| 6/18/1999 12:00:00 AM

La productividad de los recursos

Por Humberto Cárdenas *



La situación actual del país nos obliga a replantear no sólo los esquemas de negocios, sino las herramientas que permitan monitorear estos nuevos esquemas. Para que una empresa pueda sobrevivir en épocas de turbulencia debe comenzar por su productividad operativa.



Una herramienta para diagnosticar la rentabilidad y la eficiencia en los negocios, poco utilizada en nuestro medio, es el Retorno sobre Activos, ROA, por su sigla en inglés Return on Assets.



El ROA es una medida de la eficiencia operacional en la utilización de los activos de una empresa. Su cálculo más simple es Utilidad/Activos.



Un enfoque evolucionado del ROA propone medir el retorno sobre los activos independiente del costo de mantenerlos; ésta es una medida de productividad pura en la utilización de recursos, sin tener en cuenta el costo de los pasivos y el patrimonio para mantener dicha inversión.



Para ajustar la fórmula inicial se debe reexpresar la utilidad como una utilidad neta operacional, UNO. La UNO se puede calcular en forma simplificada, sumándole a la utilidad neta final los gastos financieros y el efecto de éstos sobre los impuestos.



Otro ajuste conveniente, que se origina en la diferente dinámica de las cuentas del Balance y del Estado de Resultados, es no usar en la fórmula el activo final sino el activo promedio durante el año.



El ROA se puede descomponer en dos elementos básicos: margen sobre ventas y rotación de activos.



Cada componente del ROA juega un papel muy particular. El margen operacional mide la habilidad de la empresa para generar utilidad operacional dado un nivel de ventas: cuánto gana operacionalmente por cada peso vendido. La rotación de activos se puede ver desde dos ángulos, la habilidad para generar ventas dada una inversión en activos o la necesidad de una inversión en activos con el fin de obtener un nivel de ventas. Sin entrar en la discusión de cuál óptica define mejor la situación de un sector en particular, se puede concluir que la rotación de activos es una medida de la eficiencia en la utilización de los activos. Las dos fuerzas del ROA deben ser gerenciadas de forma sincrónica. Nada se gana, de acuerdo con el análisis del ROA, con mejorar la rentabilidad operacional si se sacrifica la eficiencia en el manejo de los activos. De igual forma, una mayor eficiencia en el nivel de activos no se ve reflejada en un mejor ROA si se deteriora la rentabilidad del negocio.



En el siguiente cuadro resumimos la información del ROA para cuatro empresas de un sector X:



















Empresa



ROA

(%)



Rotación

de activos

(veces)



Margen

operacional

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?