| 3/16/1998 12:00:00 AM

"Hay una política de exclusión"

Para José Fernando Isaza, presidente de la CCA, en Colombia no hay seguridad porque el Estado privatizó la actividad que le da su razón de ser: el ejercicio de la Justicia.

¿Cómo es la relación entre los negocios y la seguridad?



La inseguridad del país afecta las posibilidades de inversión extranjera. Por ejemplo, mientras que en Brasil, Perú y Venezuela la participación japonesa en inversión extranjera directa es importante, en Colombia es inferior al 1% del total.



En cuanto a las empresas, la inseguridad tiene altísimos costos. Los atracos, quema de mercancía y robos por parte de la guerrilla en las carreteras hacen que las primas de seguros en Colombia sean mayores a las del resto de países. Y la seguridad de los ejecutivos tiene costos no sólo económicos sino también sicológicos.



Los empresarios han asumido el problema de inseguridad con costos elevados que les causan pérdidas de competitividad, y así han aprendido a manejarlo. En los últimos años han surgido movimientos como el de los "Empresarios por la Paz", que buscan una solución institucional al problema.



¿Por qué llegamos a estos niveles de inseguridad y violencia?



Porque hace mucho años el Estado privatizó su razón de ser, que es la de ejercer la justicia y la seguridad. El Estado no quiso asumir el monopolio de la violencia y la represión, es decir, permitió que la justicia se ejerciera sola. Para recoger esta pita, la sociedad como un todo tiene que estar dispuesta a pagar los costos políticos, económicos y regionales de la seguridad y la paz. Es preciso enfrentar a la gente para ver si está realmente dispuesta a asumirlos, ya que es absurdo pensar que el que tiene poder político y regional lo va a ceder sin nada a cambio. Es cierto que la gente está dispuesta a pagar el costo económico, tal como aparece en la encuesta de Dinero, pero la pregunta es si se tiene la suficiente madurez política para asumir el costo político de un proceso que reduzca la inseguridad.



Hay una política de exclusión de sectores que da lugar a la violencia. Por ejemplo, la violencia para los conservadores fue de exclusión. Cuando en una época disminuyó el nivel de exclusión, la violencia se redujo fuertemente. Luego vino un gran incremento en los niveles de violencia que coincidió con el auge del narcotráfico, pero a la vez con la exclusión. Este gobierno ha excluido a casi todos los grupos de la sociedad. Hay exclusión en el sector privado y en el público. Basta con mirar lo que pasó con la televisión y la publicidad oficial. El Freedom House de Londres calificó a Colombia como el segundo país con menor libertad de prensa.



El sistema educativo falló hace muchos años. Aquí no se trabaja con valores éticos de comportamiento sino con valores cristianos.



Es posible que la gente tolere algo de corrupción a cambio de empleo y seguridad, pero en Colombia el Estado no ofrece nada de esto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?