| 8/6/2010 12:00:00 PM

Germán Cardona

D — ¿Cuáles serán sus prioridades en el ministerio?

— Tengo tres temas gruesos definidos para el ejercicio del Ministerio. El primero, vías terciarias y secundarias. El segundo, los grandes proyectos de infraestructura que vamos a recibir y, el tercero, la reestructuración del Instituto Nacional de Concesiones.

D — ¿Cuál es el plan en vías terciarias y secundarias?

— Las vías terciarias serán proyectos cofinanciados, intensivos en generación de empleo. Ya hablamos con la Federación Nacional de Cafeteros, con la gobernación del Cauca y con Vallenpaz, entre otros. El programa estaría a cargo del Invías. Para vías secundarias hay que terminar lo que se comprometió en el gobierno del presidente Uribe y a mantener lo que se va terminando. Cuando eso se dé, empezaremos la construcción de obras nuevas.

D — ¿Alcanza el presupuesto?

— Hoy hay un desfase presupuestal para atender las necesidades del año 2011 en vías terciarias y secundarias que supera $1,5 billones. Hay apropiados en el Invías $1,3 billones. Estoy hablando con el ministro Juan Carlos Echeverry para ver cómo lo logramos subir al menos a $2,1 ó $2,2 billones.

D — ¿Qué pasa con los grandes proyectos que heredan?

— Entre los proyectos que recibimos hay uno muy importante, la vía Bogotá-Buenaventura, en particular el tramo Bogotá-Girardot. Ahí tendré que pedirles a los colombianos paciencia porque nos encontramos frente a un tema bastante delicado, pero hay voluntad de muchas partes para buscarle solución. Otro tema al que hay que tenerle cuidado es el de la Autopista de las Américas. Pensaría que hay que analizarlo más a fondo. Estos proyectos, junto con la Ruta del Sol, la doble calzada Bogotá-Villavicencio y las Autopistas de la Montaña, nos van a ocupar mucho tiempo.

D — ¿Cómo será el cambio institucional?

— Aspiramos a crear una agencia nacional de infraestructura y transporte, semejante a la ANH. Nombraremos allí un estructurador financiero, una persona que se pueda sentar con los inversionistas grandes. Le vamos a crear una junta directiva con representantes del sector público y privado. Estas personas tendrán periodo fijo para que puedan pensar en el largo plazo.

Pensamos armar un fondo con recursos de bancos para estructurar proyectos grandes a nivel de fase 3. Eso se demora de un año a un año y medio. Cuando tengamos los proyectos estructurados saldremos a subastarlos. La plata de los diseños vuelve otra vez al fondo y con eso seguimos trabajando.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?