Las mejores escuelas de negocios

| 2/11/2000 12:00:00 AM

Las mejores escuelas de negocios

Dinero presenta el más completo estudio sobre calidad académica y éxito laboral para los principales programas de pregrado y maestría en Administración de Empresas.

Es muy común que un profesional comprenda en algún momento de su vida que se equivocó de carrera o, lo que es peor, que debió escoger otra universidad que estuviera más acorde con sus áreas de interés y con su proyecto de vida. El origen de este sentimiento está en la falta de madurez de los bachilleres, pero también en la ausencia de mecanismos de información que les permitan tomar una decisión documentada sobre dónde estudiar. Administración de Empresas no se salva de este "karma", a pesar de ser la tercera carrera de mayor preferencia entre los bachilleres. Ni siquiera los empresarios o los jefes de personal de las compañías pueden reconocer con claridad el perfil profesional de los egresados de las principales universidades. Dinero, con el patrocinio de Top Management, en colaboración con la Corporación Calidad, la entidad colombiana con más experiencia en la medición de calidad, e Invamer Gallup, realizó un estudio que permite evaluar los principales programas de pregado y maestría en administración de empresas no solo desde un punto de vista académico, sino desde la perspectiva de su mercado laboral. Además, se conformó un comité consultivo integrado por representantes de las facultades, el sector privado y los estudiantes, para asesorar el proceso. Así, se realizaron 799 entrevistas telefónicas a egresados y se aplicó el instrumento de recolección de información a 22 decanos (8 de maestría), 509 profesores, 1.294 alumnos y 57 empresarios. La primera conclusión de este estudio es que la formación en administración en Colombia aún tiene un reto gigantesco para adecuarse a las necesidades de un país en pleno proceso de transición hacia la recuperación económica, que enfrenta una crisis social de fondo y que tiene que responder al mercado global con nuevas iniciativas exportadoras y con una profunda transformación tecnológica. La encuesta confirma la intuición generalizada de que las facultades forman más empleados que emprendedores. Algunas escuelas no están incentivando adecuadamente la innovación que se traduzca en nuevas empresas y que pueda atraer capital de riesgo. Sin embargo, ya hay iniciativas muy claras de facultades con orientación emprendedora. No obstante, como en el resto de la economía, las escuelas de negocios sí están en la mitad de un proceso claro de transformación. Esta primera gran evaluación aparece en momentos en que las facultades se están autoevaluando.



Resultados

Los resultados del estudio arrojan grandes sorpresas. En primer lugar, las diferencias en las apreciaciones que hace la academia en un sentido clásico frente a la valoración que hace el mercado de los programas, tanto de pregrado como de MBA. Es así como las carreras que tienen la aceptación más alta en el test de mercado no siempre son las mejor ubicadas en calidad académica. Otra tendencia que se observa es el posicionamiento que han logrado las universidades regionales, tanto que hay programas con valoraciones de mercado y de calidad que los colocan en el mismo lugar de las instituciones bogotanas más reconocidas. Tal es el caso de la maestría de la Autónoma de Bucaramanga, Unab, y de los pregrados de Icesi (Cali), Eafit (Medellín) y del Norte (Barranquilla). Vale la pena destacar la diferencia que existe en la evaluación que hacen decanos, profesores y alumnos sobre las distintas categorías que analizó el estudio. Esto podría indicar problemas de comunicación que no permiten tener una visión común de los programas o la presencia de una cultura poco orientada a la evaluación y a la transparencia en la información, que hace que inclusive la comunidad más cercana no tenga suficientes elementos de juicio para evaluar cuantitativa y cualitativamente los programas. Sorprende el alto desconocimiento que tienen los empresarios (y más preocupante, los jefes de personal) sobre los programas de administración, que se manifiesta en porcentajes que se mueven alrededor del 20% para la opción de no sabe/no responde en gran parte de las preguntas formuladas. El estudio también arrojó datos importantes, como el hecho de que los egresados de pregrado reciben en promedio 2,69 ofertas de trabajo al terminar sus estudios, mientras que los de maestría reciben 2,48.



El estudio

Dinero seleccionó los 21 programas de pregrado en administración y 11 de maestría más reconocidos en el sector empresarial, de acuerdo con los resultados de un estudio sobre el perfil de los ejecutivos realizado por Invamer y un sondeo entre presidentes de empresas que hizo la revista. En las dos fases de la investigación colaboraron 13 programas de pregrado y 10 de maestría. Por esta razón, para algunas universidades solo se cuenta con los datos de egresados (9 instituciones decidieron no participar en el estudio de la Corporación Calidad). El estudio se divide en tres partes: la evaluación académica y de mercado realizada por la Corporación Calidad, para lo cual fueron entrevistados decanos, profesores y alumnos; la encuesta a empresarios y la encuesta realizada por Invamer Gallup a egresados, sobre la que se corrió un modelo estadístico de componentes principales (ver metodología). Las posibilidades de análisis que brinda el estudio son ilimitadas y, sin duda, es una herramienta que permitirá a estudiantes y empresarios tomar una decisión objetiva, de acuerdo con sus necesidades y con lo que le ofrece cada programa.



En administración hay una amplia gama de posibilidades. Algunos programas están muy bien posicionados en los modelos clásicos de educación. Otros se alejan de los esquemas y, aun así, son bien percibidos por el mercado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.