| 10/15/2004 12:00:00 AM

La cifra es 4%

Economistas consultados trimestralmente por Dinero esperan que la tasa de crecimiento del PIB sea de 4% en 2004 y 2005. Tendencias para lo que resta del año.

La economía colombiana cerrará este año con un crecimiento de 4% y conservará una tasa similar en 2005. Esa es, en general, la percepción de varios economistas de centros de investigación y de entidades financieras consultados por Dinero. La cifra no es muy alta, frente al 4,5% de aumento del PIB que la CEPAL espera para América Latina, pero sin duda las proyecciones han ido mejorando. Hace un año, en octubre de 2003, el mismo panel de economistas pensaba que 2004 terminaría en Colombia con un deslucido 3,2%.

Aunque para efectos prácticos el año parece terminado, todavía le quedan varias pruebas. Falta que se hagan los pedidos del comercio a la industria en noviembre, que se concreten las ventas de Navidad, que se recojan las cosechas del segundo semestre, que el gobierno decida el monto de sus últimos giros y que se determine el salario mínimo, entre otras cosas.

Por eso, todavía hay campo para diferencias de opinión sobre los resultados de fin de año. En el sondeo de Dinero, la mayor discrepancia aparece en el tamaño del déficit fiscal. El rango va del 2,4% del PIB de Alberto Bernal, de IdeaGlobal, al 3% de Eduardo Sarmiento, de la Escuela de Ingeniería. El promedio de los encuestados ubica el faltante de las finanzas públicas en 2,6% del PIB en diciembre.

Frente al comportamiento del dólar, los analistas muestran mayor acuerdo. Piensan que el precio de la divisa no se moverá mucho de los niveles actuales de $2.600 por dólar. En promedio esperan que se ubique en $2.654 el 31 de diciembre, una revaluación anualizada de 4,6%. Para Suvalor, la entrada de remesas y de divisas de exportadores, explica la revaluación del último trimestre. "Los cafeteros, según datos históricos, incrementan la venta de dólares entre noviembre y diciembre", sostienen. Opinan que otras actividades como la compra de divisas a cambistas profesionales y la inversión extranjera también motivarán ese comportamiento.

Los encuestados esperan una inflación de 5,9%, menor que el 6,5% de 2003 y apenas ajustada a la meta del Banco de la República que ubicaba el aumento de los precios al consumidor entre 5% y 6% para el año. Luis García, de la Javeriana, explica que la revaluación del peso ayudó a reducir presiones de los precios del petróleo y facilitará la consecución de la meta.

También creen que la DTF de 7,8% promedio para el año, ligeramente inferior a 7,9% de 2003, será la última que esté en esos niveles. La mayoría prevé aumentos hacia el futuro.



Buena pinta para 2005

Las proyecciones para 2005 no se han modificado mucho. En abril, el consenso de los especialistas ubicaba el crecimiento del año próximo en 3,9% y la revisión de octubre la subió a 4%.

La predicción de los economistas consultados para 2005 se funda en tres variables: la expansión del consumo doméstico, la de las exportaciones y el crecimiento de la inversión motivada por el TLC. Pero, como es de esperar, no hay acuerdo sobre la importancia de cada una. Un grupo, en el que está el BBVA, cree que el crecimiento del consumo seguirá basándose en la demanda interna.

Otro cree que la demanda externa será el principal propulsor del crecimiento. "Los altos precios del petróleo permitirán a Venezuela y Ecuador un buen desempeño y, con ello, absorción de importaciones desde Colombia", pronostica Luis García, de la Javeriana.

Otros más, con Anif a la cabeza, creen que el crecimiento mundial mantendrá su ritmo en 2005 y ayudará a conservar un clima favorable para que entren capitales a Colombia, y que las mejores expectativas y la perspectiva concreta de un TLC con Estados Unidos promoverán la inversión.

Un 4% de crecimiento económico está lejos de los 'Países 6', seis naciones emergentes que crecerán más de 6% en 2005 (China, Rusia, Ucrania, India, Rumania y Nigeria), pero es suficiente para que Colombia esté en el club de 11 economías emergentes que crecerán entre 4% y 6%.



Los riesgos del año

Los economistas ven algunos factores internacionales que afectarían el crecimiento el año próximo. Para el BBVA, los problemas pueden llegar con un incremento muy agresivo de intereses en las economías industrializadas. Esto provocaría la salida de capital de los mercados emergentes, aumentos de tasas de interés domésticas y problemas cambiarios. Un disparo inesperado de la inflación en Estados Unidos podría inducir ese salto de intereses, dice Alberto Bernal, de IdeaGlobal. "Generaría un ajuste desordenado de las tasas de interés mundial, por la apariencia de que la Fed está rezagada en su ajuste monetario", señala.

Otro temor que comparten Goldman Sachs, Corfivalle y el Cede, de la Universidad de los Andes, está en el deterioro de las tasas de crecimiento mundial, que a su vez depende de factores como el precio del petróleo.

En el frente doméstico, Ricardo Durán, de Corredores Asociados, piensa que el elemento que más retardará el crecimiento en 2005 es el final del ciclo de expansión de la construcción. Los encuestados también ven amenazas en la menor producción de petróleo, en el aumento de las importaciones por la revaluación, y en la reducción del consumo por la reforma tributaria.



Y dale

En general, los economistas señalan que el principal riesgo para el futuro colombiano está en el déficit fiscal. ¿Trillado? Sí, pero el problema subsiste.

Anif hace un buen resumen de la preocupación general de los encuestados. "La situación fiscal todavía sigue siendo un tema de preocupación y en la medida en que no tenga una pronta solución, el país será muy vulnerable a los cambios en la política monetaria internacional, más concretamente al aumento de tasas de interés de los países desarrollados y a otros choques internacionales".

Con lo fiscal en orden Colombia tendría un buen bienio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?