Las propuestas de Angelino

| 10/27/2000 12:00:00 AM

Las propuestas de Angelino

El Ministro de Trabajo lanza dos polémicas propuestas: cambiar el sistema de pensiones y flexibilizar al máximo la legislación laboral.

Angelino Garzón , ministro de Trabajo, está lanzando propuestas controvertidas. Parece estar empeñado en hacerse oír de los sindicatos, los empresarios y el país en general. No quiere pasar inadvertido. En las dos horas que compartió con los editores de Dinero, sus planteamientos fueron suficientes para cambiar radicalmente el sistema de pensiones vigente, revolucionar la legislación laboral y transformar el Instituto de Seguros Sociales desde sus cimientos. Va a generar un profundo debate, rechazo, críticas y seguramente voces de apoyo. Su iniciativa en materia de pensiones es polémica, les cambiaría las condiciones a los inversionistas privados y las expectativas a los que hoy están conformando su ahorro individual en los fondos privados de pensiones. Los sindicatos y los empresarios van a tener mucho de qué hablar con la propuesta de Angelino Garzón de crear un artículo único laboral en el que las relaciones entre empresarios y trabajadores quedan totalmente libres, sin inflexibilidades.

Angelino Garzón es un técnico en electricidad y comunicador social recién graduado. De 53 años llegó al Ministerio de Trabajo con 2 obsesiones heredadas y 2 nuevas: dialogar y concertar, las relaciones entre trabajadores y empresarios --que desde su óptica son los pilares de la democracia-- el sistema pensional y el Instituto de Seguro Social.



Estos cuatro desvelos son propios de un hombre que se define así: "Yo soy un ministro de procedencia de izquierda, no tanto sindical. Yo sí fui líder sindical activo hasta el 90 y legitimo el sindicalismo como una institución importante de la democracia y me siento orgulloso de mi pasado sindical, pero reivindico mucho más mi condición de ser un hombre que ha venido construyendo y aportando a una opción de izquierda democrática de carácter civilista en el país".



Las siguientes son las propuestas del Ministro, las que van a generar más de una discusión. Las que obligan al país a repensar su sistema de seguridad social.



Reforma de Seguridad Social



¿Cómo piensa atacar el problema pensional del país?



Hay que corregirlo, porque de no hacerlo generaría una crisis financiera en el Estado. Hay que pensar en un acuerdo en pensiones que le dé solidez al sistema en los próximos 50 años. Un acuerdo que a partir de lo planteado por la ley 100 se haga más sólido.



¿Dónde estaría la solidez de este nuevo sistema?



Estamos proponiendo un sistema de dos pilares: uno de capitalización como el de los fondos privados y otro de prima media. En la práctica, todos los trabajadores cotizarían por los primeros tres salarios mínimos al sistema de prima media y por el resto harían contribuciones individuales al sistema de capitalización. Este modelo permite una mayor solidez al sistema, elimina los subsidios que se dan en el ISS a los trabajadores de altos salarios y es más equitativo en su conjunto. Los fondos privados podrían manejar los recursos de prima media además de las cuentas individuales.



A los fondos privados no les gustaría meterse en prima media...



¿Quién sabe?



¿No cree que sería asumir bastante riesgo en un nuevo sistema de prima media, un sistema que se ha demostrado no es sostenible porque la población ha envejecido?



No, porque es hasta tres salarios. Aquí, por muy alta que sea la pensión, el beneficio es bajo, porque es hasta tres salarios. De tres salarios hacia arriba, el ahorro es individual.



¿Lo que falte para pagarle a una persona con ingresos por debajo de tres salarios de dónde provendría?



Es un punto de solidaridad de los fondos. Los fondos trabajarían el esquema de solidaridad social, porque las empresas no solo deben presentar balances financieros, sino también sociales. Yo creo que es muy importante retomar el concepto de la solidaridad social, que parte de un principio básico: el que más ingresos tiene, debe subsidiar al que menos tiene.



¿Le van a trasladar una parte del problema del ISS a los privados?



Y una parte de los problemas privados al ISS, el riesgo es compartido.



Respecto al actual sistema de seguridad social, ¿cuáles serían las innovaciones de su propuesta?



