| 9/18/2009 12:00:00 AM

ISA

A finales de la década de los 90, Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) era una compañía que no tenía mayor visibilidad y que apenas se estaba recuperando del golpe que le generó el apagón de 1992.

Sin embargo, gracias a su gestión y visión, ISA se convirtió en un grupo empresarial con presencia en Colombia, Perú, Bolivia, Brasil y Centroamérica a través del negocio de transporte de energía eléctrica. Este grupo tiene una red de transmisión a alta tensión de 38.223 kilómetros y viene ejecutando proyectos que le permitirán ampliar su infraestructura en 6.535 kilómetros adicionales.

Además, viene consolidando un proceso de diversificación de negocios en la operación y administración de mercados de energía y en el transporte de telecomunicaciones. En su nueva estrategia de ingresar a negocios de tipo lineal, será el estructurador del proyecto Autopistas de La Montaña.

ISA, con el 52% de su propiedad en manos de la Nación, rompió los paradigmas de crecimiento de las empresas públicas. Fue la primera que se listó en Bolsa y que democratizó parte de su participación accionaria. Hoy, casi el 30% de la compañía está en manos de inversionistas privados y desarrolla prácticas de gobierno corporativo.

"La administración de la compañía se basa en un esquema de gestión que está alineado con los indicadores que define la junta y la estrategia de la compañía. Sin duda, al estar en Bolsa y, en la medida en que ha sido exitosa, ISA ha tenido más notoriedad. Se considera como una de las multinacionales de Colombia y es un referente", explica Luis Fernando Alarcón, gerente de la compañía.

Según Alarcón, si bien la Nación es el accionista mayoritario, es respetuosa de las instancias de gobierno de ISA. "La junta ejerce como máxima instancia de gobierno de la compañía", agrega.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?