Grupo Caicedo

| 8/17/2001 12:00:00 AM

Grupo Caicedo

Aunque es tradición que la familia no participe en la administración de las empresas, no hay un acuerdo formal que rija las relaciones familia-empresa.

Las relaciones en el grupo Caicedo, del que forman parte Colombina y los ingenios Riopaila y Central Castilla, siempre se han manejado por códigos no escritos. En la actualidad, se manejan por medio de acuerdos a que llega la tercera generación. Ahora, las empresas del grupo tienen alrededor de 120 accionistas.

Este grupo tiene la particularidad de mantener una fuerte relación entre las empresas, pues los ingenios son los proveedores de la materia prima para Colombina. Por esto, a pesar de que no todas las ramas de los Caicedo participan en los dos negocios, sí permanecen íntimamente ligadas.



Don Hernando Caicedo les dejó a sus cuatro hijos (Belisario, Alvaro H., Jaime e Irma) y a su sobrino los ingenios Riopaila y Central Castilla, y la fábrica de dulces Colombina.



Sin embargo, los movimientos accionarios de la década de los 80 y de 1996 llevaron a que dos ramas familiares se quedaran con Colombina, y tres con los ingenios.



Los Caicedo no tienen un protocolo familiar que los rija, pero se caracterizan porque ningún miembro de la familia participa en la administración directa de las empresas. Esta regla familiar surgió a principios de los 70, pero ahora hay algunas ramas que pretenden que se flexibilice. Por otra parte, es una familia en la cual no se acostumbra firmar capitulaciones.



Desde el punto de vista del funcionamiento de las empresas, se vio la necesidad de contar con la presencia de miembros externos en la junta, lo que se inició hace unos cinco años. Actualmente, participan en la junta Antonio Urdinola y Ariosto Manrique. Desde el punto de vista estratégico, están trabajando con McKinsey y Violy McCausland para definir el futuro empresarial del grupo.



Además, en los dos últimos años hubo relevo en el mando de los negocios. Charles Bevan entró como presidente de Colombina y sucedió a Ariosto Manrique, quien llevaba 50 años en el cargo, y Bernardo Quintero reemplazó, a principios de año, a Harold Cerón en la presidencia de los ingenios.



La tercera generación sabe que es necesario formalizar las relaciones familia-empresa, pero todavía no se ha tomado una decisión.







Decisiones

Hasta ahora, las relaciones se han manejado por códigos no escritos.

Areas Decisiones

La familia Las relaciones en la familia se han manejado por códigos no escritos, y actualmente las decisiones las toman los representantes de la tercera generación.



Por tradición, los miembros de la familia no han trabajado en las empresas. Unicamente en sus juntas.



La empresa Desde hace cinco años tiene miembros externos en la junta.



Estudia replanteamientos estratégicos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.