Se crearía el sistema de recaudo único, en materia de seguridad social. En materia de pensiones y riesgos, el recaudo lo haría una entidad que podría estar adscrita al Ministerio de Trabajo. En salud, igual. Es el sistema español que tiene grandes ventajas y se hace un trabajo conjunto entre el sector privado y público para controlar la evasión.



En cuanto el problema de la deuda pensional, ¿cuál es su propuesta?



Creo que hay que pensar en una modificación de las semanas cotizadas. Entre el período del 2010 al 2015 cada año debería haber un aumento de 30 semanas para llegar al 2015 con 1.300 semanas en total. Sobre el punto de la edad, planteo que se puede hacer en dos escalas: en el 2006 aumentar de 57 a 62 años y en el 2015 llegar a 65 años. Además, creo que los trabajadores nuevos que lleguen a Ecopetrol, al magisterio y al poder judicial deberían estar bajo los regímenes de la ley general.



¿Desaparecerían entonces los regímenes de excepción?



Hacia adelante, sí... Respetando lo que hay actualmente. Buscar que por acuerdos bilaterales entre el magisterio, el gobierno, Ecopetrol y la USO, sea posible modificar incluso las condiciones que tienen hoy. Pero lo más importante, con el debate de pensiones, es plantearle al país una propuesta sólida para que para el próximo gobierno eso no sea una preocupación. Igual con el Seguro Social, que concentra la mayor parte del debate pensional.



La revolución laboral



¿Cuál es el problema laboral más importante del país?



El más importante es que trabajadores, empleados y gobierno tengan la capacidad de salir de todo el enredo que ha generado la legislación laboral colombiana y toda la jurisprudencia que se ha creado de los fallos judiciales.



¿Cómo salir del enredo?



La propuesta para corregirlo ha sido el punto de conversación con muchos empresarios regionales, con sindicalistas, con académicos, y es la de encontrar una ley marco que regule todas las relaciones laborales, una reforma laboral con un solo artículo que diga "empresarios por medio de sus organizaciones gremiales, y trabajadores por medio de las centrales obreras o por medio de sus organizaciones sindicales, pueden llegar a acuerdos regionales, sectoriales, por empresas o nacionales, que adquieran fuerza de ley". Aquí hay leyes que no tienen en cuenta que somos un país de regiones, de sectores, que desconocen la particularidad de las empresas.



¿Entonces quedarían sin vigencia las normas laborales actuales? ¿Cada empleador pactaría sus condiciones con sus trabajadores?



Sí, en efecto, la propuesta busca flexibilizar las normas laborales. Que las normas se adapten a las circunstancias de las regiones, las empresas, los sectores y los proyectos. Cada proyecto es diferente, cada nueva empresa necesita unas condiciones específicas para ser viable. Hay que revolucionar nuestra forma de ver las relaciones entre patronos y trabajadores.



El Seguro Social



¿Qué ha pensado hacer con el tema del Seguro Social?



Hay que tomar decisiones. Hay que superar esta crisis hospitalaria tan grande. Revisar el tema de los costos laborales. Algunas alternativas para el Seguro serían las de trasformarlo en una empresa de economía solidaria, implantar el esquema de caja de compensación o crear un mecanismo que comprometa más al sector privado.



¿Qué plantea para el problema de los sindicatos del Seguro?



Se debe renegociar la convención colectiva. Pero hay otro problema que no es solo del sindicato del Seguro, sino que aplica a todo el sistema de salud colombiano, y es el de la autorregulación sindical. Aquí los sindicatos no pueden seguir ejecutando acciones sindicales que, por buenos que sean sus propósitos, terminan atentando contra la propia institución.



¿Cómo quiere ver el ISS en dos años?



Como una empresa donde los trabajadores tengan tanta responsabilidad con su desarrollo que incluso tengan la posibilidad de ser sus dueños. El Seguro podría, además, hacer alianzas estratégicas con el sector privado tanto nacional como internacional y crear una fuerte relación con el sector privado de seguridad social en mecanismos de cooperación y complementariedad.



Empleo



En el tema del empleo usted no pronuncia las palabras mágicas del gobierno... Manos a la obra, Empresa Colombia, Jóvenes bachilleres... ¿Cuál es su planteamiento?



En el tema de empleo, creo que nosotros deberíamos marchar hacia un acuerdo nacional, hacia una política de Estado. Para el empleo, la paz y la seguridad social hay que diseñar políticas de Estado con programas a corto, mediano y largo plazo.



