| 3/14/2008 12:00:00 AM

Manía por el contenido Digital

Celumanía es una de las empresas más dinámicas en el sector de proveedores de contenidos para los operadores celulares.

Hans Christian Boelkhe es un viejo conocido en el mundo de los contenidos digitales en Colombia. Socio fundador de Axesnet, fue uno de los primeros que estableció un negocio grande de desarrollo web, por allá en los días de la burbuja punto com, a finales de los años noventa. Axesnet creció y se hizo a un lugar importante en la historia del desarrollo de sitios y en la explotación del mercado de internet.

Tras un tiempo en Noruega, en donde están sus raíces, Boelkhe regresó hace tres años con la representación de Eurobate, una firma reconocida en el mundo del entretenimiento móvil europeo y se estableció en el prometedor negocio de los contenidos para celulares. Su empresa tiene presencia en otros seis países de la región (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Perú) y crece al apetitoso ritmo del 15 % mensual. Su facturación al año es de varios millones de dólares. Con la cautela que brinda la experiencia, este emprendedor elude por el momento la idea de penetrar en Brasil o México, porque la competencia allá "es muy dura".

Celumanía ofrece ring tones, fondos de pantalla, juegos y servicios de SMS para los operadores Tigo y Movistar, especialmente. "Este es un negocio supermasivo, con el que se pueden obtener cifras muy interesantes", dice. Con una canción se pueden generar 20.000 ó 30.000 descargas, que se venden por US$0,75, en el caso colombiano, o hasta por US$1 como en Guatemala.

Proveniente del mundo de internet, Boelkhe ha comprendido claramente las diferencias que este guarda con el nuevo escenario de las comunicaciones móviles. En primer lugar, internet tiene una penetración más pequeña (cercana al 24 por ciento), que contrasta con el 80 por ciento de penetración de la telefonía. En segundo lugar, los medios de pago son todavía pobres en la web; sólo una proporción muy pequeña de los colombianos tiene medios de pago habilitados para internet, en tanto muchas cosas se pueden pagar mediante el celular. La tercera diferencia, y quizás la más trascendental, es que los mismos usuarios que quieren todo gratis en internet y se niegan a pagar por las cosas que reciben de la red, sí están dispuestos a pagar por contenidos descargados en el celular. "Los usuarios de celulares aceptan los contenidos como un valor por el que vale la pena pagar", explica. Independientemente de las razones sociológicas que puedan hallarse para explicar esta conducta, los que pueden percibirla se la están jugando por la producción de material de entretenimiento para los teléfonos celulares, donde los contenidos y el volumen de tráfico se pueden monetizar rápida y masivamente. No se trata de promesas como en los grandes portales web, o en Youtube y Facebook, sino de ventas reales.

Entretanto, Celumanía ya prepara su siguiente jugada: la publicidad en los móviles. Realizaron ya los primeros pinitos con el modelo que se conoce como Proximity marketing, basado en transmisión vía Bluetooth de mensajes publicitarios en lugares públicos, que son recibidos por la gente que pasa cerca del punto de emisión. Es algo muy básico, pero son la antesala de alternativas más complejas que están actualmente en estudio por parte de los operadores móviles.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?