| 9/28/1998 12:00:00 AM

Llanos orientales

Los Llanos del siglo XXI podrían dejar de ser la frontera por conquistar de Colombia, para tomar al fin el lugar que les corresponde. Más allá de una despensa del país urbano, serían un verdadero motor de desarrollo, a partir de sus abundantes recursos naturales y de su privilegiada conexión con Venezuela. Un paso decisivo para avanzar hacia esta meta está a punto de culminarse, con la construcción de la vía que permitirá cubrir el trayecto de Villavicencio a Bogotá en 90 minutos.



La vía al Llano será la vértebra de un sistema vial que conectará regiones hoy casi inaccesibles y permitirá manejar grandes volúmenes de comercio.



Los núcleos de la inversión están a la vista: palma africana, caucho, ganadería, gas. Incluso es posible pensar en la creación de parques industriales, dada la nueva cercanía a Bogotá. Si se logra restablecer el orden público, la economía del Llano podría cambiar para siempre.



Fortalezas



La región tiene una situación geográfica ventajosa, entre la región central de Colombia y la frontera con Venezuela, nuestro principal socio comercial.

Cuenta con suelos excelentes y abundante riqueza hídrica.

Las reservas de gas alcanzan para 60 años

de consumo.



Debilidades



La infraestructura física y vial ha sido históricamente deficiente y desconectada de la red primaria del país. La vía al Llano empezaría a resolver este problema.

La inseguridad ha obligado a muchos empresarios a abandonar la región y a retrasar el trabajo en obras de infraestructura.

La población no cuenta con los niveles de educación necesarios para asumir las actividades productivas del futuro.

Existe una tradición de dependencia respecto a los recursos provenientes de las regalías petroleras.



Oportunidades



Energía



La facilidad de acceso a amplias reservas de gas ofrece ventajas para ejecutar proyectos termoeléctricos que ampliarían el potencial de desarrollo de la región.



Un proyecto del que se habla con entusiasmo en la región, impulsado por el gobernador del Meta, es la compra de una refinería a Estados Unidos. Se construiría en la región del Apiay.



Agricultura



La vía al Llano facilitará el comercio agrícola y abrirá posibilidades para productos como arroz, cítricos, plátano y el desarrollo de la piscicultura, entre otros. Hay proyectos grandes en marcha en palma africana y caucho, con inversiones de British Petroleum y Cordicafé, entre otros.



Turismo



El ecoturismo es una opción obvia en esta región por su diversidad de especies animales y vegetales. Hay, por ejemplo, un proyecto en Villanueva (cerca de Puerto López) para parcelar 1.200 hectáreas para recreación y siembra de frutales.



Ganadería



Con la inauguración en pocos meses de un gran frigorífico con capacidad de sacrificio de 550 reses diarias, se reactiva el negocio ganadero. Además, recibirán impulso las actividades derivadas como la curtimbre, la marroquinería y el uso de otros insumos del ganado. Se puede pensar en el montaje de una gran comercializadora de carne para abastecer el centro del país.



Infraestructura



La vía al Llano deberá reactivar el interés por otros proyectos viales en la región. Si se terminan los 80 kilómetros (que serán dados en concesión) para comunicar a Tame con Arauca, esta región quedará comunicada con la Troncal del Llano. También faltan 13 kilómetros de pavimento entre Sogamoso y Yopal, reduciendo el tiempo de viaje entre Yopal y Bogotá. La carretera abriría posibilidades de explotación de nuevos productos en el departamento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?