Exitosos antes de los 35

| 3/21/2003 12:00:00 AM

Exitosos antes de los 35

Son ejecutivos importantes, emprendedores destacados, que con su empuje labran camino. Son funcionarios públicos sobresalientes que contribuyen a construir país.

Es la generación de las dificultades. Este grupo de exitosos antes de los 35 años se vio obligado a ganar sus medallas bajo unas condiciones extraordinariamente difíciles para Colombia. En nuestro país, las cosas nunca han sido sencillas; pero los últimos años han traído un caudal de hechos negativos que prácticamente no tienen antecedentes, incluyendo la crisis económica más seria del siglo XX y una expansión de la violencia de los grupos armados que estigmatizó definitivamente a Colombia ante el mundo y convirtió a los ciudadanos en prisioneros de sus ciudades. Los líderes jóvenes de Colombia saben que tienen en las manos unos problemas muy graves y urgentes.

Se caracterizan por su vocación, por hacer más y hablar menos. A diferencia de la generación que les antecedió hace 10 años (que podría simbolizarse por el "kinder de Gaviria"), estos jóvenes que alcanzan hoy posiciones de influencia no pudieron darse el lujo de pensar que conocían todas las respuestas. Hace una década, las jóvenes promesas de la apertura estaban convencidas de que sus estudios les daban todo lo que necesitaban para cambiar un país, aprovechando reformas económicas que liberaban un potencial represado durante décadas. La experiencia les enseñó, sin embargo, que hay focos de inercia en nuestra sociedad que no van a desaparecer por fuerza del deseo.

El grupo de líderes que asoma ahora es diferente. Si bien cuenta con credenciales académicas sobresalientes, está más inclinado a construir su trayectoria en el mundo de la ejecución que en el de la intelectualidad. Su escuela ha estado antes en los bancos y las corporaciones y consultoras internacionales que en los think tanks. Es un grupo experimentado en el mercado internacional y varios de sus miembros han ocupado cargos destacados en el exterior. Se trata de personas que, por sus logros, tendrían buenas posibilidades en el mercado laboral de Estados Unidos, como varios lo han demostrado en la práctica. Pero muchos de ellos han preferido trabajar para Colombia.

Dinero ha seleccionado un grupo de 22 hombres y 8 mujeres, como ejemplo de los logros que está alcanzando esta generación menor de 35 años en el país. Estos 30 jóvenes trabajan en distintos terrenos: los negocios, el gobierno, la academia, la política y la acción social. En muchos casos, han sucedido en sus cargos a personas por lo menos 10 años mayores, y están demostrando que en materia de visión y capacidad de ejecución no tienen nada qué envidiar a sus antecesores.

En un panorama adverso, este grupo está demostrando que siempre hay oportunidades para quienes son capaces de forjarlas. Varios de ellos están subiendo por caminos que en el país no habían sido apreciados en el pasado. Desde el emprendimiento hasta la política y la labor social, aquí se están validando nuevas rutas que el país tiene que acostumbrarse a transitar con más frecuencia.

Estos jóvenes son conocidos y respetados por su aporte intelectual y su capacidad de trabajo. En el sector oficial se destacan casos como el de Juan Ricardo Ortega, viceministro técnico de Hacienda, que tiene la visión para anticiparse en temas candentes. También está Luis Guillermo Plata, quien ha comprometido a Proexport en un nuevo esquema de gestión ligada a resultados, la cual implica un cambio total en la forma como los empleados desempeñan su trabajo. En política, está David Luna, el concejal que asumió el liderazgo en la aprobación del nuevo Código de Policía de Bogotá y está impulsando un sistema de rendición de cuentas para que la ciudadanía haga seguimiento a sus representantes. En el campo social, Juan Miguel Méndez, de Jóvenes Constructores de Paz, ha sembrado en los jóvenes de Cundinamarca una mentalidad de confianza y liderazgo.

Otros se dedican al impulso de las nuevas empresas, como lo están haciendo Mauricio Vega, quien desde la Cámara de Comercio de Pereira está creando una cultura del emprendimiento en Risaralda, y Karina Quintero y María Liliana Gallego, quienes desde las incubadoras tecnológicas de Barranquilla y Antioquia están haciendo país, al ayudar a los emprendedores a concretar sus sueños de ser empresarios. En la academia, María Lorena Gutiérrez simboliza el empuje de una nueva generación al llegar a la decanatura de Administración de Empresas en la Universidad de los Andes. En el sector privado, empresarios del agro como Gustavo Cataño con sus hortalizas exóticas, Marcia Arcila con su industria plástica, Gregorio Restrepo con su firma de asesoría a empresas nuevas de alto potencial, y Felipe Holguín con su propia banca de inversión en Estados Unidos, no dejan duda sobre la capacidad y el emprendimiento de los colombianos.

Los casos que presentamos en nuestras páginas son solo ejemplos destacados. Hay muchos más. Pero aquí queda demostrada la capacidad de nuestros nuevos líderes, que son cada vez mejor educados, más internacionalizados y más visionarios en su concepción de los problemas del país. Son, también, más maduros. Estos jóvenes están demasiado ocupados trabajando, ideando y ejecutando, como para gastar tiempo quejándose por las limitaciones y los males que nos rodean. Son ejemplo para todos los colombianos.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.