| 5/25/2007 12:00:00 AM

La hora de cosechar

Después de un período intenso en compra de compañías en el extranjero y de enfocarse en sus negocios, los grandes grupos económicos están dedicados a consolidar sus inversiones. Sin embargo, no se descartan nuevas ventas y adquisiciones.

Durante los últimos siete años, los conglomerados empresariales del país se dedicaron a sanear su portafolio de compañías -vendiendo las que no eran prioritarias para su negocio principal- y a diversificar el riesgo país. Después de la crisis de finales de los 90, la mayoría de grupos que estaban concentrados en el mercado interno, salió a buscar oportunidades en el exterior, y los que ya tenían algún avance en la internacionalización, profundizaron estos procesos.

Es así como se vendieron compañías insignia del Grupo Santo Domingo, como Avianca, Bavaria, Caracol Radio y DirectTV; del grupo Empresarial Antioqueño como Coltabaco; de la Organización Ardila Lülle como Cervecería Leona; y de Inversiones Sanford, que hace unos meses le vendió Petco al grupo mexicano Mexichem. También está a punto de definirse la venta de la Casa Editorial El Tiempo, de la familia Santos.

El ejemplo más extremo es el de Santo Domingo, que hace cinco años tenía 130 empresas en distintos sectores de la economía, y hoy apenas ronda las 20. Esta familia pasó de manejar un conglomerado local con presencia internacional, a ser dueño del 15,1% de SABMiller, la segunda cervecera más grande del mundo, gracias al intercambio accionario que logró con la venta de Bavaria.

En otros casos, la venta de empresas logró darle mayor transparencia a las organizaciones, y ayudarles a enfocarse y a crecer, en Colombia y en el exterior. El Grupo Nacional de Chocolates, por ejemplo, separó la actividad productora de la inversionista, y montó una plataforma de producción en Centroamérica, que le ha permitido cubrir esa región sin los sobrecostos arancelarios que tendría que asumir haciéndolo desde Colombia. En total, el grupo tiene ventas en 66 países, y hoy hace el 26% de sus ventas en el exterior, cuando en 2000 estas solo representaban el 15%.

El Grupo Argos, por su parte, logró voltear la composición de su negocio a raíz de su ingreso a Estados Unidos. En 2005, el 55% de sus ventas correspondían a cemento, y el 45% a concreto. El año pasado, las ventas de concreto ya pasaban el 59%.

Otra empresa que ha profundizado su internacionalización es Biofilm, de Inversiones Sanford. Esta compañía ya hacía el 57% de sus ventas en mercados internacionales en 2004, pero en los últimos tres años ha sido mucho más agresiva, al punto que ya el 70% de sus ventas proviene de mercados externos, siendo México y Estados Unidos los más dinámicos.

La Organización Corona, por su parte, dio un paso adelante en su labor exportadora y adquirió dos compañías en Estados Unidos (Mansfield y Orchid Ceramics), lo que le permitió ganar mayor participación en ese mercado, y complementar su oferta de productos. Hoy tiene ocho empresas en Colombia, dos en Estados Unidos y abrió una en China en 2005.

Hay otros grupos, como la Organización Ardila Lülle, que ha optado por mantenerse en el mercado local. Este conglomerado, que a finales de los 90 estuvo en una situación muy difícil, tiene hoy un amplio programa de inversiones en cada una de sus empresas, y ha obtenido una gran fortaleza con su nueva línea de negocio de etanol. Actualmente, abastecen el 60% del este mercado en el país.

Por su parte, el sector financiero ha sido uno de los de más movimiento en los últimos años. Davivienda, del grupo Bolívar, compró Granbanco-Bancafé el año pasado; el Banco de Bogotá adquirió Megabanco; GE Money entró como socio de la Red Multibanca Colpatria, y Bancolombia acaba de comprar Banagrícola en El Salvador. A lo anterior se suma que HSBC entró al país, gracias a que compró internacionalmente Banistmo.

Los grupos ya hicieron sus movidas y están dedicados a cosechar lo que sembraron en los últimos años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?