| 9/18/2009 12:00:00 AM

EPM, La apuesta por la sostenibilidad

Más allá de las movidas que genera, esta compañía está enfocada en su estrategia de desarrollo a partir de la relación con sus grupos de interés.

En la gran mayoría de los resultados que arrojó la encuesta de Invamer Gallup para Dinero, sobre atributos de admiración, administración, calidad, innovación y manejo del recurso humano, Empresas Públicas de Medellín (EPM) se ubicó en los primeros diez lugares, tanto para los empresarios como para los hogares. Donde tuvo su mayor calificación fue, precisamente, en lo que hoy representa el principal punto en su agenda de desarrollo: la sostenibilidad.

En la pregunta sobre cuál es la empresa más comprometida con la comunidad y el medio ambiente y que sea financieramente rentable, los empresarios la ubicaron en el segundo lugar, detrás de Ecopetrol; y, para los hogares, también comparte este primer lugar con la estatal petrolera.

Para EPM, sostenibilidad "no se trata de programas asistencialistas ni filantrópicos sino que contribuyan al desarrollo atendiendo los diferentes grupos de interés a los que le sirve", explica Federico Restrepo, gerente de EPM.

Así, ha venido desarrollando programas bajo dos conceptos: uno, que los recursos que le aporta EPM a Medellín sean visibles, como el caso de colegios, bibliotecas y programas de educación para jóvenes de estratos 1, 2 y 3; y, dos, que tengan un alto impacto social.

Para la muestra, algunos ejemplos: la habilitación de vivienda para estratos 1 y 2, que busca dignificar estos sitios de habitación a través de redes domiciliarias de servicios públicos y permita, incluso, tener pisos duros y enchapes. Lo mismo ocurre con el programa de energía prepago, que les permite a usuarios que viven con recursos diarios pagar su consumo ese mismo día. "Muchos sectores de la población se desconectan, no por falta de recursos, sino porque no nos acomodamos a su forma de vida ni a cómo manejan y reciben sus ingresos", señala Restrepo. En menos de dos años, este programa ya cumplió la meta prevista para cinco años, al superar las 40.000 viviendas. Para 2011, EPM espera llegar a 195.000 en toda Antioquia.

Otro objetivo que tiene EPM hace parte del plan de desarrollo de Medellín y está enfocado en contribuir al desarrollo regional. Allí sobresalen dos proyectos. Uno, la unificación tarifaria de energía en todo el departamento de Antioquia, donde la empresa invirtió recursos por $400.000 millones. Y, otro, el proyecto de Antioquia Iluminada, para llevarle energía eléctrica a 42.000 viviendas en las zonas rurales más apartadas del departamento. "Hay una alta correlación entre porcentajes de inmigrantes provenientes de zonas no conectadas hacia Medellín -dice Restrepo-. Hay condiciones de calidad de vida y de pobreza extrema en esas zonas que subyacen y persisten en la medida en que no existan servicios como el de energía".

Simultáneo al desarrollo e implementación de estos programas, la estrategia de crecimiento de EPM no se detiene. En los últimos años se ha convertido en uno de los grupos más importantes en negocios de energía, aguas y telecomunicaciones. El año pasado obtuvo ingresos por $6,3 billones, 31% más que en 2007, con activos que superan los $20,5 billones.

Los últimos años han estado enmarcados en una gran dinámica. Escindió el negocio de telecomunicaciones y creó Une, la empresa que se ha convertido en un vehículo de crecimiento. Adquirió empresas de televisión por cable, telefónicas locales y ha sido pionera en la televisión por internet. En energía, es socia, junto con el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (Idea), del proyecto hidroeléctrico Pescadero Ituango, que será el más grande del país. Además, avanza en la construcción de Porce III y en la central de Bonyic en Panamá, y tiene ya estructurado Porce IV. Es propietaria de la Central Hidroeléctrica de Caldas (Chec) y la Empresa de Distribución de Energía del Quindío (EDQ), y se convirtió en el operador idóneo para manejar las electrificadoras de Santander y Norte de Santander. Y, en aguas, avanza en el proyecto de la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales que tiene una inversión superior a los US$580 millones.

Para 2015, la meta es alcanzar ingresos por US$5.000 millones, de los cuales el 60% se originará en Colombia y el 40% fuera del país. Hoy, sin embargo, está a la espera de la decisión del Gobierno en el proceso de venta de su participación en Isagen, en el que el presidente Álvaro Uribe ha manifestado su interés de que quede en manos de EPM, lo que llevaría a la compañía a replantear sus planes de internacionalización.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?