La bola de cristal

| 1/24/2003 12:00:00 AM

La bola de cristal

El consenso de los expertos apunta a un leve repunte de la economía en medio del apretón fiscal. Habría estabilidad cambiaria y tasas de interés manejables.

Reconocidos analistas económicos y financieros aceptaron la invitación de Dinero para sacar su bola de cristal y ponerle números al desempeño de la economía colombiana en el año 2003. El principal resultado de esta encuesta trimestral entre expertos nacionales y extranjeros es un mensaje de optimismo: este año será un poco mejor en materia de crecimiento que el 2002.



El promedio de la encuesta señala que la economía crecerá un 2,1% del PIB, mientras que en 2001 se registró un 1,6% (ver cuadro). Hay una amplia dispersión en los resultados. Varios de los analistas sitúan la cifra cerca de un medio punto porcentual por encima de la meta oficial del gobierno, de 2%, pero también hay otros expertos que creen que el crecimiento cerrará alrededor de 1,5%. Entre los factores que causan más incertidumbre y que inciden a la baja están una posible arremetida de los grupos alzados en armas que afecte el mayor optimismo reinante; la prolongación de la crisis de Venezuela; y la velocidad y vigor con que se recuperará la economía de Estados Unidos, en un contexto de amenaza de guerra con Iraq. Estos dos últimos factores afectarían el desempeño exportador, que se espera sea un motor importante de crecimiento este año.



El apretón fiscal



La concreción del programa de ajuste con el FMI, luego de la aprobación de las reformas tributaria y pensional en el Congreso, llevó a los analistas a reducir un poco su estimación de déficit fiscal para el sector público consolidado. Ahora, el promedio de las proyecciones de la encuesta de Dinero apunta a un déficit de 2,9% del PIB, una cifra superior a la meta oficial de 2,5% del PIB, mientras que en octubre pronosticaban un déficit de 3,0% del PIB en el 2003. Para este año, a diferencia de los anteriores, las proyecciones oficiales de ingresos tributarios se hicieron con una tasa realista de crecimiento (2%), por lo cual una posible explicación de la divergencia entre la proyección oficial y la de los analistas se relaciona con el componente de mayor gasto militar esperado.



El gobierno está empeñado en fortalecer la seguridad interna, un punto vital en el plan para recuperar la confianza en la economía. Por tanto, es muy probable que en el transcurso del año se materialice una nueva emisión de bonos para recaudar entre 0,1 y 0,3% del PIB, para financiar las necesidades de la Fuerza Pública.



Sin duda, el mayor peligro para el cumplimiento del programa de ajuste sería que la iniciativa del referendo no tuviera éxito. Según estimaciones del gobierno, el referendo aporta un 0,7% del PIB al ajuste de 1,66% planteado para el 2003. Así mismo, un incumplimiento del programa de ajuste llevaría al gobierno a necesitar más recursos para financiarse, lo cual podría incluso presionar considerablemente al alza la tasa de cambio, más allá de lo esperado hoy por todos los analistas.



El dólar



Para el 2003, los analistas nacionales esperan una mayor tasa de devaluación que los extranjeros. Si bien el consenso ubica la tasa de cambio en $3.029 a finales de 2003, los expertos criollos esperan una devaluación nominal de 7% y los extranjeros de 2%, en promedio.



Según los intervalos de confianza calculados por Dinero, con base en las cifras de enero de 2003 de los expertos, la tasa de cambio se ubicará entre $2.921 y $3.136 con un 95% de probabilidad al cierre de este año (ver cuadro). Esto implicará que la tasa de cambio real, hoy favorable para los exportadores, se mantendrá cerca de su nivel actual durante el año, en particular considerando que se espera una inflación baja aunque no muy inferior a la de 2002 (6,99%).



La inflación



Al comparar las proyecciones de inflación realizadas en octubre del año pasado con las más recientes, se observa que los analistas reconocen las crecientes presiones sobre la variación en los precios al consumidor en este año. Los extranjeros esperan que el año cierre en 6% y los nacionales esperan que este indicador alcance un 6,2%, en promedio, cuando en octubre estas cifras eran de 5,8% y 5,7%, respectivamente. La mayoría reconoce que la reforma tributaria en su capítulo de IVA aportará casi 0,8 puntos porcentuales a la variación del IPC en el año 2003.



El reciente aumento de un punto porcentual en las tasas de intervención del Banco de la República va encaminado a amainar estas mayores expectativas de inflación. El año pasado se incumplió la meta de 6% y alcanzó un 6,99% por un repunte atípico en los precios de los alimentos y una mayor devaluación, lo cual le propinó un golpe a la credibilidad del Emisor en materia de cumplimiento de la reducción y estabilización de la inflación.



Otras proyecciones



Respecto a las tasas de interés, los analistas pronostican que serán un poco más altas en el 2003 en comparación con el año anterior. Según el consenso, la tasa de interés DTF, para certificados a 90 días, se situará en 8,8% en promedio durante este año. La divergencia entre la proyección de analistas extranjeros y nacionales es mínima, pues los primeros creen que la DTF promedio será de 8,6% y de 8,9% en el caso de los segundos.



Por su parte, los pronósticos de desempleo continúan siendo bastante elevados para este año. El consenso indica que el desempleo urbano será de 15,3% al finalizar el 2003, apenas unos puntos porcentuales por debajo del más reciente dato de 15,5% correspondiente a noviembre de 2002. Sin embargo, la variación entre las proyecciones de los expertos es considerable, pues los intervalos de confianza señalan que esta cifra tiene una probabilidad de 95% de situarse entre 14,3% y 16,4% al cierre de este año. En últimas, los logros en este campo dependerán de que la renovada confianza empresarial observada en algunas encuestas se materialice en mayor inversión y crecimiento.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.