| 5/25/2007 12:00:00 AM

Hierro y acero

Colombia no ha sido ajena a la globalización de este sector. La gran pregunta es qué va a pasar con Venezuela.

Con la adquisición del 52% de Acerías Paz del Río (APDR) por parte de Votorantim, Colombia sigue la línea internacional de fusiones y compras, en la que ya habían ingresado jugadores como Gerdau, hoy socio mayoritario del Grupo Diaco.

Estas movidas no solo se han dado en la parte inicial de la cadena siderúrgico-metalmecánica, sino que han avanzado hacia productos de mayor valor agregado, donde, por ejemplo, Tubo Caribe y Tubo Colmena han estado en los portafolios de operaciones de multinacionales.

Mientras se espera que el sector continúe su proceso de consolidación, con nuevas adquisiciones, las empresas también incrementan sus inversiones en diferentes etapas de la cadena, con mayor vocación hacia el valor agregado. Acesco y Corpacero han realizado inversiones -estimadas en el sector por más de US$100 millones-, mientras Laminados Andinos, del grupo Diaco, es una de las apuestas del conglomerado con productos diferenciados.

La mayor expectativa está en el futuro de Sidor, en Venezuela, hoy propiedad de la argentina Techint. El Presidente venezolano advirtió que Sidor debe garantizar el suministro al mercado interno. De no hacerlo, sería expropiada. Sidor exporta productos planos, en los que nuestro país es deficitario. La única empresa en Colombia que podría competir es APDR porque tiene mineral de hierro y es una siderúrgica integrada. Esta, precisamente, es una de sus grandes posibilidades de inversión y desarrollo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?