Está lo de "Manos a la obra, Jóvenes bachilleres, Empresa Colombia", pero falta pensar en cómo desarrollar empresas de economía solidaria, cómo hacer mecanismos de acuerdos laborales entre empresarios y trabajadores donde también concurra el gobierno. El tema del empleo no puede ser una responsabilidad netamente del gobierno, debe ser de la sociedad en general.



Usted habla de la necesidad de desarrollar empresas de economía solidaria. ¿Cuál es la propuesta?



Primero, uno no puede seguir trabajando la tesis de que cuando tengamos grandes industrias se va a generar empleo.



En el país se han generado empresas de economía solidaria y social exitosas. Desde micro, pequeñas y medianas empresas. La idea es coordinar lo social y lo empresarial para que sea un factor de desarrollo económico en el país. La experiencia de la reconstrucción del Eje Cafetero es interesante. Se construye rompiendo viejos esquemas en el país. El Forec es una institución del Estado manejada con un criterio de propiedad privada que contrata con formas de la comunidad, estimula formas asociativas y va reconstruyendo tejido social. Uno puede replicar esa experiencia en otros escenarios.



El Ministerio



¿Cuáles van a ser sus prioridades de gestión en el Ministerio?



Mi propósito fundamental en este tiempo es que este Ministerio sea más de lo social que de lo laboral, por eso estoy pensando en cómo encontramos caminos que permitan fortalecer las empresas. No hay que salvarlas solo porque generan empleo, las empresas son claves para el desarrollo democrático del país, están ligadas con el desarrollo económico y social.



No quiero ser un Ministro prisionero de los conflictos laborales, quiero desarrollar un concepto a fondo de la responsabilidad que tienen trabajadores y empresarios para la democracia. Quiero ser un Ministro que piensa en construir y mirar políticas de Estado. Uno tiene que encarar y resolver cosas coyunturales. Pero creo que lo mejor para este país es volver a rescatar el espíritu de la Constitución del 91 para construir una política de Estado. El empleo debe ser una política de Estado.



Hay un problema sobre las políticas a largo plazo y es no tener ministros por períodos más extensos. Aquí el promedio de duración es de 9 meses.



Según ese promedio, que usted calcula, le quedan 7 meses. ¿Cuáles serían los temas prioritarios que quiere dejar avanzados o resueltos? ¿Con qué estaría satisfecho?



1. Quiero consolidar una política de diálogo y concertación, que debe expresarse en el funcionamiento de manera permanente de la Comisión de Concertación. La idea es que eso tenga una continuidad por fuera de si yo soy o no Ministro.



Me sentiría satisfecho con que la Comisión que se instaló el pasado 14 de agosto pueda concertar en uno o dos puntos de los cinco de la agenda y que no se rompa la cultura de dialogar por más hondas que sean las posiciones. Ojalá que eso sea un mensaje que contribuya a afianzar un camino de acuerdos en el logro de la paz. Esa es la primera prioridad.



2. Como Ministro, quiero contribuir a los esfuerzos del Presidente y el Alto Comisionado para la Paz a que el conflicto armado pueda tener una salida negociada a partir de un acuerdo de paz.



3. Me sentiría satisfecho si llegamos a un acuerdo con el tema del Seguro Social que le dé certidumbre a futuro y en el que los trabajadores jueguen un papel decisivo.



4. Me gustaría poder hacer un acuerdo concertado para presentar un proyecto de ley al Congreso de la República que le diera seguridad al país en materia de pensiones, en los próximos 40 ó 50 años. La idea es partir de los ejes que definió la ley 100 y adoptar una propuesta complementaria entre el sistema actual y la nueva propuesta.



5. En materia de empleo, quedo satisfecho si se define una política de Estado y una cabeza visible que la ejecute.



¿Cómo quiere pasar a la historia como Ministro de Trabajo?



No voy a pasar a la historia como Ministro de Trabajo; esto es transitorio. Yo creo que uno pasa a la historia con una trayectoria que uno va construyendo en la vida. Si quiero pasar a la historia como Ministro, tengo que pensar individualmente, en qué me conviene a mí y no en qué le conviene a la sociedad.



¿Cuál quisiera que fuera el titular de esta entrevista?



Empresarios y trabajadores, una sociedad para democracia.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.