| 9/16/2005 12:00:00 AM

Exxonmobil

La segunda petrolera más grande del mundo está en Colombia desde 1917. Su legado: infraestructura petrolera, ética y gobierno corporativo, transferencia de tecnología y responsabilidad social.

La historia de ExxonMobil en Colombia comienza en 1917 con la llegada de la Tropical Oil Company, Troco, a Barrancabermeja, entonces un diminuto puerto sobre el río Magdalena. Desde entonces, la segunda petrolera del mundo y una de las multinacionales con más tiempo en Colombia ha cruzado el mapa geográfico y empresarial del país y en ambos ha dejado signos de sus aportes.

Tanto Exxon como Mobil por separado y luego ExxonMobil tras su fusión en 2000, se han distinguido por prácticas administrativas, ética y gobierno corporativo y han traído infraestructura petrolera, seguridad industrial, tecnología y responsabilidad social.



Dos negocios

Las petroleras diferencian dos tipos de negocio. Uno, el de exploración y explotación de crudo, que conocen como el de 'aguas arriba', y otro, el de distribución y venta de productos refinados 'aguas abajo'.

En el primero, las petroleras entran y salen de los países dependiendo de la probabilidad de encontrar petróleo y de su posibilidad de explotarlo de manera rentable, explica Camilo Durán, presidente de ExxonMobil Colombia. Por eso, en los 90 esta compañía dejó de hacer exploración en el país y regresó en 2004 para trabajar con Ecopetrol y Petrobras el Bloque Tayrona, frente a la Costa Caribe colombiana

En el segundo, el de derivados, ExxonMobil tiene una presencia global y permanente en los países. En América Latina está en todas partes, con excepción de Cuba. En Colombia, la presencia de la petrolera 'aguas abajo' ha sido ininterrumpida desde 1920. "Nos interesa", sostiene Durán. En estas ventas siempre ha sido un competidor fuerte, desde su inicio.

Pero los principales aportes de la multinacional están en frentes diferentes de los comerciales.



InfraestRuctura

"Hemos estado en todo lo importante", dice Durán. Y esto es cierto cuando se habla de infraestructura petrolera. Desde la construcción de la refinería de Barrancabermeja en 1922, hasta el Oleoducto Colombia en 1990 y la instalación de la plataforma de explotación marítima en el Caribe, ExxonMobil fue el artífice de buena parte de las obras para el sector (ver recuadro).

Pero además fue el gran animador de la construcción de la zona industrial de Mamonal en Cartagena y de la urbanización de Bocagrande en esa ciudad. Mamonal se construyó en las tierras que habían sido compradas por la Andian -filial de Esso-, para sus instalaciones.

Además, la Andian había salido de casi todos sus predios en Bocagrande, donde había construido viviendas para los empleados. Con ello facilitó el desarrollo urbanístico de Cartagena. En ese proceso, donó los terrenos para la Zona Franca de Cartagena y la Base Naval, entre otras.



Ética empresarial

La multinacional le trajo al país las mejores prácticas administrativas de otros lugares. Mobil, a mediados de los 90, fue una de las primeras compañías en utilizar el Balanced Scorecard, que ahora tiene una difusión amplia entre las empresas nacionales.

Exxon, por su parte, les enseñó a los colombianos técnicas rigurosas de evaluación y manejo de inversiones en empresas. "Para deshacernos de un activo, tenemos normas más estrictas que las usuales", señala Durán. Se involucran personas de muchas áreas (impuestos, contabilidad local e internacional, abogados y unidades de negocio), para dar tranquilidad total sobre la operación.

También tiene normas de gobierno corporativo estricto. "No solo nos interesan los resultados, sino cómo se consiguen", dice el ejecutivo. La ética de negocios, que empieza por la integridad, es un tema importante en la compañía. Exige que sus empleados cumplan al dedillo la ley en todos los países, pero va más allá. "Las costumbres y tradiciones locales pueden cambiar de un lugar a otro y esto debe ser reconocido. Pero la honestidad no está sujeta a crítica en ninguna cultura", dice el inicio de su manual de estándares de negocios.

También establece de forma explícita su responsabilidad con los demás empleados, con los accionistas, con los clientes y con la comunidad y su desempeño en estos campos tiene tanta valía como los resultados laborales. El principal canal de transmisión de estas prácticas al empresariado colombiano se hace cuando les exige a los proveedores cumplir muchos de los principios que ExxonMobil aplica.

Hay otras prácticas que han transferido al entorno corporativo colombiano. Los principios de seguridad industrial es una de ellas. Reportan los accidentes hasta niveles muy altos en la jerarquía de la compañía. Incluso incidentes que no terminan en lesiones, se investigan con la mayor seriedad. La intención es entender por qué suceden, qué hay en el comportamiento de las personas para que ocurran.

En ExxonMobil no se les permite a los empleados hablar por celular desde sus carros. Ni siquiera pueden tenerlos encendidos. Sus estudios de seguridad muestran que la probabilidad de accidentes aumenta cuando se usan estos teléfonos. "Los empleados les cuentan a sus hijos los riesgos y les transmiten su preocupación por la seguridad en el trabajo".

La cultura de gobierno corporativo, ética de negocios o seguridad industrial se arraiga en el comportamiento de los empleados. "No importa si luego se van de la compañía. En esto no hay retorno", dice Durán.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?