| 5/28/2004 12:00:00 AM

FINCA RAIZ:La otra inversión

Oportunidades para quienes saben que las construcciones son un activo interesante.

El anunciado aumento de las tasas de interés locales y los cambios en las condiciones de rentabilidad en Estados Unidos podrían modificar la demanda de vivienda. Sin embargo, para Camilo Silva, vicepresidente de Camacol, todavía hay un gran volumen de ahorro disponible para comprar vivienda. El número de cuentas de ahorro para adquisición de casas (las AFC) creció 45% en los últimos 12 meses. Por eso, ni siquiera una reducción en las remesas o en las transacciones en dólares debería disminuir la demanda en forma severa. Así, estima, la construcción debería crecer 19% en este año.

Los beneficios tributarios para el ahorro en cuentas AFC y en los créditos de vivienda seguirán siendo muy atractivos, en especial para las personas de mayores ingresos, una razón que fortalecerá las ventas de vivienda en estrato seis.



Qué se debe hacer

La mejor inversión en finca raíz se hace cuando se compra sobre planos. Según cálculos de Camacol, en el lapso que transcurre entre el inicio de la obra y la entrega a sus propietarios para habitar, el inversionista en construcciones para estrato alto puede ganar 7% real. Además, si compra para arrendar, en el mercado actual puede alquilar su inmueble en los tres meses siguientes a que se termine su construcción.

La mejor ciudad para invertir en este momento es Bogotá, pues los negocios de inmuebles son más dinámicos. Le siguen Medellín y Barranquilla. Cali también está despegando. El crecimiento no será igual al del año pasado, pero no será para nada malo.

Para aprovechar el movimiento en estrato alto, los proyectos deberían estar ubicados preferiblemente en barrios como Rosales, Santa Ana, Chicó, La Carolina y Unicentro, en la capital o El Poblado, en Medellín.



Esto no se hace

La adquisición de daciones en pago ya no parece tan atractiva, porque el inventario que está en manos de los bancos ya no es tan variado y barato, excepto en Vivienda de Interés Social, donde quedan inmuebles nuevos y bien localizados.

La compra de vivienda usada para arrendar no tiene ventajas tributarias, pero siempre hay gangas y oportunidades para aprovechar (Ver tabla). Aunque, en general, tiene buena financiación, ésta sigue siendo costosa (14% real). Una buena prueba de ello es que de los $6 billones que se pagaron por viviendas nuevas el año pasado, la financiación hipotecaria solo llegó a $630.000 millones. La gente compra de contado, incluso en épocas de bajas tasas de interés.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?