| 10/1/2010 12:00:00 AM

La oportunidad interior

El Presidente de Zemoga, una agencia que desarrolla innovación digital, cuenta su experiencia en Colombia, de dónde surgen las soluciones para sus clientes, casi todos ubicados en Estados Unidos, y las posibilidades que tiene nuestro país.

Durante los últimos ocho años he promovido el talento creativo y la innovación tecnológica de Colombia a compañías del Fortune 100 de Estados Unidos, de una manera honesta, abierta y, sobretodo, con gran orgullo. En ese tiempo nunca me escondí detrás de la cortina conveniente de ambigüedad que el "nearshore outsourcing" a menudo le presenta a los clientes de nuestros servicios. No tuve miedo de admitir dónde se estaba llevando a cabo el trabajo.

Convertí en oportunidad lo que muchos consideraban una desventaja y promocioné a Bogotá en todo lo que hicimos, incluso en nuestro infame eslogan "Desde Bogotá con Amor". Decidí dejar de darle vueltas al asunto, encarar la ignorancia y permitirle al inmenso talento de este glorioso país valerse por sí mismo. No éramos un juego de producción de materia prima a bajo precio, éramos un proveedor de primera línea; tan bueno, o mejor, que cualquier agencia de Nueva York o de la Costa Oeste.

Yo creo que ustedes no conocen realmente la oportunidad que tienen aquí. Colombia vive la encrucijada crítica de la curva de adopción tecnológica. Las compañías están en una posición de tomar ventaja de la demanda digital global y tienen el talento para innovar y así responder a esa demanda.

Esto es conocimiento de primera mano. ¿Por qué? Porque Zemoga, mi agencia, ha estado proporcionando innovación digital de calidad internacional para el mercado estadounidense con clientes como Sears, Continental Airlines, Nickelodeon, HBO, Rodale, Pfizer y Toyota. 95% de nuestro negocio es para consumidores de los Estados Unidos. Estos proyectos no son trabajos de producción subcontratada o el resultado de un sitio web-folleto para negocios desconocidos. Son enganches digitalmente innovadores, vanguardistas y estratégicos que crean productos y servicios para ayudar a reinventar la manera en que nuestros clientes negocian. Integran tecnología avanzada en móviles, iPad, 3D, juegos y realidad aumentada, e impulsan APIs (Interfaces de Programación de Aplicaciones, por sus sigla en inglés) a través de múltiples canales, incluyendo redes sociales como Twitter y Facebook.

En algunos casos hemos sido reclutados con total conciencia de que nuestros esfuerzos son críticos para el éxito a largo plazo de un determinado negocio. Lo que quiero compartir con ustedes es lo hermoso de todo este trabajo condecorado, que ha propulsado a Zemoga como una de las mejores agencias digitales de Estados Unidos, y que fue creado en este país por 120 colombianos talentosos y apasionados, que tienen lo que solo puedo describir como motivación sobrehumana para impresionar y alcanzar cosas grandes para nuestros clientes.

¿Cómo es esto posible? ¿Compañías líderes americanas viniendo a Colombia en búsqueda de innovación digital a nivel corporativo? Es simple para mí. Colombia se ha beneficiado de una inversión internacional temprana y vanguardista que solo va a continuar creciendo con los cambios recientes en su índice de grado de inversión. Las universidades son de calidad superior y producen talento motivado y capacitado que es consciente de lo último y lo mejor que tiene para ofrecer el paisaje tecnológico. El sistema político ha proporcionado la oportunidad, el apoyo y la seguridad para unos cimientos estables en los cuales una cultura de innovación puede prosperar. Hay que recordar que si la placa de Petri se rompe, las células no pueden dividirse.

El resultado de estos cimientos ha sido una polinización, un consumo profundo y un entendimiento de lo que yo llamo "la estética del consumidor americano". Se trata del ingrediente secreto que separa al talento colombiano de muchos otros "mercados emergentes". Ellos lo entienden. Cada vez más piensan, se comportan, hacen transacciones y se enganchan on-line como los estadounidenses. Y no se trata de una tendencia "emergente". Nunca pasa desapercibido cuando un concepto de televisión colombiana, como "Betty, la fea", resulta altamente exitoso en los Estados Unidos, lo cual es un gran indicador de influencias culturales. El gato de Colombia no está 'encerrado' y tiene ideas audaces e innovadoras para compartir.

En tanto continúen observando cómo compañías líderes alrededor del mundo están adoptando tecnología de maneras vanguardistas que mejoran la vida de las personas, comenzarán a tomarse en serio la necesidad de reconocer y dirigirse al comportamiento de cambio acelerado del consumidor colombiano, y a considerar su creciente acceso a la tecnología como el catalizador. Me gustaría pensar que, tal vez, El Dorado ha emergido por fin y su tesoro se ha transformado en un ejército de innovadores creativos que será la fuerza y el impulso de esa oportunidad interna y desconocida.

 

* Conferencista invitado al Congreso Colombiano de Comunicaciones Publicitarias 2010

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?