| 5/28/2004 12:00:00 AM

Entrevista con Moisés Rubinstein Un portafolio global

Recomendaciones para conformar un paquete de inversiones líquidas y rentables. Entrevista.

La mitad en pesos, la mitad en activos internacionales bien diversificados. Esa es la recomendación de inversión de Moisés Rubinstein, director de la firma asesora en finanzas Desarrollo Empresarial Ltda.



¿Cómo invertiría en TES?

Si fuera a mirar el corto plazo, me centraría en los TES que vencen en 2006, 07 y 08. Invertiría en ellos pensando en tenerlos hasta el vencimiento. En los de más largo plazo, el riesgo es demasiado alto. Estamos en un punto en el que el riesgo país -que tradicionalmente ha estado alrededor de 500 puntos básicos-, se está devolviendo.



¿Y en yankees?

Me iría a un plazo un poco más largo. En los de 2010, el rendimiento es 10%, más que suficiente para cubrir el riesgo cambiario. Creo que la tasa de cambio real está en un nivel competitivo y, por tanto, no espero devaluaciones más allá de la tasa de inflación.



¿Cuánto invertiría en deuda pública?

La inversión en papeles del gobierno no debe ser mayor al 8% - 10% del portafolio total.



¿Y en otros activos?

Yo haría un portafolio que permita obtener un buen flujo de caja, para dejarlo y no tocarlo.

Mantendría el 50% del portafolio en pesos y el 50% restante repartido entre dólares (20%), euros (10%), dólares australianos (10%) y yenes (10%).

La mitad del portafolio en pesos lo invertiría en acciones. En Colombia me gustan Coltabaco, Colinver, Terpel Sur, Nacional de Chocolates, Banco de Occidente y Argos. Para acciones en el exterior, prefiero los índices de bolsa. En yenes, el Nikkei; en dólares, el Nasdaq o Midcap; en Europa, el IYM, que es el índice compuesto por acciones de las 50 empresas más importantes. También me gustan las notas estructuradas emitidas por los bancos europeos en dólares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?