| 9/16/2005 12:00:00 AM

Llantas

El servicio al cliente y la tecnología cambiaron el negocio de las llantas en el país, gracias a Goodyear y a Michelin.

En los últimos años, Colombia se ha convertido en una plataforma de producción de las llantas tecnológicamente más avanzadas. Debido a las inversiones que han realizado la estadounidense Goodyear y la francesa Michelin, el país tiene hoy la capacidad de fabricar llantas radiales que hasta ahora solo se producían en Brasil. Así, la industria colombiana de llantas ha sido un asunto de multinacionales que han sabido aprovechar sus ventajas. Desde que Michelin compró la colombiana Icollantas a finales de la década del 80, hasta la fabricación de llantas de marca extranjera, pero "hechas en Colombia" y nuevos conceptos en servicio al cliente, la industria llantera colombiana ha dado un vuelco en casi veinte años.

Por muchos años, los mecánicos en Colombia alineaban las llantas con cordel, las balanceaban con varilla y las montaban sobre los rines a punta de martillazos. Y, para el dueño del vehículo, tomarse un tinto o leer una revista, mientras esperaba que terminara este rudimentario servicio, era impensable. Esto cambió gracias a que las multinacionales introdujeron el sencillo pero en ese entonces distante concepto de servicio al cliente. La importación "revolucionó la distribución de llantas en Colombia", dice Francisco Guerrero, gerente de Guerrero Reencauche.

La pionera fue Goodyear cuando introdujo las Servitecas y Superservitecas en los 80. Gracias a ellas, el distribuidor tuvo acceso a equipos especializados para prestar servicios de mantenimiento de llantas. Aprendió a montar un muestrario, además de otras tácticas comerciales y de servicio al cliente. Al año, Goodyear dedica cerca de 30.000 horas-hombre de capacitación para su red de distribuidores. Por su parte, desde hace tres años, Michelin montó el programa RedPro para sus distribuidores.

Pero la mayor innovación que han introducido estas empresas es la capacidad de producir llantas radiales para camión en el país. Esta tecnología, utilizada hasta ahora en América Latina solo en Brasil, permite un mejor agarre, menor consumo de combustible y que la llanta sea reencauchada varias veces. También se espera una sustancial reducción en su precio. Mientras que casi todos los carros en Colombia usan llantas radiales, por su alto costo de importación apenas un 30% de los camiones tiene estas llantas, estima Guerrero.

La introducción de esta tecnología requiere una compleja transferencia de conocimiento tanto a proveedores como a empleados. Desde agosto, Michelin es la primera en fabricar estas llantas después de 3 años de capacitación en los cuales 100 colombianos se entrenaron en Europa y Brasil con un promedio de 485 horas-hombre; los funcionarios locales dedicaron cerca de 180 horas hombre en este período. Por su parte, los proveedores de insumos tuvieron que homologarse para poder proveer insumos para la nueva llanta y ahora están en condiciones de suplir las necesidades de cualquier producción de llanta radial en el mundo. Y con una inversión de US$50 millones, Goodyear también ofrecerá esta llanta hecha en Colombia en 2006.

La nueva capacidad consolidará a Colombia como plataforma exportadora de llantas. En 2004, Goodyear exportó US$60 millones, el 35% de sus ventas, en tanto que Michelin exportó US$23 millones, 20% de sus ventas. Ahora ambas empresas incrementarán sus exportaciones a los mercados de Mercosur y la región andina, mientras que Michelin espera también exportar a Estados Unidos en caso de que se firme el Tratado de Libre Comercio con ese país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?