| 1/23/2009 12:00:00 AM

En busca de oportunidades

La turbulencia de los mercados abre alternativas de inversión en el sector real con altos retornos a la inversión.

Empresas

En medio de las dificultades económicas, el mayor reto está en descubrir e identificar nuevas oportunidades de inversión y de negocio.

Aparte del portafolio de inversiones financieras, también es posible apostarle a proyectos de negocios en el sector real. En medio de la incertidumbre general, habrá muchas oportunidades para quienes tengan liquidez, visión y coraje emprendedor.

Las compañías que conservan posiciones de liquidez tienen la posibilidad de aprovechar las ofertas que llegan en la coyuntura actual para consolidarse en su sector. Veremos jugadores quitando participación de mercado a sus competidores más débiles y absorbiendo a los que no soporten el embate de la crisis.

En este mismo sentido, surgirán oportunidades para emprendedores que no quieran empezar de cero y decidan reemplazar empresas que quiebren. Es el momento de adquirir compañías con balances negativos, si se confía en poder mejorar la operación del negocio.

Habrá oportunidades importantes para la creación de empresas de servicios enfocadas a reducir costos a las grandes empresas, principalmente en áreas de logística, distribución, compras y ventas. Una alternativa llamativa para quienes están pensando en montar una empresa es un call center, con una inversión del orden de $50 millones para los más pequeños. Otra posibilidad es crear soluciones que reduzcan costos apoyándose en productos baratos provenientes de países como China e India para el mercado colombiano.

Otra área a la que pueden dirigirse los emprendedores es el sector manufacturero y la oferta de productos de bajo costo, cuyo consumidor final sea la amplia base de la pirámide.

De otro lado, en 2009 nacerá una nueva oportunidad para empresarios nuevos y tradicionales. El Gobierno, a través del Ministerio de Defensa, viene conformando los denominados offset, convenios de cooperación industrial y social por transacciones de bienes y sistemas de defensa. A través de estos convenios, Colombia, comprador de suministros de defensa, podrá exigir a su proveedor una compensación (de entre 80% y 100% del monto total) como parte de las condiciones de negociación. Esta compensación se puede materializar de muchas formas, pero siempre se dirige al desarrollo de industrias y tecnologías locales. De acuerdo con la estrategia del Ministerio de Defensa, los sectores aeronáutico, naval y armamentístico son estratégicos. Así, los contratos de defensa se convertirán en una fuente de desarrollo de empresarios locales en el país.

Finalmente, el sector salud merecerá mayor atención este año, por el despegue de las zonas francas especializadas en el área. La participación de inversionistas en este tipo de proyectos es amplia, como en el caso de la Clínica Portoazul, un proyecto de la Clínica del Country S.A. en asocio con Sabbag Radiólogos, cuya inversión es cercana a los $120.000 millones y donde hay cabida para que cientos de inversionistas participen con aportes de $12 millones. De otro lado, este es el momento indicado para iniciar las ampliaciones y modernizaciones en la industria de la salud, de cara al creciente número de pacientes que utilizarán servicios médicos en el exterior, que tan solo en Estados Unidos pasarán de menos de un millón hoy en día, a cerca de 15 millones en 2017, según pronósticos de Deloitte Centre for Health Solutions.

Mineroenergéticos

En 2008 se hicieron inversiones altamente rentables en el país en el sector de minas y energía. En hidrocarburos, el retorno a la inversión alcanzó niveles históricos, por cuenta de los altos precios internacionales de los combustibles fósiles durante los primeros nueve meses del año y el área de actividad exploratoria alcanzó 60,6 millones de hectáreas, cinco veces más que en 2003, según cifras de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). A pesar de la drástica caída que se viene presentando en el precio de los commodities desde el cuarto trimestre del año pasado, las perspectivas para 2009 son optimistas.

Sandra Manrique, de Prieto & Carrizosa, se muestra confiada en que el sector conserve el dinamismo del año anterior, aunque resalta la importancia de que la ANH haga un adecuado levantamiento de información sísmica y geológica y que la industria acuda a las Rondas Licitatorias. “Las Rondas de la ANH son preparadas teniendo en cuenta factores como la infraestructura necesaria para la exploración de los bloques determinados. En Suramérica, Colombia atrae inversión extranjera por la independencia y estabilidad que brinda en los contratos, por los avances en seguridad y por sus condiciones medioambientales”, afirma la abogada.

Las inversiones en este sector se ven reflejadas igualmente en mayores actividades comerciales, de auditoría y de asesoramiento en temas legales y de medio ambiente, entre otros. Lo más novedoso del sector para este año va a ser la Ronda de hidrocarburos no tradicionales que planea realizar la ANH, una oportunidad de inversión a todo nivel, dada la novedad y complejidad de los proyectos que se generarán en el país.

En cuanto al gas natural, las expectativas de crecimiento son enormes, tanto en exploración como en transporte, pues la demanda interna supera la oferta. De hecho, la Transportadora de Gas del Interior (TGI) anunció que este año ha realizado operaciones de cobertura por un total de U$150 millones.

Infraestructura

La directora de DNP, Carolina Rentería, estima que las inversiones en infraestructura superarán los $23,7 billones, de los cuales alrededor de $9,7 serán ejecutados por el gobierno central. Entre los proyectos que arrancan en 2009, se destacan en materia vial la Ruta del Sol, con una inversión aproximada de $6 billones; el Túnel de la Línea, con un costo de $719.000 millones y los Corredores Arteriales de Competitividad, que tendrán un costo aproximado de $2,5 billones.

