| 2/18/1998 12:00:00 AM

La Fina

Un producto antiguo que no envejece. Sin alterarle una coma a sus estrategias de mercado, La Fina se ha mantenido vigente durante décadas.

La Fina es tan común en la cocina colombiana como la arepa, el arroz o el patacón. Es inalterable. El empaque dorado metálico, la forma de cubo, el logo azul, las propagandas con Gloria Valencia, Pacheco y Susana Caldas. Y el mismo jingle pegajoso de toda la vida.



Estos criterios radicalmente conservadores han dado un rendimiento admirable, pues La Fina se mantiene en la cúspide de la recordación. Con un producto confiable, un estricto control de calidad, un sistema de distribución capaz de llegar a los consumidores más pequeños y una presencia limitada en el medio publicitario masivo por excelencia, la televisión, ha logrado sostener una imagen fresca por un largo tiempo.



Es necesario mencionar, sin embargo, que esta defensa basada en el apego a lo tradicional podría no ser la mejor táctica hacia el futuro. La recordación de la marca bajó de 46% en la encuesta de 1995 a 39% en esta ocasión. Entre tanto, la recordación de su rival más cercano, Rama, aumentó de 26% a 29% y la de Natura subió de 3% a 8%. La batalla se está librando, de nuevo, en el terreno de los consumidores más jóvenes. La recordación de los consumidores de La Fina es más alta entre los mayores de 35 años, mientras que la recordación de Rama aumenta en los grupos más jóvenes.



La distribución depende fundamentalmente de las tiendas de barrio, al margen de los grandes supermercados. Ellas canalizan cerca del 75% de las ventas. Este sistema está muy cerca del que se empleó en el lanzamiento del producto, en los 60, que fue la venta de casa en casa.



La Fina siempre ha sido cuidadosa en el control de calidad. Tres veces al año envía muestras a Dinamarca para examinar su pureza y consistencia. Este año se está preparando para exportar a Venezuela.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?