| 5/25/2011 12:00:00 AM

La primera dama

María Eugenia Coronado, presidente de Gas Natural Fenosa, es la primera mujer en el listado de las 5.000 que aparece dirigiendo una compañía. ¿Quién es esta poderosa ejecutiva?

Desde su cargo como presidente de Gas Natural Fenosa en Colombia, esta contadora pública egresada de la Universidad Javeriana ha participado en negociaciones de gran calado para adquirir compañías de los sectores de gas natural y energía tanto en el país como en Italia, que han llevado a su empresa a convertirse en una de las grandes jugadoras en el mercado.

La consolidación de los negocios de la multinacional española Gas Natural en el mundo y la compra de los activos de Unión Fenosa -también española-, llevaron a que la operación conjunta en Colombia registrara ventas al cierre de 2010 por $3,3 billones; reportara 4,4 millones de clientes y una planta integrada de 2.200 empleados directos y al menos 15.000 indirectos. Y, de paso, convirtieron este año a María Eugenia Coronado en la primera mujer que aparece dirigiendo una de las empresas más grandes del país, en el ranking de las 5.000 empresas elaborado por Dinero. ¿Quién es esta poderosa directiva?

Bogotana, casada, con tres hijos, disciplinada y con una gran pasión por el estudio, son algunos de los rasgos que caracterizan a la presidente de Gas Natural Fenosa. Pero quizá uno de los atributos determinantes para su ascenso ha sido su gran habilidad para comprar y fusionar empresas, que ha logrado tras años de estudio y práctica laboral.

Empezó su carrera en la firma de consultoría PriceWaterhouse Coopers y como cualquier recién egresada "cargaba maleta y les sacaba punta a los lápices", comenta en tono jocoso. Su experiencia en el sector de consultoría de oil and gas le permitió participar, en 1997, en la asesoría a la entonces recién llegada Gas Natural.

La experiencia y el conocimiento acumulado por cerca de quince años en esta firma le dieron las credenciales para ser llamada por el entonces presidente de Gas Natural en Colombia, Javier Hernández, a trabajar como directora del área económica y financiera.

Durante los tres años que estuvo en este cargo participó en la reorganización de procesos y en la compra de compañías como Gasoriente de Bucaramanga, Gases de Barrancabermeja y Gas Cundiboyacense, que le permitieron a Gas Natural fortalecerse por la vía de las adquisiciones.

El fortalecimiento de su habilidad para negociar compañías llamó la atención de los directivos de casa matriz, que no dudaron en llamarla a ocupar un importante cargo en Italia, donde la compañía adelantaba un proceso similar de adquisición de distribuidoras de gas en el sur del país. "Allí trabajamos en la redefinición de la estructura financiera, cambio de sistemas y actualización de procesos y planificación fiscal", explica la directiva.

La experiencia profesional fue enriquecedora, pero también la personal, pues implicó el traslado de toda su familia: la adaptación de sus hijos adolescentes a un nuevo entorno y la de su propio esposo, que no dudó un minuto en acompañarla en su cruzada pese a que tuvo que renunciar a su trabajo. "Es que no sería posible llegar a donde he llegado sin el apoyo de mi familia. El nivel de trabajo y la responsabilidad hacen que muchas cosas se junten al mismo tiempo, pero disfruto mucho mi trabajo y vivo tranquila porque esa tranquilidad me la da mi familia", explica.

Los resultados del trabajo en Italia trajeron consigo un nuevo desafío: en 2007 fue convocada a participar en un proceso de selección para dirigir la operación de Gas Natural en Colombia, al lado de varios ejecutivos españoles.Desde su llegada, se empeñó en conformar un equipo de alto nivel que es el encargado de acompañarla en las decisiones, actualmente integrado por 18 ejecutivos, entre ellos seis mujeres.

Y Colombia es uno de los pocos países donde esta multinacional tiene tan elevado número de mujeres como integrantes del comité de dirección. "No es un tema de género el que tengamos en Colombia tantas mujeres, más bien tiene que ver con que el talento prima y el que lo haga mejor llega a una alta posición", aclara.

Una de las principales ejecutorias durante su gestión al frente de Gas Natural ha sido el duplicar el número de clientes. "Hemos crecido en un millón de clientes entre 2007 y 2011", sostiene.

Pero sus desafíos no acaban. La fusión de operaciones en Colombia de Gas Natural con Electricaribe, la firma que era propiedad de Unión Fenosa, se ha convertido en un reto. Aunque desde hace más de un año arrancó el proceso de unificación corporativa, apenas el primero de abril asumió como presidente de la empresa integrada. "Asumí desde ese momento toda la responsabilidad corporativa a nivel país porque a finales de marzo de este año la persona que manejaba el tema eléctrico se fue de la compañía".

Aunque reconoce que son dos culturas corporativas diferentes, no se amilana frente al reto porque lo suyo ha sido trabajar en fusiones y adquisiciones. Más allá del manejo interno, otro de los desafíos implica mejorar los indicadores de Electricaribe en reducción de pérdidas de energía -que está en 29%, por encima del promedio del sector, de un 14%- y bajar el índice de morosidad de los clientes, que genera pérdidas a la empresa.

El reto para María Eugenia Coronado luce enorme en estos momentos. Pero confía en que su conocimiento, el respaldo de su equipo y el acompañamiento de su familia serán el soporte para sacar adelante esta nueva empresa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?