| 9/16/2005 12:00:00 AM

La multinacional visionaria

Carvajal se abrió al mundo en estas cuatro décadas de experiencia. En este proceso aprendió a implementar distintas estrategias de internacionalización y les aportó a Colombia y a los otros 17 países donde tiene presencia.

A finales de los 90, la Cepal organizó un estudio sobre los principales grupos económicos de la región, que publicó con el título Grandes empresas y grupos latinoamericanos (1998), que incluyó un capítulo sobre el caso colombiano, del economista Wilson Pérez. Entonces, se hizo evidente una realidad. Los grupos económicos en Colombia además de ser pequeños, si se comparan con los de Argentina, México, Chile y Brasil, no presentan una trayectoria internacional destacada. De aquí el mérito de la empresa vallecaucana Carvajal. Cuando casi todas las compañías del país se ocupaban de aprovechar y crecer bajo el modelo de protección estatal, tres décadas antes de que se hablara de apertura, los Carvajal, en una actitud visionaria, miraron hacia afuera. La apuesta de esta familia de pasar de ser una "empresa colombiana con operación en varios países a ser una compañía multinacional con sede en Colombia", tiene valor en el contexto actual en el que muchas de las grandes compañías nacionales están siendo vendidas al exterior.

100 años de historia empresarial enseñan que una gran empresa no se hace de la noche a la mañana. Y tampoco la conquista de los mercados externos. Hoy las 12 empresas del grupo Carvajal están presentes de forma directa en 18 países y cuentan con oficinas que exportan a países en los cinco continentes. Además, tienen cerca de 5.000 empleados en el exterior, laborando en más de 42 plantas y oficinas. Pero toda historia tiene un comienzo. En 1961, Manuel Carvajal Sinisterra, quien presidió Carvajal & Cía. entre 1939 y 1971, realizó la primera inversión de la compañía fuera del país, en la Corporación Gráfica de Puerto Rico para producir etiquetas y cajas plegadizas que operó hasta 1976. Esta primera apuesta en el mercado de etiquetas tenía sentido, pues Carvajal había demostrado ser muy buena en este campo. La operación fue la culminación de una temprana vocación cosmopolita de la familia Carvajal, que en las primeras décadas del siglo XX aprendió a mirar más allá trayendo tecnologías como las imprentas, educándose en el exterior y representando casas extranjeras para el comercio.

Un aspecto de gran valor es que la Corporación Gráfica de Puerto Rico no tuvo éxito. "Aprendimos mucho. Varios de los participantes en esta experiencia luego ocuparon altos cargos en la compañía", dice Gerardo Carvajal, presidente de la junta directiva de Carpak. Entonces la década del 60 fue de un aprendizaje que luego se aprovechó en los 70, bajo la presidencia de Jaime Carvajal Sinisterra, que proyectó a Carvajal al exterior. "No se le puede reconocer el desarrollo de la empresa a personajes específicos. En Carvajal todo es resultado del trabajo en conjunto", agrega Gerardo.

Desde el comienzo, aprovechar la capacidad innovadora de sus empresas fue la piedra angular de la internacionalización del grupo. Carvajal siempre tuvo claro que debía ser fuerte en Colombia antes de salir a otros mercados. El caso más destacado fue el de Publicar que nació en 1958 con el directorio telefónico de Bogotá, con novedades que incluso en Estados Unidos no se habían implementado. Esto le permitió llegar poco a poco a cada uno de los países de la región en las dos décadas siguientes. Publicar fue la punta de la lanza en la internacionalización. Carvajal se expandió primero a los países vecinos, además de Chile, Estados Unidos, Centroamérica y México, y más tarde a Brasil, Argentina y España.

Así como Publicar, los otros negocios también crecieron aprovechando la calidad e innovación en los productos. Las formas eficientes, los empaques y las cajas entraron con facilidad en los mercados regionales. Norma se dio cuenta de que no había una gran editorial en la región y con sus fortalezas en el segmento escolar creció en los 80 y 90. Los libros animados de Mancol que se llegaron a exportar a todo el mundo son otro ejemplo. Pero cuando el negocio se hizo poco rentable por la competencia china y el desarrollo de los medios interactivos, Carvajal no fue rígido y lo dejó. Luego, cada empresa de Carvajal vivió su propio proceso de internacionalización y hoy hace un aporte a los países donde tienen presencia.

En los 80 y 90, la presidencia de Adolfo Carvajal Quelquejeu continuó con el dinamismo internacional de la empresa, no solo en el "vecindario" como él llamaba a la región sino en otros mercados. Adolfo entendió la importancia de enfocarse para tener empresas fuertes en mercados globales. En 1995 creó una holding que agrupa 9 empresas y más de 30 unidades de negocios distintas, lo que ha sido fundamental para la internacionalización.

Según Humberto Serna, profesor de la Universidad de los Andes y quien participó en la expansión internacional de Carvajal como director de Carvajal libros, hay tres factores esenciales en su internacionalización. "La búsqueda de la calidad, una activa participación en ferias internacionales y también su capacidad para realizar alianzas internacionales". Los distintos reconocimientos a la calidad de las empresas de Carvajal en estos años comprueban su tesis. Alianzas como la que firmó con Chimolsa en Chile en 1994, hacen evidente que Carvajal entendió la necesidad de tener ayuda de terceros para aprender de mercados tan difíciles como los latinoamericanos. De hecho, tener inversiones en tantos países ha sido clave para Carvajal, por las dificultades cambiarias y políticas de la región.

Para Carvajal, crecer en el exterior no ha sido un camino de rosas. Ha tenido grandes tropiezos en México y Venezuela. Pero su temprano inicio le permite ir un paso adelante de los demás. Gerenciar una organización tan compleja, por los mercados y desafíos que enfrenta, es una prueba de aprendizaje, que muchas multinacionales no pasan. Desde Cali, Carvajal está cumpliendo su objetivo de convertirse en una multinacional colombiana. Hacia el futuro, viene más especialización y aprovechar cuatro décadas de aprendizaje.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?