| 3/18/2005 12:00:00 AM

Filantropía<br>Emprendedoras sociales

La historia de la filantropía está muy ligada a la de mujeres de avanzada, que impulsadas por su espíritu caritativo demostraron el potencial de liderazgo de su género.

Desde siempre, las causas sociales han tenido como protagonistas de primera línea a las mujeres. "La caridad, la asistencia social y la beneficencia constituyen los escenarios privilegiados de transacción de las mujeres con las condiciones sociales que las confinaron en el hogar y las redujeron al marginamiento del acontecer social. La construcción de una historia propia (.) se caracterizó por la posibilidad de las mujeres de ejercer ciertas formas de autodeterminación en los contextos de las relaciones de sujeción a la autoridad paterna, marital y clerical", explica María Himelda Ramírez en su artículo Las mujeres y la acción social en Colombia, contextos de contradicciones, publicado en 2003 en el Boletín Americanista No. 53 de la Universidad de Barcelona.

Sin duda, la filantropía permitió que las mujeres trasladaran su papel tradicional de madres, administradoras del hogar y fuentes de amor y formación para sus hijos, hacia actividades públicas en las cuales empezaron a ganar el reconocimiento que solo obtenían anteriormente en sus casas, 'de puertas para adentro'. De esta manera, un grupo selecto de mujeres de vanguardia -impulsadas por la sensibilidad natural del género- acogió causas sociales y humanitarias, y se convirtió en 'madre' de grupos poblacionales desvalidos.

Aunque son muchas las mujeres que en la historia merecen reconocimiento por sus actividades filantrópicas, y muchas más las desconocidas, destacamos unas pocas por su papel ejemplarizante como auténticas emprendedoras sociales. (Información basada en el libro Valores Femeninos de Colombia, de Livia Stella Melo).



Lorenza Villegas de Santos

(Dosquebradas, 1892 - Nueva York, 1960).

Esposa del ex presidente Eduardo Santos. Más conocida como Lorencita, trabajó por la niñez desamparada y los enfermos de tuberculosis. Durante el período presidencial de su esposo (1938-1942), desempeñó un papel protagónico pues logró que se pusiera en marcha la construcción en Bogotá del Hospital Santa Clara -para enfermos de tuberculosis- y del Hospital Infantil. Este último, tras su muerte, fue rebautizado con su nombre. También apoyó la Liga Antituberculosa Colombiana; fundó centros de salud, escuelas y centros epidemiológicos de caridad, y colaboró con innumerables instituciones y hospitales de todo el país.



María Michelsen de López

(Bogotá, 1890 - 1949).

Esposa del ex presidente Alfonso López Pumarejo, quien gobernó entre 1934 y 1938, y entre 1942 y 1945. Como primera dama, logró mayor figuración que sus predecesoras, gracias a su defensa de las clases menos favorecidas. Fundó el Amparo de Niños Abandonados, y en adelante le consiguió auxilios oficiales y privados. Además, apoyó la inauguración del Colegio de las Hijas de María de las Esclavas y colaboró con el Asilo de San Antonio y con el Hogar Clínica San Rafael.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?