sector, cuyos activos totales en la actualidad están representados en más del 50% en cartera de clientes, lo cual no concuerda con la esencia del servicio público. En su lugar, la empresa de transporte deberá destinar ingentes recursos a aspectos básicos como la seguridad, la logística y la informática para garantizar una mejor calidad en el servicio. Los anteriores retos serán logros posibles mediante la decidida voluntad política del gobierno nacional, si da prioritaria atención a estos problemas, año tras año diagnosticados. Creemos que es tiempo para ejercer las acciones indicadas durante tanto tiempo.

Las alianzas estratégicas entre el sector público y el sector privado y al interior de éste, constituyen quizás la palanca ideal para hacer frente a los problemas sectoriales.

La realización de convenios interinstitucionales constituye la forma más idónea de integrar recursos y multiplicar esfuerzos en la atención de situaciones que rebasan la capacidad individual, y en ello empeña Colfecar su atención en el corto y mediano plazo.

Sin lugar a dudas, son halagüeñas las perspectivas del transporte en Colombia, las cuales indican no sólo desarrollos importantes en el tema de la logística y la distribución física nacional e internacional de mercancías, sino en la informática y el desarrollo de estrategias de atención al cliente. Sin embargo, los ingredientes fundamentales hacia dichos propósitos no son otros que alianzas estratégicas, desarrollo de convenios y capacitación del recurso humano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?