Los retos del Ministro

| 3/16/2001 12:00:00 AM

Los retos del Ministro

Ramiro Valencia Cossio llega a la cartera con un gran conocimiento del sector, pero con la debilidad de haber puesto en duda su legalidad y su funcionamiento con las demandas que interpuso con su anterior camiseta en la gerencia de EPM. Llega justo en medio de una transición compleja, de la que infortunadamente la opinión pública del país no tiene una buena comprensión. Por eso, tiene que jugársela a fondo desde el primer día. Para facilitar sus decisiones y facilitar también a la opinión públic

Ministerio





Qué hacer

Nombrar un viceministro de Minas a cargo del sector eléctrico de lujo, que elimine cualquier sombra de conflicto de interés.



Promover un documento Conpes que reafirme las políticas de consenso del gobierno a largo plazo, con el fin de tranquilizar a los inversionistas y eliminar el ruido sobre el sector.



Preparar un plan de emergencia por si el año entrante vuelve El Niño de verdad.





Qué no hacer

Decidir sobre los temas en los que hay dudas sobre conflicto de intereses.



Apostar a que el sector público del resto del país sea como EPM.



No tomar decisiones que puedan afectar los intereses de EPM, pero necesarias para el país, como la venta de Isagen.



Permitir que la estabilidad del sistema sea manoseada por intereses políticos, más aún cuando se avecinan las campañas electorales.



Estructural





Qué hacer

Fortalecer a la Creg, pero corregir los errores cometidos hasta el momento.



Eliminar la corrupción y la politización de la Superintendencia de Servicios Públicos, volviéndola un ente más técnico, para que cumpla sus obligaciones.



Evitar que la Super use la intervención de empresas como si fuera un negocio privado, e impulsarla más bien a tomar decisiones de fondo sobre las entidades ya intervenidas.



Mantener una reglamentación de paz en tiempos de guerra y buscar que el terrorismo guerrillero sea prioritario en las mesas de diálogo.



Comprometerse a fondo con la eliminación de la corrupción del sistema, y facilitar el castigo de los culpables.





Qué no hacer

Atacar la institucionalidad del sistema.



Politizar la Creg, ignorarla o seguir los enfrentamientos que iniciaron sus antecesores.



Seguir con la Superintendencia como está.



Prolongar las intervenciones, que de por sí ya son costosas para el Gobierno, y permitir que la Super siga siendo el coto de caza del Presidente de la República.



Ignorar a la guerrilla y permitir que siga poniendo en jaque el sistema.





Generación y transmisión





Qué hacer

Incentivar nuevos inversionistas para garantizar la expansión de capacidad a largo plazo



Vender Isagen.



Renegociar los excesos de los PPA, que en su momento fueron buenos, pero que hoy son pionerosos y no se justifican.



Capitalizar popularmente y continuar el fortalecimiento empresarial de ISA.



Evitar la fragmentación regional, lo cual lleva a las generadoras locales a ejercer un poder dominante.





Qué no hacer

Impulsar el que las nuevas inversiones sean llevadas a cabo por entidades públicas no saneadas.



Congelar la venta de Isagen o hacer un proceso de venta no competitivo.



Dejar que los PPA de Tepsa, Termoemcali o Paipa sigan poniendo en juego las finanzas de estas empresas.



Debilitar a ISA, permitiendo incluso la construcción de nuevas redes innecesarias.



Mantener la fragmentación regional del sector eléctrico y hacer construcción pública de proyectos.



Satanizar los contratos de largo plazo eficientes y transparentes.





Distribución





Qué hacer

Privatizar las 14 electrificadoras locales bajo un esquema innovador que incluya concesiones de aquellas que no son rentables, como la electrificadora de Chocó. Además, obligar el pago de las obligaciones a la bolsa de energía



Qué no hacer

Dejar las electrificadoras en manos de los políticos y posponer las decisiones sobre las empresas ya intervenidas.



Asumir las deudas de las electrificadoras como propias de la nación y servir de aval de sus obligaciones.



Permitir la congelación abierta o velada de tarifas, y competir abiertamente con el populismo liberal.



Impedir que el mercado funcione transparente o eficientemente.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.