Fondos: gama de opciones

| 5/2/2003 12:00:00 AM

Fondos: gama de opciones

Los fondos son tal vez el mejor vehículo de inversión. Pero no hay que olvidar que tienen riesgos.

En un país en el que la rentabilidad de los productos tradicionales como los CDT y las cuentas de ahorro ha perdido atractivo por las bajas tasas, pero los inversionistas prefieren alternativas con cierta liquidez, la inversión por medio de fondos puede ser una opción muy atractiva. Los fondos fiduciarios y de valores tienen alternativas a la vista más líquidas que un CDT y rentan más que una cuenta de ahorros.

Si de alternativas se trata, además, los fondos ofrecen toda una gama de posibilidades que se acomodan al perfil de riesgo del inversionista y son la mejor opción de diversificación. No obstante, siempre es necesario recordar que la inversión por medio de fondos implica un riesgo y que ese riesgo es mayor o menor dependiendo del administrador que se elija para el fondo.

Hay de tres tipos: fondos de valores (administrados por corredores de bolsa), fondos de inversión (administrados por fiduciarias) y fondos voluntarios de pensiones y cesantías (manejados por las administradoras de fondos de pensiones, AFP). Si bien todos pueden invertir en cualquier tipo de papel en los mercados locales e internacionales, las condiciones y requisitos para cada uno de ellos son diferentes. Las comisiones entre fondos y la penalización por retiro anticipado cambian dependiendo del administrador. Los beneficios tributarios de la retención en la fuente son únicamente para los fondos de pensiones voluntarias y se hacen efectivos solo si el dinero se deja mínimo por 5 años.

Los regímenes de los administradores de fondos, además, son diferentes, pues mientras la Superintendencia Bancaria vigila a las fiduciarias y las AFP, la Superintendencia de Valores supervisa a los corredores de bolsa. Actualmente, sin embargo, se está haciendo un importante esfuerzo institucional para unificar criterios de regulación. La Supervalores, por ejemplo, está trabajando para establecer un mayor control sobre sus vigilados y ayudar a la consolidación de la industria de fondos de inversión.

Con la crisis de los TES en agosto pasado, un factor de riesgo que tradicionalmente se omitía salió a relucir. Un fondo tiene que valorar sus inversiones a precios de mercado, por lo cual si hay volatilidad en las cotizaciones de los papeles en los que invierte, el impacto en el portafolio del inversionista es inmediato. De esta manera, siempre hay un riesgo de reducción de capital inherente al hacer inversiones por medio de fondos, solo que ese riesgo cambia dependiendo del tipo de papeles que compongan el portafolio.

Los fondos fiduciarios y los de valores no están cubiertos por un seguro de depósito, por lo cual existe la probabilidad de que se pierda la inversión si el administrador del fondo no tiene la capacidad para responder. Por esto, se recomienda evaluar con cuidado la calificación, solidez e historia del administrador del fondo al que se le va a confiar el dinero.

Las recomendaciones de inversión en fondos están directamente relacionadas con las perspectivas que se tengan sobre el mercado de acciones y renta fija. Con la expectativa de un aumento en las tasas de interés en el país y en Estados Unidos, es recomendable tener un portafolio balanceado y reducir las posiciones en bonos a largo plazo por plazos más cortos. Esto para minimizar el riesgo de desvalorización de estos papeles. Incluso si se tiene una perspectiva de largo plazo para la inversión, es aconsejable cambiar parte del portafolio para favorecer una mayor exposición de los fondos a acciones de compañías sólidas tanto en el país como en el exterior. Luego de tres años de débiles resultados en las bolsas, lo más probable es que ahora tiendan a aumentar. Eso sí, no hay que esperar obtener las grandes rentabilidades observadas en el pasado.

En el exterior, los fondos extranjeros con mejor desempeño se han adherido a una política de largo plazo de comprar y mantener sus papeles. Concentración y paciencia han definido este tipo de fondos pues invierten en menos papeles que los fondos tradicionales y mantienen sus inversiones en blue chips (compañías grandes con estados financieros sólidos y reputación de alta calidad) por un mayor tiempo. Estos fondos han logrado rentabilidades anuales que oscilan entre 9% y 14% durante los últimos 10 años.

En cuanto a los fondos en euros, la posibilidad de una mayor caída en las tasas de interés favorece la inversión de bonos en esta región. Si de acciones en la zona euro se trata, lo mejor es esperar a la recuperación de las bolsas en Estados Unidos pues en Europa las bolsas tienden a seguir su comportamiento.

Las alternativas al buscar fondos son numerosas. Por esto siempre es necesario que el inversionista esté mirando el futuro del mercado y elija aquellas opciones que se acomodan al nivel de riesgo que está dispuesto a asumir. El mundo de los fondos es inmenso, por lo que es bueno considerar este vehículo de inversión.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.