| 1/19/2007 12:00:00 AM

Fondos. Diversificación y rentabilidad

Los fondos de inversión son la mejor herramienta para diversificar las inversiones y lograr altos retornos para los inversionistas pequeños.

Los administradores de los fondos de inversión reúnen el dinero de muchas personas y así acceden a inversiones costosas, que ofrecen mayor rentabilidad y además diversifican el riesgo, al comprar una canasta amplia de títulos. Las ventajas de diversificación y rentabilidad hacen que estos fondos sean el vehículo de inversión preferido por los pequeños inversionistas y las personas naturales.

Fondos de pensiones obligatorias

Los fondos de pensiones obligatorias no son todos iguales. Hace unos años, tenían fama de padecer un 'efecto manada' en sus decisiones financieras. Todos hacían más o menos lo mismo y, por eso, los portafolios y las rentabilidades acababan siendo muy parecidas.

Eso fue cierto hace unos años, pero ahora no lo es. Mientras en septiembre de 2000, la diferencia entre la rentabilidad a 3 años del fondo más rentable y el menos rentable era de 1,37 puntos porcentuales, en septiembre último fue de 3,83 puntos.

Naturalmente, en un fondo de pensiones, la rentabilidad es importante; pero también lo es la seguridad. Algunos inversionistas podrían preferir rendimientos más estables, incluso si sacrifican algo de retorno. Una clasificación de los fondos con estos criterios se observa en la gráfica. Protección y Skandia son los más rentables, pero tienen volatilidades más elevadas en sus retornos, mientras que Porvenir tiene una rentabilidad baja, pero más estable en el tiempo. El gráfico muestra que cada vez es más importante conocer las políticas financieras del fondo que administra sus pensiones obligatorias. En el entorno actual, la principal diferencia entre fondos no son los servicios que ofrecen, sino la orientación de su administración financiera. A los inversionistas les conviene averiguar más sobre la trayectoria, el perfil y las preferencias de los equipos inversionistas que deciden en qué se invierte la plata de los fondos.

Los fondos pueden diversificar sus inversiones financieras mejor que cualquier persona individual. Según datos de la Superfinanciera, a octubre tenían un portafolio con 70,7% de sus inversiones en pesos, 14,9% en UVR, 11,9% en dólares y 1,5% en euros. Además, algunos tenían inversiones en reales, yenes, libras esterlinas, dólares canadienses y derivados de monedas. Mantenían el 27% de su dinero de inversión en papeles con vencimiento entre 8 y 10 años y apenas el 4% en títulos con maduración a menos de 180 días. Cualquiera de estas composiciones sería muy difícil de armar para una persona natural.

Los fondos han sido criticados por estar demasiado concentrados en papeles de la Nación. Los administradores de los fondos no creen lo mismo. "No invertimos en TES porque nos toque, sino porque creemos en ese tipo de instrumento", dice Juan Camilo Osorio, jefe de la mesa de inversiones del fondo de pensiones Protección. "Tenemos espacio para invertir en el exterior, pero los bonos de gobierno siguen siendo buenos", añade.

Los fondos tenían a octubre cerca del 78% de sus $41,3 billones en títulos de deuda pública de renta fija, 22% en títulos de renta variable, 13% en papeles de empresas colombianas y 8% en títulos emitidos por entidades financieras.


Fondos de cesantías


El valor de los fondos de cesantías sube hasta superar los $5 billones en febrero, cuando se consignan las cesantías, y disminuye gradualmente a lo largo del año, cuando los beneficiarios hacen retiros para hacer arreglos en sus casas, entre otras cosas. A fines del año pasado, valían cerca de $3,6 billones.

La rentabilidad promedio para dos años es de 10,58% efectivo anual, bastante más de lo que renta un CDT. Sin embargo, lo mismo que con los fondos de pensiones obligatorias, los retornos cambian mucho dependiendo del administrador. En septiembre, el que mostró la menor rentabilidad de 2 años (Protección) consiguió 8,37%, para sus ahorradores, mientras que el más rentable (Horizonte) obtuvo el 12,67%.

En teoría, las cesantías son un ahorro para mantenerse cuando se pierde el empleo. Con retornos como los mencionados, que deberían subir uno o dos puntos porcentuales este año, sin duda vale la pena mantener el ahorro.


Fondos de valores

Estos fondos, administrados por los corredores de la Bolsa de Valores, están compuestos por inversiones en acciones y renta fija en pesos y monedas extranjeras.

Los 53 fondos de valores dieron una rentabilidad promedio de 11% en los últimos seis meses de 2006. El promedio esconde una amplia dispersión de rendimientos. Allí hay desde el fondo de acciones de Bancolombia, que rentó 128% en ese lapso, o el de acciones de Correval que rindió 92%, o el de acciones de Serfinco que llegó a 77%, hasta el de Renta Dólares de Bancolombia que dio un rendimiento de -22%.

Para medir la eficiencia de los fondos de acciones se puede comparar su rentabilidad efectiva anual contra el movimiento de un índice de acciones como el IGBC de la Bolsa de Colombia. En 2006, este índice aumentó 17,32% y se esperaría que los mejores administradores superaran esa cifra. Este año, el índice de acciones debería crecer entre 10% y 15%. Los inversionistas deberían estar atentos a que su fondo supere esas rentabilidades.


Fondos de fiducia

Los tipos básicos de fondos no son muchos. El más conocido es el Fondo Común Ordinario, de inversiones a la vista, que rentan más que los depósitos de ahorro. En 2006, la rentabilidad neta diaria de estos fondos estuvo en promedio en 4,9% efectivo anual. Sin embargo, en el año hubo rendimientos promedio de 6,1% en Skandia, 5,5% en Fiducor y 5,1% en Fiduagraria, que muestran que mantener dinero en estos vehículos puede ser llamativo.

A fin de año, la rentabilidad de los Fondos Comunes subió en promedio a 5,88% y el 40% de las fiduciarias mostraba tasas de interés que superaban el 6%. Con el aumento esperado en las tasas de interés para este año, los rendimientos de estos instrumentos seguirán subiendo y se mantendrán muy cerca de los depósitos en CDT a 90 días.

Hay otros fondos más especializados, para inversores que quieran exponerse a un tipo de riesgo específico. Así, se encuentran fondos que invierten en TES, en dólares, en acciones y en facturas. Estos últimos componen su portafolio con actas de obra, cheques y facturas de clientes con la mejor garantía y ofrecen una muy buena rentabilidad. Como no tienen que valorarse con los resultados del mercado, sus rendimientos son más estables. El Fondo de Fidualianza, por ejemplo, rentó 7,5% a 30 días.

Además de ellos, hay una colección de otros fondos menos difundidos pero igualmente interesantes. Entre ellos están los de inversión para estudios universitarios. El saldo de las dos fiduciarias que los manejan (Fidubogotá y Colmena), bordea los $370.000 millones y la rentabilidad se acerca a 5,3% anual. Otros fondos más sofisticados, como los que manejan derivados o simultáneas, tienen montos de inversión que no están casi nunca al alcance de las personas naturales.

En todos los casos, además de la rentabilidad, las fiduciarias se han esforzado por dar más servicios a sus fideicomitentes. Pagos por internet, asesoría personalizada, tarjetas débito, etc.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?