| 10/1/1995 12:00:00 AM

Los three amigos

En la historia de los mosqueteros, siempre se hablaba de tres, pero se sabía que eran cuatro. Igual sucedía con los famosos "Picas", personajes que a mediados de 1988 protagonizaron una de las más espectaculares huidas del país después de que sus negocios, en la bolsa y por fuera de ella, colapsaron de tal forma que no tuvieron con qué responderle a quienes les habían confiado sus ahorros.

"No vacilo en calificar esos actos de vil raponazo de cuello blanco", aseguró entonces el presidente de la República, Virgilio Barco Vargas. Y es que por todos los hechos que rodearon el caso, la fuga, aprovechando un puente de fin de serrana en julio, el prestigio que hasta ese momento tenían los comisionistas de bolsa implicados, y su peculiar captura en Chile, hizo que la fama de los "Picas" desbordara acontecimientos similares ocurridos con captadores piratas de ahorro del público en Colombia.

Juan Ricardo Escobar Bonitto, un e c o n o m i s t a

rosarino, experto en t; seguros; conocido como "Picas" en el Gun y el Country, siempre iba acompañado por una guitarra a la que arrancaba los más profundos boleros durante cada reunión social. Su compañero de fórmula, Guillermo UribeHolguín Piedrahíta, e c o n o m i s t a uniandino, descrestaba por su pinta y su depurado

juego de golf, mientras julio Acosta Bonilla, el mayor de todos, se dedicaba a complicados juegos financieros para sacarle jugo a los negocios en que andaba el trío. El cuarto socio se había retirado un mes antes, Fernando Botero Zea, presagiando

la tempestad.

Sus negocios eran más bien ' complicados. A comienzos de los ochenta habían ingresado como empleados de la firma comisionista de bolsa Luis Carreño Mallarino & Cía. S.A., de la Bolsa de Bogotá. La sociedad se transformó luego en Compañía cíe Servicios Bursátiles, y Escobar y Uribe pasaron a ser sus r , principales accionistas.

Además del negocio bursátil, habían descubierto que una empresa que les había dejado funcionando el veterano corredor Pedro María Carreño, era una fuente inagotable de recursos frescos para sus transacciones. Carfi, una compañía de leasing, cuyo funcionamiento fortalecieron con el ingreso de Julio Acosta Bonilla, se con

virtió en breve tiempo en la tercera compañía de leasing del país y a su vez se nutría con recursos captados por la Compañía General Financiera S.A.

Pero ese éxito no era gratuito. La verdad era que muchas de las operaciones se basaban en captar ahorro del público, sin notificarle a las autoridades, lo que en esos momentos ya era un delito. Incluso las compañías que habían quedado al margen de la ley disponían de dos años para desmontar sus operaciones. Los "Picas" dicen que se encontraron entre la espada y la pared porque en el caso de Carfi la medida implicaba devolver, en dos años, dineros que estaban comprometidos a tres y cinco años.

Se comprometieron entonces en una loca carrera de mayores captaciones con el fin de sustituir pasivos, pero las tasas de interés subieron, el Banco de la República dispuso que el sistema financiero debía reducir los créditos, y el mercado extrabancario se convirtió en la fuente de salvación de casi todo el mundo.

Luego entraron en el tíovivo de las famosas operaciones repo que acabaron por hundirlos. Pero en medio de la tormenta apareció otro elemento perturbador. Guillermo

Uribe y Claudia Echavarría, hija de Hernán Echavarría Olózaga, decidieron terminar con su matrimonio. Ese rompimiento significó también el retiro del respaldo que venía dando el suegro, quien retiró sus fondos.

1 viernes primero de julio los "Picas" hicieron maletas, compraron con cheques chimbos cuantos dólares pudieron y huyeron por vía terrestre, rumbo al Ecuador, aprovechando el "puente" que cubría del dos al cuatro de julio. Mientras en Bogotá, el martes, estallaba el escándalo en la "high", Escobar Bonitto y Uribe-Holguín viajaron a Chile. Julio Acosta Bonilla permaneció en Quito.

Localizados en Santiago, el 29 de septiembre de 1988 fueron traídos al país en un operativo de cooperación entre el DAS y la Interpol. Juan Ricardo Escobar Bonitto, conocido como "Picas", purgó una condena de cuatro años y medio en la Cárcel Nacional Modelo de Bogotá, por captación ilegal de dineros del público, mientras Guillermo Uribe Holguín pagó una pena de 73 meses en La Modelo por captación ilegal, agravada con daños contra el patrimonio económico.

"Picas" vive actualmente en Bogotá y se desempeña como gerente general de Ambientes y Confort S.A., distribudor autorizado de Muebles El Cid en el bario La Castellana de la capital. Mientras tanto Guillermo Uribe Holguín también vive Bogotá y labora en la emisora H.J.C.K., de propiedad cíe su suegro, Alvaro Castaño Castillo, como editor de la revista "Programas", una publicación destinada a los oyentes de la frecuencia 88.9 F.M. En julio pasado viajó a París para conseguir la concesión de una marca cíe ropa que representará en Colombia.

M ientras tanto, el barranquillero julio Guillermo Acosta Bonilla fue detenido a mediados de julio de este año en Bogotá y pasó a pagar su condena de 54 meses de prisión por abuso de confianza y falsedad documental. Mientras tanto, el cuarto mosquetero, ex socio de la Compañía de Servicios Bursátiles, Fernando Botero Zea, se encuentra detenido en la Escuela de Caballería dentro de las investigaciones que cursan por el ingreso de dineros del Cartel de Cal¡ en la campaña del presidente Samper.

otero Zea, quien actuó como comisionista de B bolsa al lado de Escobar y Uribe, se quedó con la propiedad de Leasing Carfi un mes antes del colapso en una transacción en la que abandonó el barco cíe los "Picas" cuando hacía agua. La sociedad es hoy Leasing Patrimonio. Un día después de la huida de los "Picas", Botero dijo que todo se hizo a sus espaldas: "no tengo nada que ver con esa gente que me estafó". Consultado sobre la aparición de su nombre al lado de Escobar y Uribe en la sociedad Arte y Cultura, dijo en forma cortante: "Eso ya se liquidó". ¿Cuándo ocurrió eso?, preguntó la prensa: "Ayer mismo".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?