| 11/17/1998 12:00:00 AM

"Haremos lo que sea para reducir el déficit"

Juan Camilo Restrepo habló con Dinero y defendió la reforma tributaria.

Ministro, la gente tiene la percepción de que el gobierno está trabajando muy lentamente en la solución del problema de las finanzas públicas. ¿Qué nos puede decir sobre esto?



Todo lo que se está haciendo en el campo fiscal es consistente con el cronograma que el gobierno se fijó para este fin. Desde el comienzo, nuestra mayor prioridad ha sido enfrentar el explosivo déficit fiscal, con un proceso de ajuste serio, aunque no de choque.



Al mismo tiempo que recortamos el presupuesto de 1998 para enfrentar las mayores afugias de corto plazo, preparamos un paquete de decisiones para enfrentar el problema fiscal tanto por el lado de los ingresos como del gasto. La primera parte de este paquete consistente en el ajuste al presupuesto de 1999, la reforma tributaria, una reforma constitucional para flexibilizar las transferencias territoriales, una nueva ley de tributos territoriales y un nuevo estatuto orgánico de presupuesto, se presentó al Congreso en septiembre.



Próximamente, presentaremos un segundo paquete de medidas entre las cuales están una modificación a la Ley 60 de 1993 que busca cambiar los criterios de distribución de las transferencias para que se tomen en cuenta la demanda efectiva y el costo unitario de los servicios de educación y salud, una reforma a la Ley 30 de 1993 que reorganice las finanzas de las universidades públicas territoriales y les conceda mayor autonomía financiera y una reforma pensional orientada a asegurar la viabilidad del sistema pensional colombiano.



¿Por qué si de lo que se trataba era de ajustar el presupuesto de 1999, se terminó aprobando un presupuesto no sólo desbalanceado, sino igual en términos del PIB al del año anterior?



Siempre fui consciente de que el Presupuesto para 1999 que presentó el gobierno Samper al Congreso estaba claramente desbalanceado. Por esta razón, le dije al Congreso que no quería que se tramitara de esa manera y que, por tanto, aplicaría el artículo 347 de la Constitución. Invocando este artículo, el gobierno presentó al Congreso una solicitud de nuevas rentas. En caso de que éstas no sean aprobadas, el gobierno simplemente reducirá el gasto en el monto que sea necesario para balancear el presupuesto.



¿Cómo ve el año 99?



Para el año 1999 nos hemos fijado como meta reducir el déficit del sector público consolidado al 1,9% del PIB. Para alcanzar este objetivo, independientemente de cuál sea el resultado de la reforma tributaria, vamos a recortar los pagos de caja sin intereses de 1999 por un valor de $1,1 billones (0,7% del PIB), de los cuales $783.000 millones recaerán sobre inversión y $344.000 millones sobre funcionamiento. Para que este recorte en pagos no se traduzca en un mayor rezago presupuestal, haremos un recorte en el presupuesto de 1999 equivalente a $1,5 billones. El recorte se oficializará cuando se expida el decreto de Liquidación del presupuesto de 1999, ya que jurídicamente no se puede hacer antes. Los recortes serán efectivos a partir del 1 de enero de 1999.



¿Qué pasa si por cualquier motivo no se logra recaudar en 1999 lo que está previsto?



Como ya dije, el gobierno tomó la decisión política de llegar a un déficit de 1,9% del PIB en el 99. Esto implica que haremos lo que sea para lograr nuestra meta. Si los recaudos son inferiores haremos más recortes al gasto y también podemos aumentar los tributos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?