Invertir en educación

| 5/2/2003 12:00:00 AM

Invertir en educación

Una buena educación es la mejor herramienta para garantizar el futuro de sus hijos. Es muy importante destinar parte de sus inversiones a este fin.

El eterno dilema de muchos padres es cómo garantizar la educación superior de sus hijos. Definitivamente una buena educación puede ser la mejor inversión para cimentar su futuro. Pero ante un panorama de incremento considerable en los precios de las matrículas es esencial planear con tiempo el dinero que se destinará para la educación para no terminar asumiendo unos costos demasiado elevados. Tradicionalmente, los precios de las matrículas han aumentado por encima de la inflación. Por tanto, conviene evaluar las opciones en este campo.

La decisión de inversión en educación futura debe incluir una serie de consideraciones. Los padres tienen que proyectar cuánto podrá costarles la matrícula de su hijo en el momento de su entrada a la universidad, dependiendo del perfil de la institución a la que asistirá. Si, por ejemplo, consideran que su hijo estudiará en el país, hay algunas opciones interesantes de inversiones en pesos. Si, por el contrario, estiman que estudiará en el exterior podrían cubrirse ante el riesgo cambiario con inversiones en otras monedas.

Así mismo, los padres deben considerar el horizonte de tiempo hasta el momento en que tengan que invertir en la educación de sus hijos pues de él depende su costo futuro. Global Education proyecta que mientras en 2003, el costo total de una carrera en una de las mejores universidades del país puede ascender a $54 millones, para 2013 la cifra ascendería a $117 millones. Esto sería un incremento de 117%.

Las fiduciarias ofrecen planes de ahorro para la educación que invierten en fondos de bajo riesgo. En ellos, el inversionista proyecta sus necesidades futuras para educación y establece un plan de ahorros para alcanzar la meta en el momento adecuado. La opción ayuda al inversionista a organizarse en el ahorro cuyo destino es la educación. No obstante, los planes de ahorro no garantizan el cumplimiento de la meta de ahorro. Se recomienda analizar con detenimiento la fiduciaria, pues además de las diferencias en las rentabilidades de las instituciones también las hay en las penalizaciones por retiro anticipado.

Otra alternativa son los seguros educativos. Estos instrumentos contemplan una única inversión y luego garantizan los costos de la matrícula en la universidad del país que escoja el beneficiario durante 10 semestres. El seguro se ofrece para beneficiarios menores de 13 ó 14 años o para aquellos a quienes les falten mínimo 5 años para ingresar a la universidad, dependiendo del emisor del papel. El monto de la inversión aumenta en la medida en que aumente la edad del beneficiario. Esta inversión puede oscilar entre $9 y $30 millones, dependiendo de las condiciones y calidad del emisor y ofrece diferentes alternativas de financiación para su pago.

Al elegir este tipo de inversión, dado que el momento en que se haga efectiva la póliza puede ser hasta 18 años, es importante evaluar el respaldo de la entidad en la que se adquiere el papel para minimizar el riesgo de contraparte. En Estados Unidos estos papeles son emitidos por los diferentes estados. También es muy importante que quien invierta en seguros educativos destine su dinero exclusivamente para este fin, pues aunque existe la posibilidad de redimir la inversión en cualquier momento las primas de rescate son supremamente elevadas.

Ante un panorama de incremento en los costos de las matrículas en los próximos años, se recomienda destinar parte de los recursos para invertir en el porvenir de los hijos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.