En materia de aeropuertos, se estima que en este año siga la ejecución por parte del sector privado, con una inversión cercana a los U$600 millones, que comenzará la ejecución de inversiones por unos U$200 millones en los aeropuertos del Centro-Norte. Se espera que en 2009 arranquen en forma las inversiones de los actuales operadores de los puertos de Buenaventura, Santa Marta y Barranquilla, que se comprometieron a destinar recursos por alrededor de U$800 millones hasta 2012, para modernizar y ampliar sus instalaciones. En el campo férreo, se abrirá la licitación para la concesión de la red férrea del Magdalena Medio.

Entre las obras que aún están en etapa de estructuración, se destacan la Autopista de las Américas, que requerirá cofinanciación del Gobierno y cuyo costo total se estima en U$4.000 millones, así como el Ferrocarril del Carare, que se entregará en concesión.
En Cali está previsto que en el segundo semestre del año estén definidas las empresas que ejecutarán 21 ‘megaobras’ por valor aproximado de $800.000 millones. El gobierno del Valle, por su parte, adelanta gestiones para lograr que, con vigencias futuras, se obtengan recursos por $1 billón para sacar adelante obras de dobles calzadas y nuevas vías fundamentales para el desarrollo del departamento.

En Antioquia, las obras programadas para 2009 superan el billón de pesos e incluyen el inicio del túnel de Oriente; la doble calzada Hatillo-Barbosa, Barbosa-Cisneros y Hatillo-Donmatías; arrancar los trabajos para la vía de acceso a la hidroeléctrica Pescadero-Ituango por $3.000 millones y que incluye inversión privada. Medellín tiene entre sus prioridades un programa de intervención de 52 obras viales, cuyo costo asciende a $33.500 millones, además de un Plan Urbanístico Integral Centroriental en el que se invertirán $108.000 millones.

En Bogotá se adelantará la tercera fase de Transmilenio, que arranca en el primer trimestre de 2009, en la que se ejecutarán $1,2 billones. También se iniciarán las obras de recuperación de la malla vial con un presupuesto de $700.000 millones, antes de 2012.

Viendo las cosas desde una perspectiva optimista, es posible que la crisis económica global obligue a los colombianos a enfocar sus prioridades para mantener la economía a flote. En los puntos donde se concentrará este esfuerzo habrá buenas oportunidades de negocios.

Agronegocios

Las oportunidades de inversión en el sector agrícola se presentan en cultivos que disfrutan de un posicionamiento estratégico, gracias a su dinámica demanda interna y al desarrollo de mercados de exportación. Cultivos tradicionales como café, tabaco, caucho, cacao y palma mostrarán estabilidad en las transacciones internacionales. El café podría tener un repunte en su precio por la menor producción centroamericana, fruto de las fuertes lluvias que golpearon esta región durante el segundo semestre de 2008.  Así mismo, el aceite crudo de palma tenderá a valorizarse, no solo por su uso como biocombustible, sino por la importancia que está tomando entre las grasas saturadas gracias a ser libre de ácidos grasos trans.

Se vislumbran igualmente oportunidades de inversión para los más pacientes. Cultivos menos tradicionales, como los forestales, son inversiones de largo plazo con elevados rendimientos esperados por la mayor demanda de madera que cumpla con estándares de trazabilidad y conservación del medio ambiente.

Por último, se espera que las inversiones en ganado sigan estando entre los negocios de rendimientos medios más estables, principalmente por las oportunidades en la intermediación entre compradores y vendedores. José Felix Lafaurie, director de Fedegán, avizora que “los ganaderos tendrán una buena oferta, tanto en términos de animales como de leche, lo que va a garantizar abundante producto tanto para el mercado interno como para el de exportación”.

Finca Raíz

Aunque las valorizaciones de las construcciones vienen ajustándose desde niveles de 15% y 12%, los expertos consideran que este año estarán un par de puntos por encima de la inflación.

En 2008 el sector de la construcción continuó siendo uno de los pilares del crecimiento. Gracias a las lecciones aprendidas en la crisis de 1999, se ha modificado el escenario de la inversión inmobiliaria en el país. Sandra Forero, directora de Camacol Bogotá, explica que hoy el panorama es muy distinto para el sector pues, mientras una década atrás los empresarios construían para vender, hoy definen un punto de equilibrio de unidades que deben estar vendidas antes de iniciar la obra. “En la crisis, el inventario llegó a ser de 5.800 unidades terminadas en Bogotá, hoy son cerca de 500, que es algo así como el 2% de la oferta total”, explica la experta, quien cree que el país está lejos de una caída en el valor de la vivienda por efectos de una sobreoferta o un fenómeno inmobiliario especulativo.

Gremios y empresarios del sector inmobiliario coinciden en que la oferta ha empezado a experimentar una disminución importante desde 2008, en buena medida porque los propios constructores son disciplinados y saben que a medida que la demanda de los hogares comienza a ceder, es necesario reducir también los proyectos para garantizar los resultados. “El constructor sigue siendo prudente y esto muestra cómo, por supuesto, ha habido un ajuste en las ventas”, explica la directora seccional de Camacol.

Frente a los tipos de vivienda que hoy ofrecen mejores oportunidades, Sonia Galvis, presidenta de Coldwell Banker, explica que algunos de los proyectos que hoy están parados son de estratos altos “porque hay que ser muy cautelosos y los constructores saben que ya es suficiente la oferta para este segmento en algunas ciudades, por eso están migrando hacia la vivienda de interés social, vivienda en otros estratos, oficinas y hoteles”. En el tema específico de vivienda de interés social, Galvis asegura que este es un segmento que siempre tiene alta demanda y que por lo tanto podría ofrecer un potencial importante a los constructores. Por ciudades, aunque Bogotá concentra un alto porcentaje del mercado y ha mantenido un nivel importante de valorizaciones, también otras como Cartagena, Medellín y Cali cuentan con proyectos muy atractivos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?