| 6/6/2008 12:00:00 AM

Flores

Los floricultores diversificaron la composición de la oferta de exportación con nuevas variedades y sus mercados, moviéndose hacia Japón y Rusia.

El mercado mundial de flores, en el que Colombia es el segundo productor, tiene un problema de sobreoferta que en general mantiene los precios estancados.

Las exportaciones colombianas aumentaron 14,4% entre 2006 y 2007, pero cayeron 2,6% en pesos y enfrentaron problemas de aumento de costos. El de mano de obra, que representa el 50% de sus egresos, subió por encima del 6,5%. Los herbicidas mostraron alzas de 100% en el último año y los fertilizantes de 40%.

Para enfrentar este problema, los productores colombianos trataron de mejorar sus ventas en días distintos a San Valentín y el Día de la Madre, las fechas de mayor consumo en Estados Unidos. Hicieron contactos con supermercados como Tesco y Asda-Walmart y M&S. Además consiguieron que las flores colombianas se incluyeran en los catálogos de almacenes reputados.

También diversificaron sus mercados, moviéndose hacia Japón, donde hoy son los primeros proveedores, y hacia Rusia, que se convirtió en el segundo mercado más importante para Colombia, y donde el Día de la Mujer trae un gran pico de demanda. Cambiaron la composición de la oferta, para aumentar la de crisantemos, rosas exóticas y bouquets, frente a los claveles y rosas tradicionales.

Para ayudar a la diversificación, montaron una fuerte campaña de promoción para mostrar la variedad. "Que sepan que para comprar tropicales no hay que ir a Costa Rica. Que Colombia es un jardín", dijo un productor.

Finalmente, han hecho aumentos notables en productividad por m2. En claveles, en dos años y medio, han conseguido aumentos de 20%.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?