La apuesta de las acciones

| 1/25/2002 12:00:00 AM

La apuesta de las acciones

Si se invierte con una perspectiva de largo plazo, este puede ser el momento de comprar acciones en Colombia y Estados Unidos.

Invertir en renta variable es una opción destinada a los inversionistas más aventurados y que están dispuestos a manejar las oscilaciones de las bolsas de valores, sobre todo en los mercados internacionales donde la volatilidad es mucho más alta que en Colombia. Pero también puede ser una opción para aquellas personas que más que jugarle al precio de las acciones, quieren obtener una renta por la repartición de dividendos.



En el caso colombiano, el mercado todavía es muy cerrado y no hay esa respuesta inmediata a las fluctuaciones en las utilidades y en la gestión de las compañías que se presenta en Estados Unidos. Sin embargo, esto empezaría a cambiar con las nuevas normas de corporate governance y la ley del mercado de capitales que impulsa la Superintendencia de Valores. El objetivo de estas reglamentaciones es darles transparencia a los estados financieros y a la gestión de las empresas, y mejorar el acceso de los inversionistas a la información.



La fusión de las bolsas de Bogotá, Cali y Medellín en la Bolsa de Valores de Colombia dio dinamismo al mercado en el segundo semestre del 2001, al registrar un promedio diario de $2.000 millones en acciones transados ($500 millones más que cuando funcionaban independientemente).



Este hecho podría indicar una reactivación del mercado accionario, cuyos volúmenes han caído desde 1997, sobre todo si se tiene en cuenta que en los últimos dos meses el índice representativo de la Bolsa de Valores de Colombia (IGBC) creció 33%, muy influido por el comportamiento de los sectores de cementos, alimentos y financiero. La realidad es que, si bien este crecimiento representa una mejoría en precios frente a los resultados de septiembre, octubre y noviembre, a diciembre los valores del IGBC estaban muy por debajo de los registrados el 3 de julio pasado. Sin embargo, a enero el índice está en 1.127, un alza de 12% frente a julio.



Las perspectivas



Los factores que favorecieron la inversión en acciones en el 2001 y que estarían vigentes para este año son el comportamiento de las tasas de interés, la baja inflación y la apreciación de la moneda, que hicieron más atractiva la inversión en pesos.



Los analistas consultados, por lo general, ven empresas sanas, reestructuradas, más eficientes, menos endeudadas y más dispuestas a pagar dividendos, tendencia que podría impulsar algún tipo de valorización del mercado accionario.



En cuanto a las valoraciones actuales, si bien unos consideran que las acciones están justamente valuadas, otros opinan que están por debajo de su precio y que tienen potencial de valorización. Juan Manuel y Gabriel Aparicio, de Asesorías e Inversiones Isaza, Escobar y Aparicio, creen que "el mercado accionario está justamente valuado, porque ya descontó los factores positivos". Pero para Ricardo Durán, de Corredores Asociados, el mercado está subvalorado si se mira la Q de Tobin, indicador que mide la valoración del precio en bolsa de una acción. El promedio de este indicador para la canasta de acciones que conforman el IGBC es 0,74, es decir, menor a uno y, en teoría, subvalorado.



Los sectores que están jalonando el mercado son cementos, alimentos, financiero y comercio. Este año, se espera un dinamismo importante en las empresas cementeras, teniendo en cuenta que la construcción está dando señales de recuperación después de la larga recesión. De ello, se pueden beneficiar cementeras como Caribe, Paz del Río, cuya acción se ha valorizado en 22% desde septiembre, y Argos, que lo ha hecho en 15% desde septiembre. En alimentos, se destaca Noel, cuyo precio en bolsa ha subido 20% desde septiembre. Por último, nadie duda en incluir a ISA, ya que la mayoría de sus ingresos están garantizados por gozar de precios regulados.



Ligas mayores



En cuanto a mercados accionarios en el exterior, los de Estados Unidos ponen la pauta. Y recientemente han dado de qué hablar. A pesar de que estaban creciendo desde septiembre, en la tercera semana del 2002 se revirtió esta tendencia. Entonces, la pregunta es si el 2002 será un buen año para invertir o aún es demasiado temprano para cantar victoria.



En una perspectiva de largo plazo, la respuesta es sí, siempre y cuando se invierta en acciones de empresas sólidas. Por un lado, el dólar está barato en Colombia y, por otro, la historia muestra que la bolsa de Estados Unidos siempre se recupera y que quien le apostó en el momento de caída, puede obtener muy buenas rentabilidades.





¿Llegó la hora?

Para tener en cuenta




Una inversión en acciones trae altibajos y riesgos. Para encarar este tipo de inversiones es aconsejable diversificar el portafolio y proyectar un horizonte de inversión de largo plazo.

Invertir en acciones no solo está ligado a la valorización de estos papeles. También es una opción para las personas que quieran asegurar una renta, gracias al pago de dividendos.

A la hora de definir el portafolio, hay que tener en cuenta la solidez de los balances de las empresas y el entorno de la economía. Las tasas de interés se van a mantener relativamente estables, a lo largo del 2002, lo cual podría ser un factor de consideración para invertir en acciones.

El mercado de valores en Estados Unidos, que volvió a caer en la tercera semana de enero, siempre se recupera; por ello, puede ser una opción interesante de inversión.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.