| 6/11/2004 12:00:00 AM

Hoteles: Bien ubicados

Los hoteleros están listos para hacer valer la ubicación estratégica del país. La oportunidad, el turismo de negocios.

Según Cotelco, para 2004 la inversión hotelera en el país será de $250.000 millones. Al optimismo del sector se suman ahora exenciones tributarias y líneas de crédito de Findeter que reactivan proyectos de construcción, ampliación y remodelación en la industria (el complejo turístico y hotelero Merecure, en el Meta; el Dann, en Barranquilla; la segunda torre del Hotel Las Américas, y proyectos en Barú y Amazonas), para capitalizar el incremento en la ocupación hotelera y el potencial aumento del turismo de negocios que los tratados de libre comercio en la región deberían atraer.

El segmento corporativo es la nueva 'vaca lechera' de la industria, pues surgió como fórmula de salvación para afrontar la crisis o como foco estratégico para no depender del turismo convencional, el cual es más sensible a la inseguridad y la mala imagen del país en el exterior.

La integración comercial de la región hace más atractiva esta área del negocio para los hoteles, pues el turismo corporativo y de negocios aumentará en el continente y Colombia tendrá a su favor, como destino, su ubicación geográfica. Por eso, el sector trabaja para ser el punto de encuentro ideal para los empresarios internacionales.



En buen momento

Competir como país por ese turismo, que surgirá de los tratados de libre comercio, no sería posible sin la reactivación hotelera. Este sector, muy golpeado con la caída de la economía colombiana a finales de la década pasada, comienza a levantarse y ya muestra resultados positivos.

No en vano, la ocupación hotelera volvió a crecer en casi todo el país. La temporada pasada de Semana Santa superó las expectativas: la ocupación nacional aumentó 15% este año, en destinos de playa y religiosos.

En una encuesta de Cotelco, el 77% de los empresarios del sector afirma que 2004 será mejor que 2003, por la reactivación económica y de inversión (31%); política de seguridad (27%), y campaña Vive Colombia, con sus caravanas turísticas (11%).

Más allá del optimismo, la industria está aliviada por más visitantes y mejores tarifas (pasaron de US$42 a US$50 el último año), que siguen siendo las más bajas de la región y por tanto, las más competitivas para afrontar los retos globales de 2004.



El futuro

La competencia será internacional. Allí tendrán ventaja las cadenas con operación directa o alianzas en el continente. El gobierno debe liderar la promoción de Colombia como destino turístico de negocios pues se trata de competir como país.

Mientras la ocupación vuelve a niveles adecuados y el precio continúa su recuperación relativa, a la fuerte competencia interna se sumará la externa y será vital fortalecer la seguridad y aumentar la promoción internacional, para que el turismo de negocios vuelva a Colombia un jugador fuerte en la hotelería de la región andina.

La crisis permitió a los hoteles ganar eficiencias, creatividad comercial y, en síntesis, ofrecer más por menos a sus clientes. Es el momento de aprovechar esas ventajas en los mercados externos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?